LA BENDICIÓN DE LA TORRE DE BABEL

Artículo publicado el 1 de Abril de 2014
Artículo publicado el 1 de Abril de 2014

En plena precampaña electoral al Parlamento Europeo, uno de los pocos puntos en el que todos los grupos políticos de la eurocámara parecen estar de acuerdo es en el arma tan poderosa que supone el multilingüismo para la cohesión social dentro de la Unión Europea.

En plena pre­cam­pa­ña elec­to­ral al Par­la­men­to Eu­ro­peo, uno de los pocos pun­tos en el que todos los gru­pos po­lí­ti­cos de la eu­ro­cá­ma­ra pa­re­cen estar de acuer­do es en el arma tan po­de­ro­sa que su­po­ne el mul­ti­lingüismo para la cohe­sión so­cial den­tro de la Unión Eu­ro­pea. El cas­ti­go ju­deo-cris­tiano de la Torre de Babel se ha con­ver­ti­do hoy en una ben­di­ción que en­ri­que­ce al viejo con­ti­nen­te y es­tre­cha lazos en este gran pro­yec­to po­lí­ti­co que es Eu­ro­pa.  

Mul­ti­lingüismo 

Según re­co­ge la Co­mi­sión Eu­ro­pea, “el mul­ti­lingüismo es un valor para el diá­lo­go in­ter­cul­tu­ral, la cohe­sión so­cial y la pros­pe­ri­dad. Desem­pe­ña un papel esen­cial en la for­ma­ción per­ma­nen­te, los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y las tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción, así como en las re­la­cio­nes ex­te­rio­res de la UE”.

En el caso de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción no cabe duda al­gu­na. Si el ob­je­ti­vo para 2020 es ob­te­ner una única Cons­ti­tu­ción Eu­ro­pea bajo la cual con­vi­vir los más de 500 mi­llo­nes de per­so­nas de los 28 paí­ses miem­bros que com­po­ne­mos este pro­yec­to, es im­po­si­ble sin que las gran­des em­pre­sas de co­mu­ni­ca­ción in­vier­tan en la crea­ción de ver­sio­nes de, al menos, los cua­tro idio­mas prin­ci­pa­les de la UE.

A pesar de los re­cor­tes en las plan­ti­llas de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, pa­re­ce que los gran­des di­rec­ti­vos sí son cons­cien­tes de la im­por­tan­cia de apren­der in­glés, fran­cés o ale­mán. Entre reunio­nes de sec­ción, pe­que­ños des­can­sos para comer y agen­das re­ple­tas de citas, los su­fri­do­res pe­rio­dis­tas en­cuen­tran hueco para acer­car­se a la ver­dad lo má­xi­mo po­si­ble en el pro­pio idio­ma de los pro­ta­go­nis­tas de su his­to­ria.

In­for­ma­ción e idio­mas

Desde el Par­la­men­to Eu­ro­peo se pre­di­ca cla­ra­men­te con el ejem­plo. Juana Lahous­se-Juá­rez ha dado un vuel­co a la forma de com­pren­der la co­mu­ni­ca­ción de esta ins­ti­tu­ción. Por pri­me­ra, Eu­ro­vi­sión trans­mi­ti­rá un de­ba­te te­le­vi­si­vo entre todos los par­ti­dos que pre­sen­ten un can­di­da­to único a la Co­mi­sión Eu­ro­pea en todos las len­guas de la UE.

En de­cla­ra­cio­nes a la pren­sa, Lahous­se-Juá­rez afir­ma lo si­guien­te: “no­so­tros somos la pla­ta­for­ma para que los par­ti­dos pre­pa­ren el de­ba­te, po­ne­mos los me­dios, pero ellos son lo que deben pre­pa­rar ese es­pa­cio te­le­vi­si­vo”.

“Es­ta­mos ne­go­cian­do como van a ser, pero te­ne­mos claro que en el de­ba­te del 15 par­ti­ci­pa­rán todos los can­di­da­tos que po­drían lle­gar a ser siete. En el se­gun­do, el día 20 de mayo, po­drían ser los dos par­ti­dos ma­yo­ri­ta­rios”.

Eu­ro­pa ne­ce­si­ta diá­lo­go, ne­ce­si­ta pac­tos, ne­ce­si­ta ser un pro­yec­to po­lí­ti­co y so­cial, no solo eco­nó­mi­co y para ello, como tanto de­fen­día el re­por­te­ro po­la­co Ka­pus­cins­ki: es un error es­cri­bir sobre al­guien con quien no se ha com­par­ti­do un tramo de la vida, a lo que aña­di­mos, en su pro­pia len­gua.