La corrupción: ¿una manía europea?

Artículo publicado el 4 de Septiembre de 2007
Revista publicada
Artículo publicado el 4 de Septiembre de 2007
Más de la mitad de los europeos están convencidos de que los sobornos o los abusos de poder son prácticas corrientes entre los políticos. No están del todo equivocados.

Algo huele mal en el reino de Francia

Poco tiempo después de haber abandonado el Palacio del Eliseo, el ex-presidente francés Jacques Chirac se ve reclamado por la justicia. El próximo 14 de septiembre, los magistrados dictarán su veredicto en el caso de los empleos ficticios del RPR, el antiguo gran partido de derechas que le llevó al poder. Motivo del proceso: el salario de varios empleados fijos del RPR habría sido proporcionado por el Ayuntamiento de Paris, presidido en esa época por Chirac. Este antiguo ocupante del Elíseo, que compareció como testigo el pasado mes de julio, corre el riesgo de ser imputado por desvío de fondos y abuso de poder. Su ex-primer ministro, Dominique de Villepin, no sale mejor parado: acaba de ser imputado en el caso Clearstream por complicidad en un delito de calumnias, entre otros cargos. El objetivo del asunto Clearstream era implicar a Nicolás Sarkozy, por entonces rival de de Villepin en la carrera a la Presidencia de Francia, en un escándalo financiero y desacreditarlo ante los ojos de la opinión pública. El domicilio del antiguo Primer Ministro y sus despachos fueron examinados a finales de julio y se le ha impedido reunirse con otras personas implicadas en este caso, como Jacques Chirac, que ya ha anunciado que se negara a testificar ante la justicia “por hechos cometidos o conocidos” durante su mandato.

Berlusconi sigue en la carrera

En Italia, Silvio Berlusconi ha sido demandado en casi 10 casos. Corrupción, vinculación con la mafia, financiación ilegal de partido político, evasión fiscal, abuso de poder… . El hombre más rico de Italia siempre ha conseguido pasar a través de las redes de la justicia. La mayoría de los casos conciernen a su holding, Fininvest. Habiendo sido Berlusconi condenado varias veces en primera instancia (incluso en ocasiones a penas de prisión), ha sido exculpado tras la apelación o se ha beneficiado de la prescripción de los hechos. Para cubrirse las espaldas, tomó la precaución de hacer votar varias leyes sirviendo sus intereses, como la de despenalización de falsos balances contables.

Favoritismo a la británica

En Inglaterra, Tony Blair ha sido interrogado en tres ocasiones por la policía en relación con el escándalo “de las praderas” sobre los supuestos tratos de favor que habrían recibido algunos empresarios británicos. Estos habrían recibido títulos honoríficos o escaños en la cámara de los Lores a cambio de su generosidad hacia el partido laborista de Blair. En julio de 2006, Lord Levy, tesorero del partido laborista y amigo personal del ex primer ministro británico, fue arrestado y posteriormente puesto en libertad bajo fianza. La antigua consejera de Tony Blair, Ruth Turner, ha sido igualmente llamada a declarar por los servicios secretos británicos de Scotland Yard. Tony Blair siempre ha asegurado no haber hecho nada ilegal porque nada impide a los dirigentes políticos proponer a candidatos por los “servicios prestados” a sus partidos.

Peleítas en Polonia

El pasado mes de julio, el líder del partido ultraconservador y nacionalista polaco Samoobrona (Autodefensa), Andrzep Lepper, fue cesado por el primer ministro Jaroslaw Kaczynski tras ser acusado de corrupción. El dirigente de Samoobrona, además de vice-primer ministro y titular de la cartera de agricultura, estaría implicado en un asunto de sobornos a gran escala. Habría procedido a recalificaciones ilegales de algunas zonas agrícolas, a cambio de dinero. Sin embargo, la culpabilidad de Lepper no ha podido todavía ser probada.

Una Comisión bajo la sombra de una sospecha

Los altos funcionarios europeos no escapan a la regla. El 15 de marzo de 1999, la Comisión presidida por Jacques Santer tuvo que dimitir colectivamente tras unas alegaciones de fraude dirigidas a algunos de sus miembros, como la francesa Edith Cresson y el español Manuel Marín. Más generalmente, las críticas se dirigían a la mala gestión de la Comisión. En 2006, Edith Cresson fue reconocida culpable de favoritismo por la Corte europea de Justicia.

Fotos: Portada (donmatas/Flickr); Chirac (zavosh/Flickr); Berlusconi (Enrico Maioli/Flickr); Katsav (gyuval/Flickr); Blair (flashstef/Flickr); Lepper (Panmateusz/Flickr); Santer (Comisión europea)