“La crisis griega pone de manifiesto que la zona euro avanza a velocidades diferentes”

Artículo publicado el 6 de Mayo de 2010
Artículo publicado el 6 de Mayo de 2010
Todos los jefes de Estado están convocados el 7 de mayo para confirmar el plan de ayuda a Grecia de 110.000 millones de euros que los ministros de finanzas acordaron el 2 de mayo. ¿Es posible que todo vuelva a su cauce? Por supuesto que no.
Entre la cura drástica que se impone a la población griega y las profundas divisiones entre los Estados miembro, obligados a la solidaridad económica, esta crisis demuestra que la unión económica de Europa aún suscita discrepancias

La crisis financiera en Grecia y la decisión de los ministros de Economía de los países de la zona euro de reflotar al país heleno con una inyección de 110 millones de euros en los próximos tres años hacen hincapié en la importancia de la solidaridad de la Europa económica, pero también revelan sus límites. Por un lado, Angela Merkel anuncia que, en el futuro, habría que sancionar a los países que no respeten el Pacto de Estabilidad; del otro, los militantes antiglobalización de Attac demandan al BCE absorber la deuda griega por solidaridad.

Céline Antonin, economista especializada en la zona euro del Centro de Investigación Económica de Ciencias Políticas (OFCE), ha aceptado contestar con detalle a las tres grandes preguntas que han surgido durante este periodo de tensión financiera en Europa.

Mientras tanto, los diputados deben aprobar el plan de austeridad propuesto por el Gobierno

Cafebabel.com: ¿La agencias de calificación son responsables de la crisis y de la deuda griega?

Céline Antonin: Las agencias de calificación están ahí para asesorar sobre la solvencia de una empresa o estado; es decir, para analizar en qué probabilidad un Estado o una empresa incumplirá un pago. Las tres agencias principales (que representan aproximadamente el 90% del mercado) son las estadounidenses Standard and Poor’s, Moody's y Fitch. Durante la crisis de los fondos de alto riesgo, se criticó a estas agencias sobre todo debido al posible conflicto de intereses que existía entre su actividad de calificación y el servicio de consultoría que ofrecía a los bancos (una situación resuelta con la normativa europea del 7 de noviembre de 2009, que debería entrar en vigor a finales de 2010 en Francia y que prohíbe a las agencias de calificación combinar esas dos misiones). Con respecto a la deuda de un Estado soberano, es difícil culpar a las agencias de calificación. De hecho, no son responsables de la situación de las finanzas públicas griegas. Sin embargo, se les puede culpar de haberle “echado leña al fuego” pues, al degradar la calificación de Grecia han contribuido a aumentar la prima de riesgo exigida por los inversores y, por lo tanto, a aumentar la carga de la deuda, con lo que alimentaron un círculo vicioso. Por lo tanto, no se puede decir que las agencias de calificación son responsables de la situación en Grecia, aun cuando ellas no hicieron nada para calmar los ánimos.

Cafebabel.com: ¿Podemos criticar a Alemania por haber tardado tanto en aceptar el plan de ayuda a Grecia?

Céline Antonin: No quiero ser el defensor de Alemania, pero cabe decir que, en este ámbito,  está sujeta a muchas restricciones. De los 110.000 millones del plan de ayuda a Grecia, 80 millones serán financiados por los Estados de la zona euro a un tipo de interés del 5%. La parte que cada Estado deberá dar se calculará en proporción a sus participaciones en el capital del BCE y Alemania será el primer acreedor del rescate de Grecia: sin ella, no hay plan. Dos fenómenos concretos retienen a la canciller Angela Merkel. En primer lugar, respecto a la posibilidad de que el gobierno federal pueda conceder asistencia a un Estado miembro de la UE, la Constitución alemana es muy restrictiva; por lo tanto, para poder participar en el plan de rescate negociado entre Europa y el FMI, habría que modificarla. En segundo lugar, las elecciones regionales alemanas se celebrarán el 9 de mayo y, según una encuesta realizada por France 24 y Die Welt (en la que participaron 1.009 alemanes), el 57% de los ciudadanos del país se oponen al plan de apoyo financiero para Grecia, lo que no incita a Alemania a ser cooperativa. Los alemanes incluso creen que al aceptar ayudar a Grecia sin decir ni pío, otros estados frágiles como Portugal y España podrían ser los próximos en la lista de “demandantes de ayuda”. El país al otro lado del Rin no quiere ser un pozo sin fondo. Al mismo tiempo, su recelo no es ajeno al deterioro de la tasa de amortización de las obligaciones de la deuda griega. Podemos decir que el tiempo necesario para que Angela Merkel entre en la lógica de la solidaridad económica no ha calmado las tensiones sobre Grecia.

Cafebabel.com: ¿La zona euro podría disolverse? ¿Qué nos dice exactamente esta crisis sobre la unión económica de Europa?

Céline Antonin: Excluir a Grecia de la zona euro no resolvería el problema. En primer lugar, porque los textos no lo prevén. En segundo lugar, porque su deuda seguiría estando en euros, mientras que su moneda se devaluaría, con lo que ésta sería aún más pesada. En cambio, en la actualidad, el euro es una oportunidad para Grecia. Esta crisis económica es una de las peores a las que Europa ha tenido que enfrentarse en los últimos años; últimamente, las dificultades estaban más bien relacionadas con la política (la directiva Bolkestein, el Tratado de Lisboa, etc.). Todo depende del consenso que se alcanzará en la reunión del 7 de mayo: si los países de la zona euro son capaces de encontrarlo rápidamente, la zona euro saldrá engrandecida y se podría decir que ha evitado lo peor. No obstante, los retrasos diplomáticos de las últimas semanas son, sin duda, un duro golpe para la zona euro y la Unión Europea, o incluso un rechazo. La crisis griega ha puesto de manifiesto profundas divisiones: Alemania todavía no ha renunciado a la política basada en un euro fuerte y las diferencias entre los Estados que cumplen con el pacto de estabilidad y los que se alejan demasiado son muy grandes. Básicamente, lo que dejan ver las reacciones en cadena provocadas por la crisis griega es que existe una zona euro que avanza a velocidades diferentes.

El miércoles 5 de mayo, 30.000 griegos participan en la manifestación organizada por los sindicatos en AtenasFoto: principal ©Estonian Foreign Ministry/Flickr; vídeo concsience48/YouTube; manifestación ©troktiko