La crisis migratoria europea: un análisis

Artículo publicado el 20 de Abril de 2016
Artículo publicado el 20 de Abril de 2016

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

La crisis migratoria actual amenaza los propios cimientos de la UE y existe el riesgo de que reavive las tensiones entre los países europeos, sobre todo en los que históricamente se ha producido derramamiento de sangre.

Problemas tales como los flujos de inmigración, la mayor diversidad de la sociedad y la alienación de sectores de la población no son necesariamente fenómenos nuevos para la Unión Europea. Como ejemplo, el Frontex, la Agencia de la UE para la gestión de la cooperación operativa en las fronteras externas, fue fundada en 2004 a raíz de la inmigración descontrolada procedente de África para coordinar la cooperación entre los guardias fronterizos nacionales que protegen sus fronteras externas, o EUROSUR (el Sistema europeo de vigilancia de fronteras) que lleva vigente desde 2013.

La Organización Internacional para las Migraciones (IOM) ha calculado la llegada de más de un millón de refugiados e inmigrantes a la Unión Europea, de los cuales más de 800.000 llegaron por mar a Grecia, y más de 3.600 fallecieron o desaparecieron. Cabe destacar que aproximadamente un 90% de los solicitantes de asilo durante el año pasado han terminado en Alemania, Suecia y Austria. Como consecuencia, Austria ha suspendido el tratado de Schengen y los dirigentes alemanes  han dicho que la crisis migratoria es el mayor problema al que se ha enfrentado el país desde su reunificación en 1990.

Sin embargo, el problema no solo reside en los solicitantes de asilo de las zonas de guerra de África u Oriente Medio. Por ejemplo, el Reino Unido pretende restringir la inmigración del resto de la UE, sobre todo en el caso de la emigración polaca tras la ampliación de la UE en 2004. De hecho, la inmigración en la UE/EEE aumentó de un 10% de la inmigración neta del Reino Unido en la década de 1970 a un 40% en 2007. Los problemas de inmigración también fueron abordados por David Cameron en su discurso sobre la UE en Bloomberg pronunciado el 23 de enero de 2013. Huelga decir que el UKIP (UK Independence Party, por sus siglas en inglés o Partido independentista de Reino Unido), liderado por Nigel Farage desde 2006 y por Lord Pearson desde 2009, se opuso a la inmigración descontrolada y que la inmigración se ha convertido en el tema central del programa electoral del UKIP desde 2013. Del mismo modo, la inmigración fue uno de los debates más importantes de las elecciones generales del Reino Unido de 2015.

bbva-openmind-crisis-migratoria-de-la-ue Autor: Seita / Shutterstock

En realidad, la mayoría de los inmigrantes en Europa no son refugiados, sino simplemente inmigrantes económicos que buscan una vida mejor. Esta distinción es importante porque según la Convención de Refugiados de Ginebra de 1951 bajo el mandato de la ONU, tras la destrucción que produjo la Segunda Guerra Mundial y que dejó a millones de evacuados y deportados vagando por una Europa devastada por la guerra, y en correlación con las leyes de la UE, se exige a los países europeos que ofrezcan refugio u otro tipo de protección a las personas que huyan de una zona de guerra o persecución. Aunque el derecho de asilo ratificado inicialmente se limitaba a los europeos, esta limitación se abolió en 1967 y está reconocido mundialmente.

Las barreras físicas, fiscales y técnicas fueron las tres fronteras segmentadas de la UE antes de la introducción del Mercado Único Europeo, que tiende a garantizar las “cuatro libertades” de movimiento de bienes, de capitales, de servicios y de personas entre los estados miembros de la UE. Como consecuencia, se abolieron las fronteras físicas y entró en vigor el Área Schengen mediante la ratificación de la mayoría de los estados miembros de la UE y de cuatro miembros de la AELC (Asociación Europea de Libre Comercio).

La crisis migratoria actual amenaza los propios cimientos de la UE y existe el riesgo de que reavive las tensiones entre los países europeos, sobre todo en los que históricamente se ha producido derramamiento de sangre. Los nacionalistas tienen diferentes perspectivas básicas sobre la crisis migratoria, porque algunos consideran a los inmigrantes una amenaza externa, o incluso un caballo de Troya; a algunos les preocupa el desempleo y la economía, mientras que otros están preocupados por los valores y la cultura nacionales. En este contexto, el populismo está aumentando de forma generalizada en el panorama político europeo con victorias electorales directas y una influencia indirecta sobre la política de seguridad e inmigración. El populismo generalmente es un fenómeno multifacético de derechas y se caracteriza principalmente por ser antisistema y contrario a la integración europeaEl populismo se puede dividir en populismo económico, antisistema e identitario.

Teniendo en cuenta que el estereotipo de los inmigrantes normalmente es el de refugiados musulmanes de Oriente Medio y que los fundamentalistas islámicos se consideran extremistas violentos a raíz de los polémicos sucesos de los atentados del 11 de septiembre, los avances del ISIS (Estado Islámico, por sus siglas en inglés) o los recientes ataques de Colonia, todo ello ha fomentado la creación de programas xenófobos e islamófobos entre la extrema derecha. Curiosamente, mientras que los políticos nacionalistas de extrema derecha advierten sobre la amenaza para el cristianismo europeo nativo, muchas iglesias y organizaciones benéficas religiosas socorren a los inmigrantes y promueven campañas en favor de una acogida justa y digna en Europa.

No obstante, cabe destacar que aunque los crecientes sentimientos xenófobos e islamófobos generan una mayor alienación y distancia entre sectores de la población con diferentes ideologías y creencias, lo que consecuentemente conduce a una catastrófica disolución de la sociedad, sin embargo, conocer las circunstancias de los recién llegados y darles la bienvenida a la comunidad facilita la adaptación al nuevo entorno y hace que la heterogeneidad de la procedencia de los miembros de la sociedad se una bajo los valores nacionales y humanistas.

A mediados de diciembre de 2015, la Comisión Europea, con el apoyo del Consejo Europeo, propuso una nueva guarda costera y fronteriza europea que reemplace al Frontex. Del mismo modo, la CE ha exigido el intercambio permanente y obligatorio de refugiados en la UE, lo que requiere la revisión de la Convención de Dublín.

Sin embargo, es importante darse cuenta de que incluso un plan de paz eficaz para las regiones afectadas por la guerra no restaurará el tejido económico y social dañado de la región, cuya recuperación tardará décadas. Por lo tanto, los responsables políticos de la UE deben endurecer las políticas de inmigración y ser más selectivos para mantener la existencia de la Unión.

Alireza Salehi Nejad es un científico social y analista político afiliado actualmente a la Facultad de Estudios Mundiales de la Universidad de Teherán. También es fundador y consejero ejecutivo de Titan Incorporated.

Publicado por primera vez en OpenMind:

https://www.bbvaopenmind.com/la-crisis-migratoria-europea-un-analisis/