La cultura gay en Estambul: "Tenemos los cojones de decirlo en voz alta"

Artículo publicado el 15 de Noviembre de 2010
Artículo publicado el 15 de Noviembre de 2010
Junto a su pareja, Sakir Yilmaz afirma ser el propietario del primer bar-restaurante 'abiertamente' gay de Estambul en una de las zonas más marchosas de la ciudad, Beyoğlu. A través de su ejemplo, conocemos los tabús, las fricciones y los miedos de la comunidad homosexual turca. Entrevista

En un informe presentado en 2009 por la Unión Europea sobre la posible adhesión de Turquía, se menciona el preocupante incremento de la homofobia y el asesinato de varios transexuales y travestis en el país. No obstante, la cultura gay se abre paso cada vez más en Estambul. De hecho, 5.000 personas participaron en el desfile del orgullo gay de 2010 y en junio tuvo lugar la primera marcha de transexuales. Nos reunimos con los propietarios del bar gay Frappé Istanbul la noche siguiente al primer aniversario de su local.

cafebabel.com: ¿Cuál fue la reacción de la gente tras la inauguración del Frappé Istanbul en octubre de 2009?

Sakir Yilmaz: Fuimos los primeros en Turquía en tener un gogó en la puerta. La policía no dijo nada. Tan sólo era un bailarín; no estábamos manteniendo relaciones sexuales, tan sólo divirtiéndonos. La ciudad todavía es bastante conservadora en este aspecto. La comunidad posee y dirige sus propios negocios gais y vive una 'vida gay', pero sólo muestra su orientación sexual de puertas adentro. Se preocupan por sus familias y, además, la presión social es muy fuerte todavía. Hace unos meses, otro club, el 34.5, abrió en la zona norte de la ciudad, pero tan sólo duró dos semanas.

cafebabel.com: ¿Por qué cerró el 34.5?

Sakir Yilmaz: No tenía suficientes clientes. El propietario es un conocido empresario, pero sólo la comunidad gay sabe lo suyo. Puso el club a nombre de su novio pero todo el que se mueve por el mundillo gay sabía que el club era suyo. No puedo decir su nombre. Además, el club estaba algo lejos. A la gente le gusta ir de un sitio para otro. Nuestro barrio, Taksim, es un sitio muy animado pero a la vez tranquilo, el centro de la vida nocturna de Estambul. Los locales gais en Turquía suelen cerrar rápidamente debido a la falta de negocio y publicidad. El club Privé lleva en pie unos 20 años. Además, su dueño posee otro local muy famoso que se conoce como el No Name.

cafebabel.com: ¿Anunciáis vuestro local como el primer bar 'abiertamente' gay de Estambul?

Sakir Yilmaz: Somos los primeros en anunciar públicamente que nuestro local es un local gay. De hecho, hemos colocado la bandera gay en la puerta. En Estambul hay unos 30 locales de copas que no tienen lo que hay que tener para decir que los homosexuales son bien recibidos. Dicen que "todo el mundo el bienvenido", pero marginan a la comunidad gay, que se supone que "está al tanto".

(...) "Nuestro objetivo es educar a la gente y a nuestros amigos para que no reaccionen tan 'negativamente' a nuestro estilo de vida"

cafebabel.com: ¿Por qué tuvisteis lo que había que tener para montar un negocio de este tipo?

Sakir Yilmaz: Alguien tenía que dar el primer paso. Solía residir en Londres, donde no todos los gais viven al límite. Podemos ser gente decente y honrada, no tenemos por qué maquillarnos siempre ni pelarnos al cero, somos "algo". Travestirse empeora las cosas, ya que la gente puede pensar que uno vive una vida un tanto escandalosa. Los locales suelen abrirse en lugares subterráneos, en sótanos y con importantes normas de seguridad, esto último supone un problema en Turquía. La gente que nos ve entrar y salir de este tipo de locales piensa que los gais somos gente sucia. No nos escondemos de nadie. Tengo novio desde hace 4 años y me considero humano. Nos estamos dando a conocer como el primer y único local abiertamente gay del país. Aunque la reacción mediática fue negativa y nos llamaron embusteros porque, según ellos, hay muchos locales gais en Estambul, lo cierto es que ninguno de esos sitios ha tenido cojones para salir del armario. Nuestro objetivo es educar a la gente y a nuestros amigos para que no reaccionen tan "negativamente" a nuestro estilo de vida.

cafebabel.com: ¿De modo que la gente sigue asociando la idea de ser gay con algo sucio?

Sakir Yilmaz: En la televisión turca siguen apareciendo asesinatos de homosexuales y transexuales. La gente corriente no suele conocer a nadie que sea gay o desconoce la orientación sexual de dichas personas. El islam prohíbe mantener relaciones sexuales con una mujer hasta que uno se ha casado. La virginidad de la futura esposa es muy importante, por lo que no entiendo qué sentido tiene irse de putas y querer casarse más tarde con una virgen. Es parte de la cultura. También es una práctica muy común mantener relaciones con un chico pasivo cuando uno no se puede permitir una prostituta. Hace un par de semanas leí un artículo en un periódico turco que hablaba de tres hombres que habían violado a un perro. En verdad no tenemos leyes que protejan a los animales, por lo que no se puede sancionar a esas personas. Nuestro país necesita más educación.

cafebabel.com: ¿Puede uno ser gay y creyente al mismo tiempo?

In Istanbul there are around thirty gay bars and clubs - but do they admit who they are?Sakir Yilmaz: No. Las grandes religiones prohíben completamente todo aquello que esté relacionado con la cultura homosexual. En el islam uno puede pecar siempre que sepa que lo que está haciendo está mal e inmediatamente pida perdón a Alá. Tengo muchos amigos gais que no beben ni tienen sexo durante el Ramadán, antes de volver a su estilo de vida normal. Yo solía ir a la mezquita, pero una vez que pones en duda tu orientación sexual, también te obligas a poner en duda tu religión.

cafebabel.com: ¿En qué situación legal se encuentran los homosexuales en Turquía?

Sakir Yilmaz: La homosexualidad no es ilegal pero la policía puede valerse de la moral pública. Besarse forma parte de la cultura de bienvenida, pero si lo haces en determinados barrios puede que te llamen la atención, ya que en esa zona pueden pensar que lo que estás haciendo va contra la moral. La sanción más común es pagar una multa.

cafebabel.com: ¿Crees que la mentalidad de la gente cambiará pronto?

Sakir Yilmaz: Los medios de comunicación turcos educan a la gente sobre la cultura gay, pero se centran mucho en la homofobia. Puede que hace unos 20 años apenas hubiera indicios de homofobia, pero en la actualidad la entrada en escena de una cultura gay más abierta trae consigo el incremento de la homofobia. [Sakir da la bienvenida a una mujer que llega a su local.] Ella es activista transexual. Míranos, no sólo damos la bienvenida a gais, transexuales y bisexuales, sino que acogemos a todos aquellos que quieran charlar con una taza de café.

Dirección del bar Frappé Istanbul: İstıklal Caddesi, Zambak Sokak, N.º 10/A, Beyoğlu, İstanbul

Fotos: ©Cédric Audinot/ Un millón de gracias a Bülent Kilic