¡La cultura también cuenta!

Artículo publicado el 15 de Diciembre de 2005
Artículo publicado el 15 de Diciembre de 2005

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

El Consejo Europeo de Bruselas de hoy y mañana se centrará en el presupuesto de la UE. Es el momento de indicar que las iniciativas culturales van a cambiar a corto plazo. Isabelle Schwarz de la Fundación Cultural Europea lo explica.

“Europa no son sólo mercados, también se basa en valores y cultura. La cultura es realmente lo que hace que nuestra vida tenga valor”, afirmó el Presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durão Barroso, en la conferencia titulada Un alma para Europa el pasado mes de noviembre en Berlín.

Las palabras no bastan

Cada vez más, los políticos europeos reconocen la cultura como un elemento fundamental en la expansión de la Unión Europea y lo confirman al afirmar que el proyecto europeo fracasará si no es capaz de enganchar de una forma activa a los ciudadanos. Sin embargo, el arte y la cultura podrían representar un papel mucho más significativo en el proceso de integración europea si obtuviesen los recursos adecuados tanto a nivel europeo como nacional.

En este momento, Cultura 2000 es el único programa marco para la cooperación cultural existente hasta 2007. Con un parco presupuesto de sólo 236,5 millones de euros (33,7 millones de euros por cada uno de los siete años del actual ciclo presupuestario), es comparable con el presupuesto anual de cualquier teatro de ópera de una gran ciudad europea y esta dividido entre los 25 países miembro: más de 450 millones de habitantes. La discrepancia entre la retórica de la UE sobre la importancia de la cultura y la cantidad asignada a la cooperación cultural llega a ser incluso más flagrante cuando se compara el presupuesto de la cultura con lo asignado a otras áreas en el presupuesto de 2005. En 2005, la ayuda financiera proporcionada a los productores de plátanos de los países ACP (África, Caribe y Pacífico) fue la misma cantidad que para Cultura en 2000 (34,5 millones de euros). Cifra ésta aún lejos de la ayuda a productores de nueces (97 millones de euros), de las primas a la producción de tabaco (940 millones de euros) o de los subsidios para el aceite de oliva (2.300 millones de euros).

70 céntimos para la cultura

La Fundación Cultural Europea (ECF) y el Foro Europeo para el Arte y el Patrimonio (EFAH) lanzaron en marzo de este año una campaña para aumentar diez veces la financiación de la UE destinada a la cultura, desde la cantidad actual (7 céntimos de euro) hasta 70 céntimos por ciudadano de la UE. Este incremento tendría un increíble impacto en el número y alcance de los proyectos europeos que conciernen la vida de muchos ciudadanos de la UE, mientras que apenas supondría un gran esfuerzo en el presupuesto total de la UE. La propuesta de 70 céntimos para la cultura por ciudadano y por año significaría apoyar a miles de artistas y trabajadores de la cultura en toda Europa. Promovería la cooperación transnacional y los proyectos con países de la UE o con países vecinos, facilitando el desarrollo de un componente cultural vital en la política exterior comunitaria.

Gracias a la presión de esta campaña, el Parlamento Europeo ha incrementado el presupuesto propuesto, (Cultura 2007, que duraría hasta 2013), hasta los 600 millones de euros, equivalente a 19 céntimos de euro por ciudadano y por año. Sin embargo, este relativo éxito se queda lejos de los 70 céntimos necesarios. Es más, incluso esta suma está en peligro, pues depende de la aprobación del presupuesto total de la UE para el periodo 2007-2013 que soporta hoy mismo duros regateos entre los Estados miembro.

Cuando el Consejo Europeo reinicie las negociaciones sobre el presupuesto esta semana, comprobaremos si nuestros gobiernos nacionales están preparados para invertir en el futuro y traducir su retórica a políticas de visión de futuro que suplan las necesidades de “asuntos de menos peso” como la cultura. Si no se alcanza un compromiso, no habrá nuevas iniciativas ni programas que sustituyan aquellos que expiran a finales de 2006, como el programa Cultura 2000.