La democracia digital: tendiendo puentes entre la UE y sus ciudadanos

Artículo publicado el 26 de Junio de 2017
Artículo publicado el 26 de Junio de 2017

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

 En un mundo cada vez más digitalizado, la democracia debe adaptarse a la nueva realidad. Es por ello que los países de la UE han comenzado a implementar la democracia digital a fin de reducir la brecha entre ciudadanos y gobiernos e incentivar la participación cuidadana en el proceso democrático. Elisa Lironi, directora de democracia digital de ECAS, dio su opinión de experta a EU-Logos .

EU-Logos: ¿Por qué algunos países europeos tienen visiones distintas en cuanto a la democracia digital?

Elisa Lironi: Los gobiernos comienzan a implementar mecanismos de democracia digital por diversas razones, y cada caso amerita su propio análisis. Por ejemplo, en 2010, Islandia se recuperaba de una fuerte crisis financiera, por lo que el parlamento islandés y el entonces primer ministro, en respuesta a una profunda crisis de la legitimidad de su administración política y económica, propusieron a los ciudadanos una medida de colaboración masiva en línea para modificar la constitución; de esa manera la democracia digital se implementó como una forma de recuperar la confianza de los ciudadanos.

Finlandia, en cambio, es un país muy avanzado en el ámbito tecnológico, donde el acceso al internet de alta velocidad constituye un derecho legal. En honor a esto, el gobierno promulgó la New Citizens Initiative Act (Ley de Iniciativa de Nuevos Ciudadanos), y existe hoy día una plataforma de participación digital para este fin.

EU-Logos: ¿Son los ataques cibernéticos un obstáculo para el desarrollo de la democracia digital en algunos países miembros de la UE?

Elisa Lironi: Claro que sí, ya que mucha gente no confía en las herramientas de servicio electrónico y temen que, por ejemplo, sus datos sean objeto de robo o que se use su información personal en su contra. Los ataques cibernéticos refuerzan este sentir y ralentizan el proceso de la participación digital generalizada.

EU-Logos: ¿Cuáles son las medidas vigentes para la democracia digital dentro de la UE?

Elisa Lironi: A nivel institucional, la Iniciativa Ciudadana Europea (ICE) tiene un sólido componente en línea y, por lo tanto, puede considerarse una herramienta de la democracia digital en la UE. Otras de las medidas implementadas son las consultas públicas de la UE, pero, debido a que las preguntas planteadas son bastante específicas, es mayor la participación de especialistas que de ciudadanos comunes.

Entre otras medidas de democracia digital de la UE están los proyectos de participación en línea, cofinanciados por la Comisión e implementados por algunas organizaciones (como European Civil Action Service, ECAS), pero suelen ser proyectos a corto plazo que rara vez logran ser sustentables en el tiempo. Algunos eurodiputados han desarrollo también sus propias iniciativas al crear sus propias plataformas para conectarse con sus conciudadanos.

EU-Logos: ¿Deberían las primeras medidas concretas en este ámbito implementarse en el ámbito nacional o europeo?

Elisa Lironi: Creo que en ambos. Ya hay muchísimos mecanismos de democracia digital que se están implementando a nivel nacional y local, y la UE puede sin duda aprender de estas experiencias. Sin embargo, la UE como organización es distinta, por lo que debería comenzar a experimentar por su cuenta con herramientas de participación digital para así evaluar el potencial y los retos que suponen estas herramientas.

EU-Logos: ¿Contarían las medidas nacionales con el apoyo de la UE o su implementación dependería de la voluntad de los Estados miembros?

Elisa Lironi: Creo que las medidas nacionales dependen principalmente de la voluntad de los Estados miembros, aunque eso no descarta que la UE los apoye o que siga su ejemplo al implementar por su cuenta mecanismos de democracia digital.

EU-Logos: ¿La democracia digital facilitaría las consultas públicas para los ciudadanos? ¿Cree que las consultas serían vinculantes?

Elisa Lironi: Las consultas públicas en línea ya forman parte de las democracia digital y deberían estar centradas en la inclusividad y representatividad de dichas consultas. Las consultas no deben necesariamente ser vinculantes, pero es importante que haya una retroalimentación, que se explique en detalle a los ciudadanos cómo se tomarán en cuenta sus contribuciones y cómo influirá la consulta en la elaboración de las políticas. Es de suma importancia satisfacer las expectativas de los participantes.

EU-Logos: ¿Esto contribuiría a reavivar el interés de los ciudadanos en las políticas europeas?

Elisa Lironi: Siempre hay personas que no demuestran interés o compromiso, pero el punto central es brindar las herramientas adecuadas a los que sí quieren participar. Creo que existe un gran potencial para las TCI (tecnologías de información y comunicación) de desarrollar herramientas de participación en línea en pro de una democracia eficiente y de mayor difusión (basta con contar con un servicio de internet para poder contribuir con la elaboración de políticas). Cabe destacar que las herramientas en línea son complementarias a las herramientas físicas, por lo que no deberían reemplazarlas.

EU-Logos: ¿Se puede traducir el ideal de la democracia digital en herramientas útiles para la UE?

Elisa Lironi: La UE debería acoger estos nuevos mecanismos digitales para conectarse con sus ciudadanos y darles voz en la toma de decisiones. La política electoral tradicional ya no basta para muchos. Muchas personas, en especial los jóvenes, utilizan la tecnología para expresar sus opiniones y preocupaciones en torno a asuntos específicos y prefieren establecer un canal de contacto directo con los responsables políticos.

La UE debería hacer dos cosas: la primera es aprovechar mejor la tecnología para comprender las opiniones de ciudadanos en la web y determinar cómo esto puede contribuir a una mejor elaboración de políticas europeas; la segunda es experimentar mucho más con plataformas de participación electrónica que incentiven la participación de los ciudadanos en la elaboración de políticas.

Este artículo fue escrito inicialmente por Margaux Etienne y Sabrina Terentjew y publicado en la página web EU Logos Athena