LA DIRECTORA DE TEATRO IMAN AOUN HABLA DEL LEGADO DE "LOS MONÓLOGOS DE Gaza"

Artículo publicado el 5 de Agosto de 2013
Artículo publicado el 5 de Agosto de 2013

El 17 de enero de 2010, treinta adolescentes palestinos empezaron un periodo de prácticas teatrales de cuatro meses de duración en la Franja de Gaza. Los Monólogos de Gaza son una serie de actuaciones cuyo guión escribieron estos jóvenes a modo de terapia artística tras su traumática experiencia en tiempos de guerra. La directora estuvo en París para hablar del legado de este espectáculo.

En pocas palabras, charlar con Iman Aoun nos hace volver a lo esencial. La actriz y profesora es una de las fundadoras del Ashtar Theatre, que utiliza técnicas del "Teatro del Oprimido" en su repertorio internacional. En un pequeño teatro anexo a la Maison d'europe et d'orient, en París, se enfrentó a las clásicas preguntas que una audiencia extranjera suele plantear acerca del conflicto palestino-israelí. Esta vez ante la audiencia parisina, en una atmósfera muy íntima. "¿Cuál es la verdadera relación entre Israel y Palestina?", "¿Por qué resulta tan problemático que chicos y chicas de entre 14 y 18 años se junten para una producción teatral como Los Monólogos de Gaza?".

DESMISTIFICANDO GAZA

Tras un instante, la discusión arranca, y en ella intervienen Razan al-Azzeh, una chica palestina que ha estudiado en París, y la traductora del árabe al francés Marianne Weiss. Aoun insiste en que la zona de Cisjordania está "aislada del resto del mundo". Más adelante, me dice que, si bien es cierto que en Alemania y en Holanda resulta un poco más complicado combatir la ignorancia general de la gente sobre la realidad de Gaza, debido al pasado histórico de estos países, "en cualquier parte de Europa existen los mismos prejuicios". Los chicos palestinos invitados en París se esfuerzan en hacer las aclaraciones que consideran necesarias, antes de que se les formulen ciertas preguntas; por ejemplo, sabemos que los dos millones de habitantes de la franja de Gaza percibieron el ataque de Israel que tuvo lugar en 2008-2009 como una auténtica guerra, aunque el término correcto sería "bombardeo" o "agresión".

Una joven estudiante interviene en la discusión: "Soy de Ramala (la capital no oficial, N.del A), que está separada de Gaza", explica Razan. "Estábamos deprimidos. No podíamos hacer nada. Recibíamos llamadas de extranjeros desconocidos, sobre todo de países árabes, como Libia -Muammar Gaddafi mantenía las líneas abiertas precisamente por esa razón- aunque yo me sentía bloqueada del mundo exterior. No sabía qué responder cuando me preguntaban "¿cómo es Gaza?", "¿qué pasa en Gaza?", ¡porque no tenía ni idea de qué hacía la gente en Gaza!"

EL TEATRO COMO TERAPIA

Más de la mitad de la población de Gaza tiene menos de 18 años. Las jóvenes voces responsables de Los Monólogos de Gaza son los mejores representantes del potencial de esta región. Aunque todavía no hayan tenido la posibilidad de llevar a escena sus representaciones teatrales fuera de Gaza. Representaciones que por ejemplo hablan de madres que actuaban como típicas madres gruñonas que se lamentan de sus hijos incluso durante el asedio o de chicos que se sienten obligados a madurar más rápido de lo que deberían.

Aoun ha dirigido a los jovencísimos actores por video conferencia. ¿Un director artístico que no puede trabajar en vivo con sus actores? Aoun observaba cómo el público reaccionaba perplejo. "Estaban en una habitación como lo estáis vosotros ahora", explica, momentáneamente aturdida por el hecho de tener que explicar una vez más este detalle. "Tres años más tarde nos reunimos, en Oxford, donde teníamos una actuación". Los adolescentes no habían obtenido el permiso para actuar en Ramala, por no hablar de Estados Unidos, donde se les esperaba en una asamblea de las Naciones Unidas, o en un festival cultural internacional en Wroclaw, Polonia (a lo que siguió un coro de "¿Varsovia? ¿Varsovia?" del público, que no entendía bien el nombre de la ciudad, debido a la pronunciación francesa, y lo confundía con la capital polaca).

Solo tres de los 33 padres de los jóvenes estaban en contra de que su hijos participaran en este proyecto teatral mixto, con chicos y chicas, explica Aoun. Los padres se mostraban más bien "orgullosos". "Era una cuestión de confianza", nos decía, "la experiencia del teatro ha sido un hermoso ejemplo de resistencia porque teníamos esperanza. Y si perdemos la esperanza, lo perdemos todo. Ha sido un viaje de transformación, un verdadero alumbramiento, un descubrimiento para los chicos, que descubrieron en el teatro una forma de expresión alternativa. Han estado encerrados, bajo asedio, hasta hoy, porque más allá de lo que el mundo exterior haga o no haga al respecto, la franja de Gaza continúa bajo asedio."

En la actualidad, los protegidos de Iman Aoun forman el único grupo mixto, compuesto por chicos y chicas, que realiza su actividad en Gaza, y han llevado a escena unas 6 piezas. "Antes me tomaba con más calma las cuestiones políticas, pero ahora he pasado al otro extremo, y siento un gran enfado", explica Razan al-Azzeh. "Antes de leer The Gaza Monologues, estuve viviendo en Francia durante un año. Leer las voces de los niños fue como una terapia para mí". Iman lo describe como un fenómeno que ha crecido de forma sorprendente en los últimos tres años, periodo en el que ha percibido un gran interés por parte de gente joven, a través de redes sociales como facebook. "Nuestro principal problema sigue siendo cómo recaudar fondos y cómo movernos, cómo la audiencia puede lograr tener acceso", dice, "pero a los palestinos se les da bien la cultura. Y esta es nuestra mejor representación en el extranjero, nuestra mejor producción. Mira el caso del Trio Joubran, por ejemplo".

Disfrutando de un ambiente informal, Aoun pregunta si se le habrían planteado las habituales preguntas si ella fuera israelí. Cuando se le asegura que habrían sido las mismas preguntas, explica que nunca ha habido relaciones oficiales entre las dos partes. La diferencia es que, en el pasado, los israelíes podían visitar a los palestinos, y viceversa. Pero el boicot cultural y el impacto de las sanciones ha puesto fin a esta situación. "A día de hoy, ningún ciudadano está autorizado para ir al territorio del otro", dice, observando a la platea con sus grandes ojos. "Existen muros físicos, aunque a la gente le gustaría cruzar la frontera. La paz ha sido sinónimo de separación. Y si tuviéramos algún tipo de relación, la gente se alegraría, aunque en el fondo, la situación seguiría siendo la misma". Finalmente, con "gran entusiasmo y un sentido afecto", nos agradece la atención que le hemos prestado, y, de forma muy delicada, advierte al público que "Palestina todavía les pedirá un poco más de atención ". Sin embargo, su petición no siempre ha obtenido la respuesta que merecía. En julio la Unión Europea bloqueó los fondos dirigidos a cualquier asociación o fundación israelí en los territorios ocupados, y la explosión de la actual revolución en el vecino Egipto en el mismo mes amenazó con empeorar la ya existente crisis humanitaria en Palestina, debido sobre todo a la falta de alimentos. Al menos, los monólogos de Gaza sirven como alimento para el pensamiento.

Los Monólogos de Gaza han sido publicado en francés por la editorial l'Espace d'un instant.