La Escuela italiana protesta

Artículo publicado el 29 de Octubre de 2008
Artículo publicado el 29 de Octubre de 2008
La reforma de la enseñanza pública italiana ya es ley, el Senado la aprobó el 29 de octubre. “La enseñanza cambia, volvemos a la seriedad, el mérito y la educación”, dijo Maria Stella Gelmini, ministra de Educación. El mundo educativo no está tan convencido

Continúan las protestas en el mundo educativo: maestros y personal de la educación primaria, padres, profesores e investigadores universitarios toman las calles, tras noches en blanco y clases al aire libre. El mundo de la enseñanza protesta por los profundos cambios que supondrá el decreto Gelmini, desde hoy ley tras su aprobación en el Senado. ¿Cuáles son los motivos de protesta?

Comencemos en la educación primaria

La vuelta al ‘maestro único’ (unificando las materias humanísticas y científicas) y la desaparición de las clases vespertinas, producirán una drástica reducción del número de docentes (casi 80.000 puestos de trabajo menos), a los que habría que añadir los recortes de personal, tales como maestros de refuerzo y sustitución o adjuntos a tiempo parcial. 

(Foto: Giacomo Rosso)

Del otro lado de la oposición, están los institutos de educación secundaria.

Estudiantes y profesores se están movilizando contra lo que denuncian es una maniobra propagandística dirigida a destruir el verdadero significado de la reforma Gelmini: recortes en la financiación que dirigen a la enseñanza pública hacia un modelo de educación privada. Los estudiantes de secundaria critican que actuaciones como “la vuelta a la valoración en comportamiento” como parte integrante de las calificaciones finales son tapaderas que apartan la vista sobre los polémicos recortes previstos.

¿Y la Universidad?

Dentro de un amplio paquete normativo, aprobado a toda prisa al final del verano, se encuentran múltiples sorpresas que no han pasado inadvertidas para el colectivo de la universidad pública. Un drástico recorte de la financiación estatal a las universidades públicas para los próximos tres años (más de mil millones de euros) y la reducción al 20% de la contratación de nuevos docentes. Esto es, por cada cinco profesores que se jubilen se contratará solamente uno nuevo. La ley también prevé la posibilidad de que las universidades públicas se transformen en fundaciones privadas cambiando su estatus jurídico. Los críticos ven en esta opción un intento de privatizar la educación pública universitaria, dejándola sujeta a la lógica del mercado. 

Las manifestaciones

 (Foto: Giacomo Rosso)

(Foto: Giacomo Rosso)Las iniciativas populares se centran sobre todo en hacerse visibles, naciendo de este modo nuevas formas de ocupación pacífica. En protesta contra los recortes de personal, decenas de miles de maestros de primaria han ocupado pacíficamente las aulas de los centros para explicar tanto a los estudiantes como a los padres las consecuencias de esta reforma de la enseñanza. Los institutos y las universidades de Roma, Milán o Turín se han hecho notar en los medios de comunicación organizando noches en blanco y lecciones en medio de la calle, siempre con la connivencia no solo de los profesores y del personal educativo sino también de los propios padres. Pero no han faltado problemas de orden público: enfrentamientos entre la policía y los estudiantes, con el resultado de algunos heridos tanto en Roma como en Milán. Silvio Berlusconi se ha mostrado “disgustado al ver tantos jóvenes engañados y burlados por la izquierda”.

También la escuela en Europa está en protesta