La Europa de Emma Bonino

Artículo publicado el 9 de Julio de 2002
Publicado por la comunidad
Artículo publicado el 9 de Julio de 2002

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Personalidad "histórica" y, al mismo tiempo ,anómala del mundo político italiano, se destacó por su tesón a favor de importantes referéndums - como aquel sobre el aborto - que han acompañado la lenta modernización de la sociedad italiana.

Emma Bonino, la ex Comisaria Europeo en la época de Delors, hoy es europarlamentaria y líder de la "lista Bonino" , movimiento político italiano enlazado al Partito Radical Transnacional.

Personalidad "histórica" y, al mismo tiempo ,anómala del mundo político italiano, se destacó por su tesón a favor de importantes referéndums - como aquel sobre el aborto - que han acompañado la lenta modernización de la sociedad italiana.

Cuando concedió esta entrevista a café babel , la señora Bonino había acabado una dramática huelga de hambre para protestar contra la exclusión de su partido del debate en los medios de comunicación antecedente a las elecciones políticas italianas.Elecciones que decretarían la exclusión de la "Lista Bonino" del Parlamento italiano.

Café Babel: Señora Bonino,¡qué sorpresa! Irlanda acaba de rechazar el Tractado de Niza.¿Cuáles son,dadas las circunstancias,las reformas institucionales que la Unión Europea tendría que adoptar, según su opinión - y sobre todo en vista de su ampliación al este?

Emma Bonino :Estoy convencida de que el Tractado de Niza no fue un gran resultato.Por lo que a mi respecta ,toda la estructura que prevé es tan complicada como ineficaz. Sin embargo pienso que el voto irlandés representa una ocasión para declarar en voz alta y fuerte verdades hasta ahora calladas: si la ampliación representa realmente un gran proyecto,entonces la Unión tendría que dedicar a esto una parte más importante de sus energías políticas y financieras.

En realidad rediseñar los equilibrios de un balance europeo, en el que pesa al 50% una política proteccionista y anacrónica, como en el caso de la Política Agrícola Comunitaria, parece un tabú

inatacable, además a fuerza de evitar los enfrentamientos, la cultura del compromiso a toda costa anula los contenidos del debate sobre Europa y no deja espacio a los verdaderos problemas. ¿Estamos ampliando un gran mercado o estamos construyendo Europa? Esta pregunta aún no tiene respuesta. Y nadie se atrevía a decir lo que realmente piensa de Europa: basta con pensar en la declaración de Jospin sobre la "Confederación de las Naciones",concepto incomprensible e intencionalmente oscuro. El único que tuvo el valor de proponer un proyecto serio fue Schröder, con el que comparto sobre todo la idea que la Unión Europea sea dotada de competencias limitadas pero verdaderamente exclusivas.

En este sentido no escondo que el único modelo ejemplar es el federalismo americano, y no me importa ser etiquitada de "amerikana". De todas formas tanto Jean Monnet como Spinelli siempre se han inspirado en las instituciones americanas.

Café Babel : ¿Cuál es su opinión sobre la respuesta del Ministro de Asuntos Exteriores alemán Joschka Fischer,relativa a un mayor poder del parlamento en los mecanismos decisionales de la Unión Europea?

Emma Bonino: Estoy de acuerdo. Si las competencias de la Unión Europea son pocas que sean de peso, Europa necesitará de un Parlamento muy fuerte y que sirva de contrapeso a la política de Bruselas.

Pero el verdadero problema es el método con el que hasta ahora se ha construido Europa. Me refiero al método de los "pequeños pasos" cuyo resultado es que hoy en día la construcción europea es indescifrable.¿Cómo se puede explicar a un europeo incluso a un filoeuropeo mecanismos como los de la decisión conjunta o las 900 órdenes del día que se han adjuntado progresivamente a la última Conferencia Intergubernamental?

Café Babel: Mayoría calificada, unanimidad ,consideraciones. ¿Todo eso es Europa?¿Cuál es, según Usted, el proyecto que tendría que inspirar la acción de la Unión? En una palabra:¿por qué Europa?

Emma Bonino: En primer lugar porque ningún Estado nacional aislado puede ganar ninguno de los retos de estos años. Por este motivo ni siquiera los mayores escépticos con respecto a la Unión piensan en proponer seriamente la salida de su país de la Unión Europea. El problema es que nunca nos clarificamos,a todos les conviene quedarse en la Unión intentando sacar las mayores ventajas, sin pagar ninguna contrapartida por ello. Sin embargo ¿qué Estado rechazaría la adhesión a la Unión Europea si se le garantizara el acceso a Fondos Estructurales, Política Agrícola etc...sin ninguna limitación significativa de su propia soberanía? ¡Probablemente si se lo preguntáramos a Nueva Zelanda también élla aceptaría!

¡El eurodeputado inglés!, a la pregunta "¿por qué Europa?" contestaba "para reforzar una zona de libre intercambio y extenderla a la otra orilla del Atlántico en un plazo de tiempo determinado."

Por lo menos los más escépticos con respecto a Europa tienen el mérito de decir claramente lo que quieren. Ya John Major, en su "libro blanco", publicado aún antes de Amsterdam, declaraba que Europa tenía que quedarse como era-un gran mercado-,y que la única modificación de los Tratados concernía la protección de los animales. Y sólo tres meses después le explotaría el caso de la vaca loca... Por el contrario el problema es que los Europeistas no dicen lo que quieren: por esta razón nos encontramos en una construcción de Europa relativamente monstruosa, y sobre todo, ilegible.

Café Babel: Una Europa más fuerte, en el proyecto así como en las instituciones, podría desarrollar un papel de primer orden en la escena internacional. En este contexto geopolítico en continua evolución ¿cómo podrían desarrollarse las relaciones con Washington? ¿Partnership o competición?

Emma Bonino: Por suerte, no hace falta tener las mismas visiones para ser partner. El problema es que no somos partners, faltan en Europa toda serie de requisitos para tener autoridad en la escena internacional. Yo creo que la Unión Europea debe convertirse en una federación cuyas competencias sean limitadas y relacionadas exclusivamente con la política exterior y de defensa. Por el contrario hoy en día tenemos en común la agricultura, pero no la política exterior, que necesita de una base unánime:por lo tanto ,al final, para alcanzar la unanimidad se escriben cosas que no significan nada para nadie. A lo largo de la guerra en Kósovo, por ejemplo, la Unión Europea publicó unos documentos sobre la política de Milósevic que en mi opinión no leyó ni el propio Milósevic...

Ahora me parece que ha llegado el momento, por un lado, de legislar todo lo que concierne al mercado interior, porque de otro modo corremos el riesgo de establecer normas hasta sobre la longitud de los clavos -algo que ya sucede. Y por otro, ha llegado el momento de construir otras competencias comunes.Pero hay países que , por ejemplo, no quieren ni siquira oír hablar de política exterior y de defensa común. Por lo tanto a fuerza de querer quedarse unidos y de tener miedo del cotejo de ideas, estamos construyendo una especie de monstro que intenta caer bien a todos pero que es insostenible.

Café Babel: Según un informe Eurostat, publicado el martes por Le Monde, se destaca que el envejecimiento de la población de la Unión parece imparable. ¿Tenemos que resignarnos a ver Europa cada día más vieja? Según su opinión, ¿cuáles son los márgenes que tienen los jóvenes para introducirse en el debate sobre el futuro de Europa?

Emma Bonino:Nosotros tenemos una visión obsoleta de Europa, porque rechazamos la idea de que los inmigrantes son europeos. La vieja Europa es la de la piel blanca , con el pelo rubio etc..Nos negamos a ver que, por ejemplo, los recién llegados son muy jóvenes e incluso son los "inmigrantes"procedentes de los Países del Este quienes serán ciudadanos europeos con justo título dentro de cuatro años, pero quién sabe por qué aún los llamamos "inmigrantes".

En cambio si tenemos en cuenta la población de los que viven en el continente europeo, me parece bastante equilibrada y el problema del envejecimiento se vuelve relativo.

Entre otras cosas, la economía los necesita y la sociedad les tiene miedo: también respecto a este problema falta un verdadero debate de aceptación y comprensión del fenómeno en sus líneas generales.

Café Babel: ¿Existe o puede existir una cultura europea?

Emma Bonino: Siempre he tenido miedo de estos conceptos abstractos.

Si echamos un vistazo a la Historia europea: racionalismo de la Grecia antigua, Roma, civilización bárbara y latina que se cruzan...

...Y también civilizaciones que expulsamos: nacemos con los árabes pero sólo a partir de la "reconquista"de 1492 decidimos que somos católicos, apostólicos y romanos y expulsamos a los árabes de Andalucía. ¿Qué se quiere decir con la palabra valores? Yo creo que debemos compartir unos principios que se tienen que traducir en acción y no deberían quedarse como inútiles adornos de un día de fiesta cualquiera.

Consideremos el caso de los derechos humanos,"gran valor común europeo". ¿Y cómo estamos tratando a los inmigrantes? La verdad es que los valores más importantes se sacrifican en aras

de la economía y del comercio - elemento importante de política internacional- pero que no debe ser el único. Por lo tanto sin escandalizarnos, tratamos con Milósevic o con Saddam Hussein, con China o con Rusia: ¿y aquellos valores que predicamos el domingo?, de lunes a viernes...

Y yo no soy una extremista: no creo que sólo tengan que predominar los derechos humanos y que, por consiguiente, no debamos lanzarnos en negocios con los Países que no los protegen. Si fuera así, podríamos dejar de comercializar entre nosotros o también con Italia. El problema es que las clases dirigentes ni siquiera toman en consideración que cada hombre vale como un diamante.

Por supuesto está claro que los instrumentos son diferentes: no podemos declarar la guerra a China o a Rusia, porque a cambio recibiríamos "porrazos"que no terminarían nunca. Pero ahora actuamos como si no estuviera ocurriendo nada...

Café Babel: Europa hipócrita, por lo tanto.

Emma Bonino: Seguramente está aplicando la ley del embudo. Corremos el peligro de ser muy rigurosos sobre los derechos humanos con Benin, porque no comerciamos nada con él. Con Sierra Leona ya lo somos un poco menos, porque allì hay diamantes. No hablemos de China y con respecto a Rusia parece que Chechenia ya no exista. Imponiéndose la globalización, es imprescindible para Europa desarrollar una conciencia cultural, capaz de proyectarla con fuerza en la escena internacional. Pero sólo con el desarrollo de un verdadero debate transnacional el "espacio público"europeo podrá fermentarse, crecer e interrogarse por su propio futuro político.

Con la integración europea las nuevas generaciones tienen la opotunidad de realizar un proyecto que presagia paz, libertad e igualdad: valores que hoy en día son totalmente alcanzables -gracias al ocaso de ideologías que muchas veces frustran los ideales y gracias a la fuerza de una memoria histórica aún viva en las mentes.

Pero ¿ sobre qué valores tenemos que construir la naciente Europa política? ¿Qué instituciones pueden potenciarla? ¿Cuál tendría que ser su papel internacional?