La Europa de Havel: Homenaje al guardián de la paz

Artículo publicado el 19 de Diciembre de 2011
Artículo publicado el 19 de Diciembre de 2011
El líder de la Revolución de Terciopelo y ex presidente checo, Václav Havel, moría el domingo 18 de diciembre de 2011 en Praga a la edad de 75 años. Cafebabel.com le rinde a través de la palabra un pequeño homenaje.

Cuando se tiene algo que decir, basta una voz y un público y, en esto, Václav Havel era un especialista. Agosto es tiempo de vacaciones, pero él recorría todos los auditorios de Europa promoviendo los derechos humanos y la paz. Nacido en Praga en 1936, fue dramaturgo, filósofo y político, además de ex presidente checo y una de las personas que firmaron una petición al Comité Olímpico Internacional (2008) y a todos los atletas pidiendo un apoyo en favor del Tibet.

La Carta de Identidad Europea

En 1977 crea, junto al filosofo Jan Patoka, el movimiento “Carta 77”. Estos son años de cárcel y disidencia, pero también de grandes obras como El Hotel de la Montaña y Sanación, que recogen una mirada crítica a la Checoslovaquia de esos tiempos. Muy querido en su tierra, es también estimado en el exterior, puesto que está entre aquellos que contribuyeron a la creación de la Carta de Identidad Europea. La finalidad de este proyecto es describir a Europa como una comunidad de destino, de valores, de vida, de actividad económica, de solidaridad social y de responsabilidad. Todo esto significaba para Havel que la gloria de una sociedad se media en base a la percepción democrática que los ciudadanos tenían de ella. Por tanto el suscitar un debate para la consecución de una Europa “más cercana” es indispensable. Se debe comenzar así hasta poner en marcha una política solidaria que refuerce el sentimiento de pertenencia y de credibilidad a una comunidad de la cual los europeos se sientan orgullosos.

Partidario acérrimo a favor de la dignidad humana, creó en consecuencia la asociación checa Olympic Watch. La institución, que tiene sede en Praga, tiene como fines hacer seguimiento de la situación de los derechos humanos en China y está presidida por otro ex-disidente, el jurista Jam Ruml. “Es evidente que los poderes en China están queriendo demostrar al mundo que en el Tibet se ha vuelto a restablecer la paz, la quietud y la armonía. Todos sabemos que este tipo de paz (la hemos visto en Birmania, Cuba, Bielorrusia y otros países) es también llamada la paz de los cementerios. La guerra fría ha acabado y el pueblo no tiene que elegir ya entre ser amigo de Rusia o de Estados Unidos, se puede ser amigo de ambos. La política y la historia son las tradiciones de un pueblo, todo lo demás son sólo modas”.

La poética

Leer también "Peter Uhl: La Policía secreta me ofreció abandonar el país" en cafebabel.com

Como en todos los aspectos de su vida, también en lo que respecta al teatro, el motor de la acción es un sano ejercicio de la curiosidad y la búsqueda. “Nuestro mundo está hecho de palabras, de tal modo que a menudo las interpretaciones lingüísticas han venido a ser más importantes que la propia realidad. Gozamos con la retórica, hablamos a la espalda, nos enzarzamos en discursos sin vía de escape y todo esto nos lleva fuera del camino, nos hace perder el norte”. El lenguaje, por tanto, en este autor venía a ser sujeto y medio, forma pero también contenido. La literatura es para Havel uno de los aspectos esenciales del mundo y el instrumento fundamental de la comunicación humana.

Como se sabe, una de las paradojas de sus vida fue que, cogido por las circunstancias históricas, ha tenido que ejercer roles a los cuales nunca habría aspirado. La propia Checoslovaquia lo elegiría como presidente, papel que asumió a pesar de su voluntad. Václav Havel ha sido un gran autor, tal vez porque ha estado unido de manera genuina a la naturaleza y al amor.

Fotos: portada (cc)p.a.j.a./flickr; texto (cc)350.org/flickr