La Europa de la educación coge forma

Artículo publicado el 22 de Marzo de 2004
Publicado por la comunidad
Artículo publicado el 22 de Marzo de 2004

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Un 0,8 del presupuesto comunitario, y sin embargo un programa que conocen todos los estudiantes: Erasmus. Un programa destacado que casi ha conseguido un objetivo: La Europa de la educación está en marcha.

La Europa de la educación está dando grandes pasos. Las iniciativas –públicas o privadas- se multiplican y suscitan el interés y la puesta en práctica de medios a escala continental. Las formaciones en estudios europeos se amplían en las universidades, siguiendo los pasos del Colegio de Brujas. Y los centros de los distintos países miembros se acercan, e incluso ponen en marcha formaciones comunes.

Idear Europa en Brujas

En 1949, los fundadores del Colegio de Europa en Brujas imaginaron un centro completamente europeo, concebido para formar una nueva generación de jóvenes europeos, con una visión a escala del continente. «Los estudiantes del Colegio idean Europa», subraya Robert Dresden, project manager en el departamento de desarrollo del centro. «Se trata de la primera institución educativa europea que se ha creado. Al mismo tiempo es el primer centro puramente europeo que ha asegurado su presencia en Europa del Este (abriendo un campus en Natolin, en las afueras de Varsovia, en Polonia en 1994, ndlr)»

Apoyado por la UE, que le otorga una subvención fija, por la comunidad flamenca de Bélgica, y por los gobienos nacionales que cada año conceden becas a los estudiantes que van a estudiar a Brujas o Natolin, el Colegio de Europa se ha hecho con una buena reputación en el ámbito de estudios europeos en ciencias sociales (ciencias políticas, economía, derecho). Ofrece un máster en estudios europeos y además asegura una preparación para las oposiciones públicas de las instituciones europeas. En 2004, el 26% de sus diplomados han aprobado dichas oposiciones. Numerosos antiguos alumnos del Colegio trabajan para lobbys europeos en Bruselas o en otras ciudades. En definitiva, el Colegio de Europa es un paso casi obligado para quienes quieran estar dentro de las instituciones que trazan el futuro de Europa.

¿Qué diferencia la formación que otorga el Colegio, de los másters de estudios europeos propuestos por numerosas universidades? «La calidad de los profesores», responde sin dudar Robert Dresden, que precisa: «Son expertos contratados por toda Europa». Por otro lado, el ambiente que existe entre los estudiantes que se encuentran en la pequeña ciudad de Brujas es sencillamente único». La población del colegio reproduce en miniatura una sociedad europea, porque el número de plazas se reparte en función del peso de la población de los diferentes países de la Unión.

Erasmus Mundus: 250 masters en 5 años

Otra forma de forjar una educación europea, es sumar las formaciones de diferentes países miembros de la UE. Esta es la filosofía del programa Erasmus y del nuevo programa Erasmus Mundus, puesto en marcha por Viviane Reding, comisaria a cargo de la educación. Actualmente, el presupuesto dedicado a la educación y a la formación no representa más que 800 millones de euros, lo que supone un 0,8% del presupuesto comunitario. Una suma que a Viviane Reding le gustaría que se aumentase. Sobre todo para permitir que crecieran los medios del programa Erasmus, uno de los mas conocidos en Europa. «Nos gustaría llegar a los 3 millones de estudiantes Erasmus de aquí a 2010 (con respecto al millón de estudiantes que ha participado en el programa desde 1987, ndlr) », explica Frédéric Vincent, portavoz de la dirección de educación y cultura de la Comisión Europea.

En cuanto al programa Erasmus Mundus, permitirá desde el inicio del curso 2004-05 favorecer la cooperación y la integración de las universidades europeas, incitando a la creación de masters comunes. Dichos diplomas serán sellados «Erasmus Mundus» por un comité ad hoc cuando tres universidades de tres países propongan un ciclo de formación europeo integrado. Los estudiantes de esos másters deberán, de este modo, seguir sus estudios en al menos tres países de la UE.

Este dispositivo se inspira de las iniciativas privadas llevadas a cabo con éxito desde hace más de 30 años, como el ciclo europeo del ESCP-EAP en tres países diferentes, o el CEMS Máster, una marca común de prestigiosas escuelas de negocios europeas (entre las que se encuentran la Universidad Bocconi, la Universidad de Colonia, UC Lovaina, HEC París...) Además de favorecer la movilidad europea, el nuevo programa permitirá la legibilidad del sistema de enseñanza superior europeo ante estudiantes de terceros países. Al menos es lo que esperan sus promotores. El programa ha sido dotado de un presupuesto de 23O millones de euros para el período 2004-2008. Debería atraer 5000 estudiantes de terceros países (1), según los cálculos de la comisión.

El proceso de Bolonia en marcha

El proceso de Bolonia, que sobre todo ha conseguido la creación de grados comunes para todos los países miembros en los niveles de Licenciatura, Master y doctorado (sistema conocido como LMD o 3-5-8 según los países) debería permitir a los estudiantes europeos comenzar sus estudios en un país y terminarlos en otro, o al menos favorecer el reconocimiento del nivel de estudios de un país a otro. «Se puede decir que la Europa de la educación va cogiendo forma, es indudable, subraya Frédéric Vincent, y ésta no se limita a la UE: terceros países se unen al proceso. Respecto a los futuros países miembros, hace dos años que trabajamos con ellos en el seno del consejo de ministros de educacion »

Le Europa de la educación es uno de temas en los que las instituciones europeas han conseguido suscitar un interés compartido a escala continental. Podemos decirlo, respecto a la enseñanza superior, ¡Europa va bien!

____________

(1) En el marco del programa Erasmus Mundus, estos estudiantes recibirán becas de 1.600 euros al mes (+ 4.000 euros al año para cubrir gastos universitarios y de transporte)