la Eutanasia infantil ya es legal en Bélgica

Artículo publicado el 25 de Febrero de 2014
Artículo publicado el 25 de Febrero de 2014

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Bél­gi­ca se ha con­ver­ti­do en el pri­mer país del mundo en le­ga­li­zar la eu­ta­na­sia para me­no­res de edad. El pa­sa­do jue­ves, el Par­la­men­to apro­bó la po­lé­mi­ca ley. Al­gu­nos fe­li­ci­tan a la so­cie­dad belga por haber sa­bi­do desa­rro­llar un de­ba­te res­pe­tuo­so. Otros con­si­de­ran que se ha roto un tabú, cuyas con­se­cuen­cias van mucho más allá de las fron­te­ras bel­gas. 

De Stan­daard - BÉL­GI­CA: UN SIGNO DE MA­DU­REZ

El de­ba­te sobre la eu­ta­na­sia in­fan­til se ha desa­rro­lla­do con una sen­sa­tez sor­pren­den­te, se fe­li­ci­ta el dia­rio li­be­ral: «El de­ba­te se cen­tró en el res­pe­to. Per­mi­tir que las per­so­nas pue­dan de­ci­dir sobre su fu­tu­ro den­tro de los lí­mi­tes acep­ta­dos por la so­cie­dad es un hecho muy po­si­ti­vo. En re­su­men, este mayor mar­gen de ma­nio­bra en el campo de la toma de de­ci­sio­nes in­di­vi­dua­les ejer­ce­rá una in­fluen­cia in­ne­ga­ble en la so­cie­dad. Tanto la per­so­na que está su­frien­do como la so­cie­dad, ten­drán de­re­cho a ex­pre­sar su vo­lun­tad. Ambos me­re­cen que la ley los am­pa­re. Úni­ca­men­te se puede lle­gar a un equi­li­brio, si se es­ta­ble­ce un res­pe­to mutuo. Una tarea en la que se debe se­guir tra­ba­jan­do. Se debe des­ta­car que un país di­vi­di­do en tan­tos as­pec­tos haya sido capaz de lle­var a cabo un de­ba­te tan con­tro­ver­ti­do con se­rie­dad. Es un signo de ma­du­rez. » (Ar­tícu­lo pu­bli­ca­do el 14.02.2014) 

Rzecz­pos­po­lita - Po­loNIA: la des­truc­CIÓN DE UNA CI­VI­LI­ZA­CIÓN

La hu­ma­ni­dad está en pe­li­gro, es­ti­ma el pe­rió­di­co con­ser­va­dor Rzecz­pos­po­lita, fren­te a la de­ci­sión belga de le­ga­li­zar la eu­ta­na­sia in­fan­til: «El res­pon­sa­ble de la fe­de­ra­ción neer­lan­de­sa de me­di­ci­na, Karl Gun­nig, de­cla­ró: "Siem­pre hemos creído, que desde el mo­men­to en que la muer­te fuera una so­lu­ción le­gal­men­te acept­ada, apa­re­ce­rían mu­chos pro­ble­mas." Y la de­ci­sión de los bel­gas lo con­fir­ma. … Ima­gi­ne­mos que la en­fer­me­dad de un niño su­po­ne una carga im­por­tan­te para sus pa­dres. En tal caso, ellos in­ten­ta­ran con­ven­cer­le de so­li­ci­tar la eu­ta­na­sia. Pero ade­más se ha so­bre­pa­sa­do otro lí­mi­te, se ha pues­to fin a un tabú y cruz­ado una línea que po­dría lle­var a la des­truc­ción de toda nues­tra ci­vi­li­za­ción.» (Ar­tícu­lo pu­bli­ca­do el 14.02.2014) 

Prav­da - ES­LO­VA­QUIA: ¿DIOS debe di­mi­tir?

El pe­rió­di­co de iz­quier­das Prav­da es­ti­ma que no sa­bría­mos de­ci­dir entre la vida o la muer­te de los niños: «Si bien es cier­to que en nues­tra época se per­mi­ten mu­chas cosas, exis­te un lí­mi­te na­tu­ral que solo po­de­mos cru­zar muy a nues­tro pesar. Por este mo­ti­vo en el de­ba­te sobre la eu­ta­na­sia, a los adul­tos, in­clu­so a las men­tes más li­be­ra­les, les cues­ta asu­mir que se pueda apli­car a los niños. [En el ám­bi­to ju­rí­di­co], los me­no­res no son res­pon­sa­bles de sus actos. No tie­nen ni de­re­cho a tomar de­ci­sio­nes mucho menos im­por­tan­tes que la de­ci­sión entre la vida y la muer­te. La me­di­ci­na ac­tual es capaz de diag­nos­ti­car cier­tas en­fer­me­da­des des del es­ta­do fetal. Y a pesar de todo, los pa­dres de­ci­den se­guir ade­lan­te con el em­ba­ra­zo, y para sor­pre­sa de todos, mu­chos de estos niños nacen en per­fec­to es­ta­do de salud. ¿Qué mé­di­co sería capaz de afir­mar que un niño no se puede curar?… Nadie tiene de­re­cho a jugar a ser Dios.» (Ar­tícu­lo pu­bli­ca­do el 14.02.2014) 

La Re­pub­blica - Ita­liA: UNA CUES­TIÓN DE OPI­NIÓN

En lugar de ata­car la ideo­lo­gía de la ley belga, de­be­ría­mos plan­tear­nos se­ria­men­te la cuestión de la vida y la muer­te, re­cuer­da el pe­rió­di­co de cen­tro-iz­quier­da La Re­pub­blica: «Fren­te a un tema tan trá­gi­co como la eu­ta­na­sia para los me­no­res —y exis­te to­da­vía otra fa­ce­ta igual­men­te trá­gi­ca que es la eu­ta­na­sia para los re­cién na­ci­dos— de­be­ría­mos pa­rar­nos un ins­tan­te y re­fle­xio­nar. … Se puede in­ter­pre­tar como un cier­to opor­tu­nis­mo, qui­zás una cier­ta co­bar­día. Pero no se trata de elu­dir su res­pon­sa­bi­li­dad por­que esta re­pre­sen­te una carga muy pe­sa­da, lo que, en todo caso, sería le­gí­ti­mo. Al con­tra­rio, en lugar de re­fu­giar­se en los prin­ci­pios ab­so­lu­tos o los co­men­ta­rios im­pro­vi­sa­dos sobre las de­ci­sio­nes que afec­tan a ter­ce­ros, esta po­si­ción obli­ga a afron­tar con toda fran­que­za la cues­tión de la vida y la muer­te, y a hacer un exa­men de con­cien­cia.» (Ar­tícu­lo pu­bli­ca­do el 14.02.2014)

Eu­ro­to­pics - 30 paÍ­SES - 300 mE­DIOS DE CO­MU­NI­CA­CIÓN - 1 re­vis­ta de pren­sa