La extrema derecha en Suecia: la tercera fuerza.

Artículo publicado el 17 de Septiembre de 2014
Artículo publicado el 17 de Septiembre de 2014

Tras la victoria de los social-démocratas en las legislativas suecas, el secretario general Stefan Löfven anunció el lunes que se reunirá con todos los partidos con el objetivo de formar una coalición de la que ha excluido  formalmente a los Demócratas de Suecia (SD), un partido de extrema derecha y que ha establecido como tercera fuerza política del país.

Neue Zürcher Zeitung - Suiza: Los partidos moderados deben estrechar lazos

Según el diario liberal-conservador Neue Zürcher Zeitung, todos los partidos moderados deben encontrar puntos en común con el fin de contrarrestrar la remontada del partido de extrema derecha, los Demócratas de Suecia  (SD): « Totalmente distinto a Noruega, donde los populistas comparten el poder con los conservadores desde hace un año, en Suecia, los partidos desechan todo tipo de colaboración con los Demócratas de Suecia. Si el objetivo es impedir que dentro de cuatro años tengan aún más éxito, los partidos deben atender rápidamente todos los problemas ligados a la falta de integración y al desempleo. Hay que mencionar que la tasa de desempleo de las población inmigrante es el doble que la de los suecos pero también, la integración lingüística, para la cual se han solicitado profesores especializados y fondos suplementarios para atender las escuelas ubicadas en los barrios donde existe una alta concentración de inmigrantes. La cooperación debe prevalecer con el objetivo de limitar la influencia de los Demócratas de Suecia. »

Göteborgs-Posten - Suecia : Se necesitan mejores políticas de integración.

Tras obtener el 12,9% de los votos, el partido de extrema derecha, Demócratas de Suecia (SD), ​ha doblado los resultados obtenidos en las anteriores elecciones. Según el diario liberal Göteborgs-Posten, este resultado se debe principalmente al descontento general en lo relacionado con las políticas de integración: « Debido a los conflictos existentes en algunos lugares del planeta, el número de inmigrantes ha aumentado estos últimos años en Suecia y al mismo tiempo hay una escasez de alojamiento y empleo.  Parte de la población se encuentra marginada y se establece a las afueras de las grandes ciudades, totalmente aisladas del resto de la soeciedad. Esto genera problemas en el seno de la población mayoritaria y es de lo que se aprovechan las fuerzas xenófobas como los Demócratas de Suecia. Si se quiere invertir esta tendencia, los otros partidos tendrán que actuar de manera concertada y rigurosa, con el fin de mejorar la integración y de crear una sociedad que privilegie la cohesión; una Suecia en la que todo el mundo tenga la posibilidad de participar y en la que los Demócratas de Suecia no tengan la oportunidad de formar parte. »

Der Standard - Austria : Las desigualdades, el primer reto de Löfvren.

El diario de centro-derecha austriaco Der Standard estima que el nuevo gobierno sueco liderado por el social-demócrata  Stefan Löfven, elegido vencedor en las últimas elecciones, tendrá que enfrentarse a las desigualdades que han aumentado en los últimos años, así como aumentar la justicia en el país: « Stefan Löfven, ex-sindicalista en el sector de la metalurgia, es un teórico al que la economía no le asusta. Al constituir una mayoría consigue la aceptación de los partidos de centro-derecha y de esta manera Suecia puede encontrar un nuevo sistema, alejada de todo tipo de postura ideológica, con el fin de reforzar el sistema social y de mejorar la desigualdad de oportunidades sin necesidad de aumentar las cargas fiscales. En caso de éxito, no solo Suecia sería la beneficiada sino también otros países con problemas similares como Austria. Sin embargo, la cuestión consiste en conocer la clave para reducir las diferencias entre ricos y pobres en una economía mundial, lo que resulta demasiado difícil de gestionar para los 'socio-tecnócratas'  suecos. » 

Il Sole 24 Ore - Italia: El avance de los euroescepticos continúa.

El buen resultado de los Demócratas de Suecia, así como el éxito del partido Alternative für Deutschland (AfD) en las elecciones regionales alemanas, muestran que el avance de los euroescepticos va como viento en popa, según el diario económico Il Sole 24 Ore : « En cada escrutinio nacional, numerosos partidos  nacionalistas, xenófobos, euroescepticos y anti-euro obtienen mejores resultados que en el pasado. Su mensaje agresivo atrae a las minorías, que enseguida se vuelven mayoría. Son los casos de Francia con el Frente Nacional,​ d​el Reino Unido con el UKIP o de Dinamarca con el Dansk Folkeparti. Todos hechos tuvieron maravillosos resultados en las elecciones europeas de mayo. Se ha sobrestimado su éxito, al afirmar que las europeas no era más que un voto en forma de protesta en las que los votantes no tuvieron la misma responsabilidad que tienen en las elecciones nacionales, lo cual es falso. La ola no se congela sino que toma amplitud y progresa. Debido que ha pretendido negar una realidad y no sembrar el pánico para tergiversar la realidad, los europeos no ven el dolor de los otros, Europa se desmorona. »