La extrema derecha vive una segunda juventud en Internet

Artículo publicado el 15 de Julio de 2009
Artículo publicado el 15 de Julio de 2009
Sus resultados en las elecciones europeas lo confirman: la extrema derecha va viento en popa. Una nueva generación de militantes ocupa los puestos de responsabilidad y ha renovado las formas de hacer política de la ultraderecha

Venden CD’s de chicas canturreando el orgullo de ser blanca para un público preadolescente, videojuegos donde hay que disparar a personas de diferente raza o camisetas con mensajes en clave. Son ingleses, rumanos, franceses o suecos. Desconfían de los medios de comunicación y crean agencias de prensa para producir y difundir sus propios contenidos. Gabriel Adinolfi, cofundador de Terza Posizione (Italia) cree que “el único medio de ser fascista hoy es ser pragmático”. Durante mucho tiempo compañía indeseable, los partidos ‘a la derecha del centro derecha’ están cambiando. Desde los años 90 la Unión Europea busca luchar contra los fenómenos racistas y xenófobos, armonizar la legislación de los países miembros en la materia y reforzar la cooperación policial. En pleno auge en Francia, Austria o Italia durante estos años, la extrema derecha ha tenido que hacer frente al rechazo de la opinión pública, los medios y el resto de la clase política, lo que la ha obligado a llevar a cabo una rápida mutación para adaptarse a la realidad. 

Estructurada en constelaciones que conectan un partido ‘vitrina’ a un sinfín de grupúsculos, la extrema derecha participa cada vez más en los circuitos del consumo masivo (música, ropa, merchandising) y se apoya en redes mediáticas a través de toda la Unión. Una estrategia que ha dado buenos resultados: Es la primera fuerza política en el segmento de jóvenes de entre 15 y 30 años en Holanda, Austria o República Checa, y su influencia crece por momentos.

La red como arma política

Esta estrategia es la ‘metapolítica’, el arte de hacer política sin parecerlo. De acuerdo con pensadores como Guillaume Faye (Nueva Derecha francesa), la extrema derecha se basa en lo políticamente incorrecto y el estancamiento de los partidos tradicionales para proponer nuevos espacios de expresión al margen de los oficiales. Metapedia, creada en 2007 por jóvenes suecos siguiendo el modelo de la célebre enciclopedia colectiva, acoge a los expulsados de sus páginas por los moderadores de wikipedia. Poco a poco ha ido extendiéndose en nueve países de la Unión con la intención de “influir en los debates políticos y filosóficos y en la forma de presentar la cultura y la historia”. Altermedia ofrece en 17 países de la Unión una tribuna a los movimientos de la derecha identitaria (desde cristianos radicales a anticapitalistas paganos) que quieren disputar a la izquierda su tradicional supremacía en el campo ideológico y cultural. En Metapedia Francia es Diderot quien acoge al visitante, mientras que en Metapedia Rumanía es Mihai Eminescu poeta y autor del célebre Emperador y poeta.

"¡La extrema derecha ha perdido los complejos!"

Jacques Vassieux, consejero regional del Front National francés (FN) en la región de Ródano-Alpes y responsable nacional de la sección ‘Observatorio y réplica en Internet’ en el partido de Jean-Marie Le Pen ha creado ‘Nations Presse’ en 2008. La web recibe 350.000 visitas mensuales y cuenta con 25 colaboradores y dos periodistas profesionales. “Evidentemente somos maltratados en la red como en otros medios. […] Este maltrato ha sido, efectivamente, una de las razones que nos ha empujado a crear nuestra web y [esta] sección desde la que podemos enviar cada día nuestro ‘contraveneno’ a las críticas”.

Para Claudio Lazzaro, autor del documental Nazirock, “la extrema derecha ha perdido los complejos, comunica sin necesidad de sutilezas”. Él aboga por el diálogo con la extrema derecha mientras que esta “no busque legitimidad en sus ideas fascistas”.

Una imagen civilizada

Noua Dreapta, punta de lanza de la ultraderecha rumana, no está inscrito como partido y se presenta como ‘movimiento’, rechazan la confrontación electoral y prefieren formar a sus militantes en su pensamiento. El British National Party (BNP) se ha quitado las botas Dr. Martens y ahora distribuye guías de oratoria entre sus militantes y otorga a la mujer un lugar importante en la organización con el fin de dulcificar su imagen, además de utilizar el fomento de la natalidad como uno de sus principales puntos programáticos. Esta nueva generación de líderes, más jóvenes y educados, conocen bien la comunicación 2.0 y el público al que se dirigen. Los conciertos de rock han sustituido los encuentros con el Papa; la puesta en marcha del proyecto escolar, una serie de recopilaciones musicales producidas por Panzerfaust Records, es elocuente: “No solo acogemos a chicos racistas, los creamos”.

“No solo acogemos a chicos racistas, los creamos”

La Unión Europea trata de superar las declaraciones de buenas intenciones en pos de una verdadera implicación de los estados. La mayoría de ellos “sigue evitando realizar controles sobre sus propias prácticas y políticas”, tal y como muestra el informe 2009 sobre la situación de los derechos fundamentales en la Unión. La base electoral de la extrema derecha interesa a los partidos de derecha tradicional que no duda en copiar sus temas de campaña cuando no corteja abiertamente a sus electores: conciertos de rock identitario han cerrado mítines de campaña tanto del Front National (extrema derecha) como de la Casa de la Libertad (centro derecha). Mientras tanto, la izquierda aparece bloqueada en sus contradicciones, creciendo entre las clases medias y altas sin prestar atención a su electorado tradicional, sin aportar soluciones a la delicada situación económica y los problemas de convivencia entre comunidades que se vive en los barrios populares. 

Actualmente, la renovación de estas formaciones ultranacionalistas viene de Europa Central y Oriental. Peter, militante del NPD en Baviera, hace una predicción: hace diez años los nazis eran unos pobres estúpidos, hoy está bien serlo, ¿quién sabe cómo estaremos dentro de diez años?