La familia Savages es tu familia.

Artículo publicado el 18 de Abril de 2008
Publicado por la comunidad
Artículo publicado el 18 de Abril de 2008
 Hay gente que parece tener miedo a envejecer. Yo, en cambio, creo que la vejez tiene muchas cosas buenas. A ver, me explico, no puedo negar que andar sin pañales, tener mis propios dientes y mis propias erecciones sea una gran ventaja de la juventud, pero sin embargo no le haría ningún asco a una jubilación anticipada. Con 35 años por ejemplo. Creo que es una buena edad para disfrutar de la jubilación. No para ir a ver las obras o tomar el sol en un banco (grandes deportes nacionales, por cierto), pero sí para hacer muchas otras cosas.

La película me gustó mucho pues retrata con humor ese conflicto familiar sobre qué hacer con nuestros padres cuando se hacen mayores. La historia se centra principalmente en la confusión de dos hijos, que dudan entre cuidar personalmente de su progenitor, o “abandonarlo” en un asilo. La directora nos obliga un poco a posicionarnos o bien con el hermano pragmático, que cree que lo mejor es que cuiden del viejo en un geriátrico, o con la hermana idealista, que vive con su mono en una nube de fármacos y se resiste a separarse de su padre. Sin embargo, la cinta deja un poco de lado al personaje del padre moribundo, que está chocho perdido y al que le ha dado por hacer graffitis con sus propias cacas en los espejos del cuarto de baño. “La familia Savages”

Yo me decanté más bien por el abuelete al ver la película. Me imaginé que cuando sea mayor, me encantaría estar en un asilo en el que, en caso de no poder valerme por mi mismo, una enfermera veinteañera y tetona me lavará los huevecillos y el culete con dulzura. Me pondrían la comida por delante, seguramente más rica que la que a esa edad yo me pudiera preparar, no tendría que limpiar ni hacer la cama, y podría jugar a las cartas, a la PlayStation 7 o ver el fútbol con mis colegas de pabellón. Intercambiaríamos todo tipo de pastillas, y después de comer no me faltaría ni mi copita de chinchón, ni mi buena siesta. Seríamos muy felices. Cati Kaoe Todos seremos el Sr. Savages.

Nos guste o no, no nos queda más remedio que ir aceptando nuestra condición y pensar que la vejez sin la familia también puede ser placentera. Los datos actuales confirman el envejecimiento que sufre la sociedad así que en los asilos seremos un montón de ancianos y ancianas cachondos con ganas de pasarlo bien. Aunque bueno, de momento, nos toca ponernos en el papel de los hijos. Al fin y al cabo es lo que hace la realizadora en toda la película. La verdad es que ha contado con la ayuda de dos de las mejores actuaciones en lo que llevamos de año. La de , que interpreta a la ansiosa hija, pero sobre todo la de , que interpreta a su hermano en el que es probablemente el mejor papel de toda su carrera desde (1997), aquella conmovedora cinta de en la que fue capaz de retratar al pervertido más lastimoso de la historia del cine. A continuación, un video sobre las reflexiones del actor en el rodaje de Tamara JenkinsLaura Linney Philip Seymour Hoffman “Happiness “Todd Solondz“La Familia Savages”

Por cierto, hablando de viejos. La semana pasada murió , mediocre actor, y peor ser humano. Republicano y amante de las armas , ya se encargó de mostrarnos su lado más patriótico en la excelente (2002), por si hay alguien que no conozca su lado humano. Quería no haberlo mencionarlo siquiera. Prefería que su nombre se borrara de la mente de todos nosotros. Merecerá la pena recodar más a sus personajes que a él mismo. Que en paz reviente. Charlton Heston Michael Moore “Bowling for Columbine”

Foto tríptico: Ottonnassar/flickr

Foto Caballero Verde: Susana de la calle/flickr