La fe en 2011: Que Dios bendiga A la relativizada Europa

Artículo publicado el 21 de Diciembre de 2011
Artículo publicado el 21 de Diciembre de 2011

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Nuestra UE fue feliz en 2011, más no dichosa, según la traducción más simple del Nuevo Testamento hecha, revisada y publicada este año por la Sociedad Danesa de la Biblia. En la UE sigue habiendo esa “unidad en la diversidad”, pero todo parece indicar que esto se ha convertido en una “unidad en la pérdida de la fe”.

Seguramente sólo hemos modificado nuestra moral de acuerdo a los tiempos modernos.

Las desastrosas estadísticas en religión, abuso sexual y gente que va a la iglesia en Europa pueden no mostrarlo, pero hubo una tendencia opuesta en 2011: nosotros, los europeos, sí creemos, por la simple razón de que no creemos más. Así, dimos una nueva identidad a las iglesias, catedrales y capillas que se esparcen por el continente como destinos turísticos, puntos de referencia e hitos históricos. Por ejemplo, la Catedral de San Pablo en Londres se convirtió en la base de las sentadas derivadas de Occupy ("Occupy Movement": movimiento de protesta pacífica en contra de la desigualdad económica y social, originado en Estados Unidos), mientras que un manifestante en Roma hizo añicos una estatua de la Virgen María en la calle. Los nuevos dioses de estos peregrinos fueron Facebook y BBM (BlackBerry Messenger), que dieron a sus pastores la fuerza necesaria para organizar reuniones públicas desde Plaza Syntagma en Grecia, hasta la Puerta del Sol en Madrid. Incluso el Papa, quien como el Dalai Lama, visitó gran parte de Europa este año, se unió al dios  Twitter, aunque ello no le impidió continuar reclamando en contra del “relativismo de nuestra sociedad”.

Un camino socialmente liberal

En su sexto año como pontífice, Benedicto XVI lamenta vernos a los europeos permanecer en un camino socialmente liberal. La libertad sexual e intelectual ha caracterizado siempre a la desviada y secular UE; en 2011 el obispo español Demetrio Fernández González de Córdoba bramó contra la “mentalidad contraceptiva de nuestra época”, mientras que en agosto acontecía en Praga el viaje inaugural de la marcha del orgullo gay. En junio, la Malta católica, el único Estado de la UE que hasta entonces no había autorizado el divorcio, difrutó su histórica legalización.

La prosperidad económica es la razón por la cual Europa se define mejor como una entidad secular. Sin embargo, no podemos suponer que los funestos estrechos atravesados por los ciudadanos desde el comienzo de la crisis financiera en 2008 los hayan guiado hacia un camino más religioso. El periodista holandés Henk A. Hofland condena la cultura de consumo por tener un impacto erosivo en las creencias religiosas. Y un informe de la organización benéfica para los niños UNICEF mostró que la obsesión del Reino Unido con el materialismo fue una de las causas subyacentes de los disturbios y saqueos generalizados que azotaron a la sociedad en agosto, donde adolescentes se dirigieron a las tiendas de ropa de diseño y mercancías. Entonces, en las plazas públicas confiamos, en los comercios no.

Partícula de Dios

En Reino Unido, donde un ex primer ministro se reveló notoriamente como católico converso solo después de haber terminado su mandato y donde más de un tercio de la población se declara “no religiosa”, un 63% no concurrió a ningún lugar de oración en 2011. Un gran número de alemanes y austríacos también dejó la iglesia en reacción al encubrimiento de la pedofilia, que un estudio realizado por la Iglesia Católica atribuyó a un “movimiento hippie”. Desde el año pasado, la verdad acerca de la proliferación del abuso sexual en la Iglesia nos ha causado repulsión desde Irlanda a Bélgica, pasando por Países Bajos, el Reino Unido e incluso la Iglesia Ortodoxa en Rumanía.  En abril, nuestro temor a Dios opuso resistencia incluso a un escenario apocalíptico; el desastre nuclear de Fukushima en Japón cambió al mundo, mientras las partículas del escape nuclear que mantienen unido al universo volaban hacia Islandia y Francia.

Un estudio publicado en 2006 (y que costó alrededor de 2 millones de dólares) afirmaba que la mayoría de los abusos sexuales cometidos en la Iglesia tuvieron lugar durante la era WoodstockSi cada vez menos de nosotros asistimos a la iglesia, ¿cómo abordamos la libertad religiosa? Hacia el norte, los tolerantes escandinavos fueron sacudidos por un asesino en serie que asumió el improbable rol de “salvador” de Europa y encarnó el miedo más profundo a la expansión islamista al disparar y matar a 77 personas en Noruega, mientras los islamistas atacaban Suecia. En nuestro sur, fuimos cautivados por la lucha de los pueblos árabes contra el fundamentalismo y el autoritarismo, para luego repudiar el éxito de los islamistas moderados, cuyos partidos fueron a votar en las primeras elecciones libres e imparciales de sus vidas. “La libertad de religión o de creencia es un derecho humano universal que necesita ser protegido para todos en cualquier lugar”, afirmó la jefa de relaciones exteriores de la UE, Baronesa Ashton. La libertad de expresión prevaleció como una ocurrencia tardía en 2011, tal y como lo ejemplificó el populista de derecha holandés Geert Wilders, al ser absuelto del cargo de incitación al odio en contra de los musulmanes. Por otro lado, el 2011 vio a los cristianos convertirse en la minoría religiosa más perseguida fuera de Europa, como lo confirmó un estudio realizado por el Centro de Investigaciones de Pew – aunque los políticos europeos no pudieron siquiera acordar una condena oficial al ataque a una iglesia en Egipto, ocurrido en Año Nuevo-.

Ya en Estados Unidos, donde Dios sí bendice a América, Naomi Wolf ha descrito el nuevo sueño americano como un “conjunto de gallinas y un frasco de problemas”. Según Wolf, América, la madre de la crisis de los subprime (préstamos hipotecarios de alto riesgo) bañada en bendiciones, ve a sus ciudadanos quedarse en sus casas y confiar en sí mismos, no en seres superiores, en una situación de crisis. El nuevo sueño europeo es únicamente hacer frente a una natural pérdida de confianza. Después de todo, el 40% más de suicidios cometidos por los griegos en los primeros seis meses del 2011, en comparación con el mismo período del 2010, solo está exponiendo los crímenes de alguien más en nuestra sociedad “relativizada”.

Fotos: portada (cc) mel!nka; texto, hippies en Granada (cc)muskva/ambas cortesía de flickr/ vídeo discurso Papa (cc) romereports/youtube