LA Femme busca chico

Artículo publicado el 3 de Septiembre de 2013
Artículo publicado el 3 de Septiembre de 2013

No jugemos a las vírgenes, el grupo francés nunca ha sido reacio a seducir a su mundo. Así, en la música moderna, La Femme ahora domina , manda retoza en la transmisión de una determinada idea, de belleza extraña, a bombo y platillo su mecanismo está lubricado. Entrevista en el Festival Rock en Seine.

"No es el hombre, es la mujer", responde - y sin demasiada emoción - Sacha Got, guitarrista de La Femme, a la pregunta de un joven periodista. Sacha juega en la conferencia de prensa como una estrella de la confesión. Hundido en un pequeñísimo sofá, tragado por una muy amplia chupa de cuero, esboza una sonrisa a todas las preguntas absurda, espera las buenas con los brazos extendidos y da las respuestas tan breves como la información del metro. A su lado, Clemence Quélennec lleva el estilo de una enfermera, zapatos naranjas y gafas oscuras.

Lascivo do, re, mi…

No creas que La Femme es feroz. Atendidos al completo poco antes de ser diluidos en la masa mediática, el grupo está rápido para poder salir de allí. Nunez von Ritter está a dos dedos de darnos un beso cuando nos comemos con los ojos su nuevo traje de luces. Vestido como su fuera un dictador cubano en uniforme "compré cuatro en Périgord ( región al suroeste de Francia)" este percusionista teñido de rubio dice estar "mega a tope" para el estreno del grupo en el Rock en Seine. Los otros, en pantalones vaqueros cortos, asintienten lo que dice su jefe. Es por eso que los organizadores del festival les ha confiado su segundo escenario más grande del festival para encender a la multitud. 

Lógico, cuando sabemos que de las antiguas promociones de laboratorio made in France, La Femme tiene, probablemente, el papel del alumno aventajado en la categoría "canto en francés". Y en la oportunidad de un evento musical percibido como una vuelta a las clases, está bien dar un lugar privilegiado a los hijos de la marsellesa. La verdad ahora mismo es que La Femme ha seducido a las masas, con el idioma, es cierto. Pero también gracias a un título reciclado sobre no menos de 3 discos diferentes. Rehabilitando la música surf, Sur la Planche se ha convertido rápidamente en un éxito que ha hecho subir al grupo muy rápidamente para pasar de tocar en las salas de conciertos del este de París a los platós de la televisión en el access prime time. En el mismo género, los otros títulos siguiente ( Télégraphe, Anti-Taxi...) y La Femme comenzó a convertirse en los malos de la película. "Tuvimos momentos complicados donde no nos encontrábamos en nuestro ambiente" dice Sacha con los pies sobre la mesa. "La gente de los medios venían a hablarnos y no nos comprendían. De hecho, no nos tomamos nuestro tiempo porque la situación se estaba transformando en algo raro".

Con el tiempo, La Femme se ha ganado su sitio. Después de una gira autofinanciada por los Estados Unidos en 2010, la formación extensible ( los miembros son tanto 6 como una decena ) se pusieron a lanzar ellos mismos numerosos EP. Tanto es así que estos jóvenes se muestran orgullosos de este "hágalo usted mismo" particular. Fue tiempo para un trío, después de que firmaran con Barclay, la mejor de las majors. "Queríamos confiar la promoción a alguien que supiera hacerlo", se defiende Sacha. "Estamos bien con Barclay. Ellos nos han dado una total libertad artística". Previsto, el retraso de la salida de su primer álbum, Psycho Tropical Berlin, prometido para el año 2012, el disco salió el 8 de abril de 2013. Hace falta encontrar "la buena fórmula, el buen sonido" para que La Femme se descuelgue con elegancia en sus 14 temas que al menos han tenido el mérito de cortar el rollo a los eyaculadores precoces. El álbum es un éxito y el grupo, dónde la media de edad es de 22 años, traza una carrera tan seria que bien podría valer para una programación familiar. 

Garage a golpes

Una vez lanzados en la arena del entretenimiento, el grupo no se olvida de cultivar lo que les ha hecho diferentes. Ahora que el mundo entero conoce de sobra sus rimas, La Femme prefiere abrazar lo que parecían placeres olvidados. La música surf, el rockabilly, el doo-wop...reliquias que Sacha y Marlon Magnée ( los dos fundadores del grupo que en su momento se llamaba SOS Mademoiselle) han rebuscado en los bajos fondos de Internet y de la mediateca de Biarritz ( en el País Vasco francés ). "La primera vez que oí la música surf fue en Pulp Fiction" dice Sacha. "Pero la primera "bofetada" de mi vida fue durante un concierto de Cavaliers en París". Desde ese momento se instalaron en la capital estos dos Biarrotas, en la zona de la Miroiterie, manteniendo sus conciertos casi clandentinos para acabarlos en la cama de mujeres locas. Por eso, la evolución natural, es que SOS Mademoiselle se emancipara y acabara siendo La Femme

Vamos a decirlo sin barnices, La Femme se ha convertido, con la experiencia, en un formidable garage hecho a golpes. Capaz de invocar a Gainsbourg con un theremín , Psycho Tropical Berlin recuerda a una cierta idea de belleza algo extraña. La Femme, que aparentemente es salvaje, está desnuda bajo un impermeable y es más capaz de bailar twist en el hall de una estación que de beber zumo de pomelo en un taxi. Es una forma de decir que el lado femenino del grupo se desarrolla, sobre todo, en el misterio y en las pastillas de goma. "Es verdad que hay títulos como Télégraphe que suenan un poco como los temas de los bajos fondos, como esos que suenan en el metro y que animan la vida subterránea de París", confirma Sacha. Un toque críptico en los textos y en los videoclips se pueden apreciar muy a menudo. Taxis en torcidas batidoras, amor como propano para la moto, la relación con La Femme amenaza con doler. Tanto mejor, puesto que "nuestro objetivo es tocar, dejarse tocarse", concluye Sacha. ¿Te animas?