La fiesta estudiantil más grande de Europa

Artículo publicado el 7 de Mayo de 2016
Artículo publicado el 7 de Mayo de 2016

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Desde 1991, la Universidad de Aarhus celebra cada año una carrera de botes en su Parque Universitario. Con el transcurso del tiempo, este evento se ha convertido en la mayor fiesta estudiantil de Europa, una celebración que desconocía hasta que me mudé aquí. Comparto con ustedes esta reseña.

El sitio web de la Universidad de Aarhus describe a esta carrera de la siguiente manera: «Es una carrera de relevos de consumo de cerveza con la participación de representantes de las distintas facultades de la Universidad». Este año, compitieron entre sí las facultades de Economía, Psicología, Derecho, Odontología, Medicina, Periodismo, Deportología, Enfermería, Profesorado, Informática, Kinesiología y Ciencias Políticas. «Todos tienen que cruzar el lago remando, beber una botella de cerveza, correr alrededor de esta diez veces y remar de regreso». En la orilla opuesta, otro miembro del equipo está esperando para hacerse cargo del bote. El equipo más rápido gana. La competencia consta de dos rondas: la primera, que son tres carreras, y la ronda final.

Para los que no logren visualizarlo mentalmente, aquí les va un video (miren a partir del minuto 1:30)

Sin embargo, esta carrera es solo una parte del evento llamado en danés Kapsejladsen.

Para algunos, la fiesta en realidad empieza un día antes. Amigos míos me cuentan: «Comenzamos a beber a la mañana del día anterior, así nos vamos a dormir temprano». Esto quiere decir que, si la carrera se realiza un viernes, los chicos hacen un «bowling de cervezas» durante todo el jueves para ir calentando motores. Desde luego, al emborracharse, acostarse temprano como estaba planeado no es tarea fácil, aunque por suerte habrá alguien que se asegure de que todas las alarmas estén programadas para sonar a las 5:30 a.m., cosa de estar listos para el evento.

Luego de tres horas de sueño, en la cocina, la bienvenida a las seis de la mañana se hace con un trago. La máxima del día es: nunca recuperes la sobriedad. Muchos ya están en el parque a las cuatro de la madrugada para obtener los mejores lugares con la mejor vista y para comenzar a beber aún más temprano.

Ahora bien, llegar  al parque de la Universidad a las siete significa que ya se te hizo muy tarde hasta para conseguir un lugar en el área donde están las pantallas que trasmitirán la carrera. La música hace rato que suena muy alto desde los parlantes ubicados por todas partes.

Por donde uno mire, hay gente sentada sobre mantas y sillas de acampar —los que viven cerca traen sillones—, desayunando y bebiendo cerveza. Al mediodía, se corre la «carrera desnuda», en la que las personas corren sin nada de ropa para finalmente saltar en el lago, y recién a las 2:30 p.m. toma lugar la primera carrera.

Esto quiere decir que más de treinta mil daneses han estado bebiendo desde hace siete horas antes de comenzar verdaderamente la fiesta. La radio nacional cubre cada uno de los pasos desde una plataforma en el medio del lago y en todas partes hay reporteros con cámaras. Asimismo, Red Bull tiene tiendas de campaña por todo el lugar. 

Las facultades que en verdad se interesan por su equipo tienen a toda su gente usando los mismos colores: gorras amarillas, camisetas naranjas, etcétera. Cada equipo se presenta con un espectáculo con bailarines y disfraces. Hay uno de Pokemon, uno de los Piratas del Caribe... y si no hay un show de presentación, entonces el departamento encargado de los festejos y celebraciones de la Universidad de Aarhus monta una obra con los distintos papeles que ha interpretado Leonardo DiCaprio o con personificaciones de artistas daneses famosos, todo con el propósito de entretener a la multitud.

Luego de la primera carrera, el parque queda hecho un desastre. A medida que la gente comienza a deambular y bailar, pisan cada manta, bolso, silla y ropa, que quedan tiradas entre la suciedad. Hay latas vacías y botellas de cerveza por donde uno mire. Todos se ponen tan locos que cuesta comprender por qué los rumores sobre esta fiesta nunca han logrado atravesar de verdad las fronteras de Dinamarca. Supongo que el clima generalmente baja un poco el ánimo, aunque este año, el día de la competencia justo es el más caluroso y soleado que ha habido a lo largo de este año. El ambiente es increíble.

Al final, ganan las gorras amarillas: es el equipo de la facultad de Psicología. Tengo suerte porque estoy entre los ganadores ya que mi compañera es psicóloga. Vaya día. Vaya fiesta... ¡y vaya experiencia!

He aquí los mejores momentos de la fiesta de 2015:

Y 2014: