La fresa se pudre ante la inercia gubernamental

Artículo publicado el 31 de Julio de 2012
Artículo publicado el 31 de Julio de 2012
Mientras que los ciudadanos de la Unión Europea se pelean por trabajar, los propietarios de los campos de fresas de países como España o Inglaterra lamentan la falta de mano de obra. Las duras leyes de los últimos cinco años han provocado que sea difícil contratar emigrantes de fuera de la Unión y, por su parte, los ciudadanos europeos rechazan desempeñar este trabajo.
Por cierto, al final del artículo, una receta hecha con fresas, ¡que es verano!

Strawberry Fields Forever cantaban The Beatles allá por 1967. Efectivamente, los campos de fresas serán parte de la agricultura europea durante mucho tiempo, junto con los muy necesitados recolectores. Con la llegada del invierno y la primavera, de diciembre a junio en España y de mayo a agosto en Reino Unido, miles de manos son necesitadas para cultivar esta fruta: un trabajo laborioso e intensivo que requiere precisión y cuidado.

Rumanos en Huelva

Mientras que algunos se preocupan por la inmigración que procede de los países de Europa del Este, los productores de fresas de Palos de la Frontera, en el sudoeste de España, se quejan de que la escasez de trabajadores rumanos podría afectar a su cosecha de este año. La provincia de Huelva produce el 90% del total de la producción de fresa en España y el 30% de la de la Unión Europea. Sin embargo, los exportadores de Palos de la Frontera aseguran que necesitan por lo menos 14.000 recolectores de fruta; de lo contrario, las plantas se pudrirán antes de llegar al supermercado. En el pasado, se podía contratar en caso de urgencia a temporeros marroquíes para que se hiciesen cargo de esta tarea, pero la Junta de Andalucía declaró que, con el fin de combatir el 30% de desempleo de la región, los ciudadanos andaluces deben de ser contratados para hacer este trabajo.

En un artículo del New York Times, el exportador de fresas, Luis Romero, afirmó que usar mano de obra española no es una opción porque, a día de hoy, los españoles no se deciden a desempeñar un trabajo como este por 900 euros al mes. Por otro lado, Romero se ve obligado a dar la espalda a los inmigrantes rumanos que buscan trabajo en los campos de fresas ya que, según la nueva legislación, no pueden trabajar sin permiso. Bajo las regulaciones de la Unión Europea de este año, solo se les concederá permisos de trabajo en esta región a 1.700 ciudadanos rumanos. Trabajando seis meses recogiendo fresas en España, los empleados (entre ellos médicos, programadores informáticos o ejecutivos de relaciones públicas) ganarán más del doble de lo que recibirían en su país.

Cuotas en Kent

En el pasado, los emigrantes que procedían, en su mayor parte, de Lituania y Polonia ocupaban los puestos de trabajo de la recogida de la fresa en Reino Unido. A día de hoy, los productores de fresas de Kent, como en Huelva, ya no pueden conseguir suficiente mano de obra para realizar esta tarea. Para solucionar el problema, el gobierno británico introdujo una cuota de permisos de trabajo temporal para emigrantes búlgaros y rumanos mediante el programa de temporeros agrícolas (SAWS). Para 2012 y 2013, esta cuota alcanzará un total de 21.250 puestos para todo el Reino Unido.

Sin embargo, este cupo no es suficientemente alto para satisfacer la demanda de trabajadores en un país donde las fresas representan el 80% de la fruta local que se vende en los supermercados. Las autoridades responsables de este programa aseguran que es por el bien de la economía local: “Estamos eliminando gradualmente la migración poco cualificada porque creemos que las empresas deben contratar primero a los de nuestro país”, afirmó un portavoz de la Agencia de Fronteras e Inmigraciónen un artículo de 2008 de BBC News. “Alguna gente nos ha dicho que nuestras reformas de inmigración son demasiado draconianas, pero creemos que estamos haciendo lo correcto para Gran Bretaña”. Mientras tanto, las fresas de Kent están empezando a pudrirse en el campo.

Receta: pizza de fresa

Esta receta fue publicada en el Strawberry Moon Festival, una competición mundial de blogs de recetas cuyo requisito principal es presentar platos que incluyan fresas. El bloguero, autor del plato, lo justifica afirmando que la fresa es una fruta dulce y roja que, como el tomate, sirve de ingrediente perfecto para pizzas.

Ingredientes:

- Masa para pizza (casera o comprada)

- Salsa de tomate

- Queso parmesano rallado y mozzarella fresca

- Cebolla caramelizada

- Tomates cherry asados

- Fresas cortadas en rodajas

- Vinagre balsámico

- Aceite de oliva

- Albahaca

- Perejil

Preparación:

1. Extender la salsa de tomate sobre la masa de la pizza. Después añadir el queso, la cebolla caramelizada, los tomates cherry y las fresas en rodajas.

2. Colocar la pizza en el horno precalentado a 160 ºC y rociarla con el aceite de oliva. Cocinar entre 15 y 25 minutos hasta que se dore.

3. Sacar del horno, echar unas gotas de vinagre balsámico y cuando se enfríe, echar la albahaca, el perejil y algunas fresas más en rodajas. Buon appetito!

Fotos: portada, (cc) marfis75/Flickr; texto, (cc) Wink-.../Flickr.