La guerra contra el amianto

Artículo publicado el 15 de Julio de 2010
Artículo publicado el 15 de Julio de 2010
Al principio era una red social con la intención de recoger elementos útiles para el documental La neve anche d'estate (‘La nieve también en verano’). Al final se ha convertido en una investigación participativa de cara al Premio Ischia de Periodismo 2010. Historia y objetivos de Asbestos in the dock

Niccolò Bruna y Andrea Prandstraller son los directores del documental Il grande processo dell'amianto - La neve anche d'estate, un drama judicial que cuenta el pleito llevado a cabo contra la multinacional del amianto Eternit localizada en Turín, Italia. La multinacional ha sido acusada de provocar un importante desastre y de falta de medidas de seguridad. 

Cuando aún no tenía la certeza de que el juicio se llevaría a cabo, Bruna pensó abrir una red social a nombre de la Asociación de Familiares de las Víctimas del Amianto (Afeva) del pueblo Casale Monferrato: Asbestos in dock, l'amianto alla sbarra. “La historia del juicio es una historia colectiva, una historia en la que muchas personas han participado y cuya narración ha servido para completar el relato de las víctimas. La idea inicial era hacer un informe semanal sobre el desarrollo del juicio y recopilar información que fuese útil para el documental”, explica. Los directores conocieron a algunos de los protagonistas de la película, que se estrenará en el primer semestre del 2011, gracias a la red social.

Protestas el 6 de abril de 2009, día de la primera audiencia preliminar del proceso contra Eternit

Asbestos in the dock ha movilizado a personas que los medios tradicionales no podrían haber reunido”

Muchos de los que siguen de forma activa este tema viven lejos de Turín y de Italia, son activistas anti-amianto, en la mayoría de los casos grandes expertos en la materia, que participan aportando ideas al foro, comentarios, fotos y videos. “Los miembros se registran para unirse a la causa, no quieren una simple información sino participar activamente. Por eso funciona una red social y no una página web. También hay periodistas y abogados, pero son menos de un 10% de un grupo de 137 miembros procedentes de 25 países diferentes. Los lectores de Asbestos in the dock provienen de 80 Estados diferentes. Desde Costa Rica, por ejemplo, llegan un par de contactos al mes, donde actualmente reside el magnate suizo Stephan Schmidheiny que, junto al barón belga Jean-Louis Marie Ghislain de Cartier de Marchienne, es el principal imputado en el juicio de Turín, que se inició el 9 de diciembre de 2009. Por primera vez se sientan en el banquillo no sólo directores de empresas, sino también los máximos representantes de una multinacional muy rica y potente. 

Asbestos in the dock, pensado y escrito en inglés, ha conseguido movilizar a personas que los medios tradicionales no podrían haber reunido ya que en un acontecimiento tan específico se limitan a cubrir solamente el inicio del juicio”. Para Bruna existe “la posibilidad que una información variada, completa, participativa, de calidad y cobertura mayor. La red social tiene una fuerza importante porque se ocupa de un tema muy específico y local, que sin embargo es de gran interés internacional. Los grandes medios suelen miran aquello que es espectacular y no tanto lo que es sustancial, pero en Turín se lleva a cabo un proceso que puede convertirse en un referente para el tema de la responsabilidad social de las empresas. Se trata de una cuestión simbólica más importante que el proceso en sí mismo”.

El documental ha sido nominado a la 31 edición del premio internacional de periodismo Ischia 2010, por la sección Blog del año en la que Asbestos in the dock es uno de los diez candidatos que los lectores pueden votar.

 L'ingresso è simbolicamente "decorato" da un pezzo di Chrysotile, l'amianto biancoEl hilo conductor que ha seguido Bruna, desde la idea del documental hasta la red social, ha sido la visibilidad de la cuestión del amianto. “El premio constituye una posibilidad para promocionar el tema del amianto, la Afeva, y también nuestro documental. El punto de vista inicial es el de aquel que se indigna ante una injusticia económica y social. Además, en una situación tan complicada existe la voluntad de encontrar una solución que favorezca a todas las partes”. En los lugares en los que el amianto aún se utiliza hay un interés económico de las industrias pero también una necesidad social de mantener a la comunidad de ciudadanos y trabajadores. En Brasil, por ejemplo, en el Estado de Goias, en Minaçu, se encuentra la mayor mina de amianto de América Latina y no hay una alternativa económica y social a su extracción, realizada de la manera tecnológicamente más segura, de modo que se minimicen los riegos de los trabajadores.

En Brasil, Bruna y Prandstraller recogieron las voces de aquellos que aún trabajan con el mineral y ahora planean ir a Italia gracias a los contactos que han establecido mediante Asbestos in the dock. Una pequeña red social que quizás consiga explicar un problema mundial.

Fotos: Orin Zebest/flickr; Asbestos in the Dock