La historia de la Camorra: de los españoles a Gomorra

Artículo publicado el 15 de Diciembre de 2008
Artículo publicado el 15 de Diciembre de 2008
Con el salto a los medios de comunicación del caso de Roberto Saviano, Europa y el mundo han comenzado a hablar de la Camorra. Confundido a menudo con la Mafia siciliana o la n'Drangheta calabresa, el fenómeno nos devuelve a la (fallida) historia de la unificación italiana y tiene procedencia española. Entrevista con el historiador y periodista Gigi di Fiore

"El libro de Saviano es muy bueno, pero si todo se queda en la emoción y no empuja a intentar buscar algún dato, incluso de tipo histórico, el efecto sobre las conciencias es y será efímero". Lo dice Gigi Di Fiore, corresponsal del periódico Il Mattino, historiador de la Camorra, autor de los libros La Camorra e le sue storie (Utet 2005) y de Controstoria dell'unità d'Italia, fatti e misfatti del Risorgimento (Rizzoli, 2007). Cafebabel.com le ha localizado para que explique el origen histórico del fenómeno de la camorra.

Si tuviera que explicar a un joven europeo los orígenes de la Camorra, ¿por dónde empezaría?

Empezaría con el origen español. En la novela Rinconete y Cortadillo, Cervantes describía una asociación de malhechores de Sevilla que seguía reglas similares a las de la Camorra del siglo XIX. La urbanización de Nápoles y la miseria de su centro histórico hicieron que desde finales del siglo XVI se concentraran aquí delincuentes que prosperaban con hurtos y robos. A partir del siglo XIX, comienza la 'Camorra histórica', que tomó conciencia de su poder: en los años cuarenta del siglo XIX ya era una organización estructurada, con reglas de acceso y una estructura piramidal y centralizada.

Pero las cosas cambiaron cuando, en 1861, el Reino de las Dos Sicilias (entidad política que controlaba el sur de Italia antes de la unificación del país) desaparece, y nace el reino de Italia a partir del esfuerzo del Piamonte de los Saboya…

Sí, el periodo de oro de la Camorra son los años sesenta del siglo XIX, con 'el abrazo' de la nueva Italia unida a la Camorra. El Ministro del Interior del Estado piamontés, Liborio Romano, encargó al famoso Salvatore De Crescenzo, capo de la Camorra, que mantuviera el orden público en la ciudad a cambio de una amnistía general y de contratar a sus hombres en la policía. Liborio justificó esta elección en sus memorias de este modo: "En tiempos excepcionales se necesitan medidas excepcionales". A partir de ese momento, hubo una serie de degeneraciones que se fueron transmitiendo con el tiempo, a pesar de la 'represión' iniciada en 1863. Pero con escasos resultados.

La difusión de fenómenos de rechazo a la autoridad del nuevo Estado causó la aparición del bandolerismo, un fenómeno muy distinto...

… Porque era de carácter más rural que la Camorra, que era un fenómeno urbano. El bandolerismo se alimentó también de la instauración del servicio militar obligatorio (de cinco años) en noviembre de 1860, que la gente intentaba evitar.

(Foto: Wikipedia)

Pero en los libros de historia nos enseñan que la unificación se llevó a cabo con el beneplácito de los italianos...

Los que hicieron Italia eran el 2% de los italianos de la época. De hecho, las primeras elecciones al Parlamento implicaron a 400.000 personas de los 21 millones de habitantes. La unificación se hizo desde lo alto. Y esto provoca que en el sur el Estado se vea como algo ajeno.

¿Qué hecho ilustra mejor los fallos de la unificación?

Sin duda, la masacre del Pontelandolfo (provincia de Benevento, en Campania), el 14 de agosto de 1861: un pueblo completamente arrasado durante una represalia del ejército 'italiano' por el asesinato de 41 soldados en la zona, contra aquellos que se suponía que eran italianos. No había ninguna guerra en curso.

¿Y cómo se explica el declive económico del Reino de las Dos Sicilias? Hoy es difícil imaginar que fue allí donde se construyó la primera línea ferroviaria de Italia, por ejemplo

El primer balance público del Estado Italiano, en 1861, ya tenía un déficit de 500 millones de liras de la época. En el Reino de las Dos Scilias había cinco impuestos, en Piamonte llegaban a veinte. El Banco de Nápoles garantizaba la conversión de todas las monedas en oro gracias a sus enormes reservas, al contrario que los bancos piamonteses. La economía de las Dos Sicilias conseguía mantenerse gracias a un sistema proteccionista, pero no estaba preparada para el mercado en competencia. Esto sucedía también porque desde el poder se favorecía a las empresas del norte.

¿El 'fracaso' de la unificación puede explicar el fenómeno de la Camorra?

Puede explicar, pero no justificarlo. De otro modo, aparece la coartada del inmovilismo.

¿Existen fenómenos comparables a la Camorra en otros países europeos?

"Se han establecido paralelismos con la ciudad de Marsella. Se ha hablado mucho del clan de los marselleses llegados a Nápoles en los años ochenta para intentar, en vano, apoderarse del contrabando de cigarrillos. En otras zonas de Europa no se dan las condiciones. ¿Lo más interesante? A pesar de que los orígenes se encuentran en España, en la península Ibérica no existen organizaciones comparables.

Quizás porque la unificación de España se realizó de otro modo…

Sí, quizás, sí. En Italia, lo que podría haber sido un fenómeno tan solo criminal se convirtió en un fenómeno social que hoy suscita las simpatías de algunos estratos de la población. Para algunos sociólogos napolitanos la Camorra es un amortiguador social. Aquí las revueltas de los extrarradios parisinos no podrían llevarse a cabo porque la criminalidad organizada logra contener la violencia social, la insatisfacción, el ansia extendida. También gracias al tráfico masivo de droga.