la iglesia ortodoxa declara la guerra a los niÑOS de Georgia

Artículo publicado el 29 de Enero de 2014
Artículo publicado el 29 de Enero de 2014

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

En todas las fes­ti­vi­da­des or­to­do­xas de Geor­gia, el Pa­tria­ca da un ser­món en di­rec­to por te­le­vi­sión. Este año solo ha ha­bi­do una ce­le­bra­ción or­to­do­xa –el 7 de enero, el de Na­vi­dad– pero bastó con el dis­cur­so anual de la Igle­sia para con­mo­cio­nar a la mayor parte del país.

Ilia II es pa­triar­ca de Geor­gia des de 1977. Ade­más pa­de­ce de Par­kin­son, por lo que no es capaz de es­cri­bir, y en oca­sio­nes tam­po­co de ha­blar en pú­bli­co. Ha via­ja­do al ex­tran­je­ro en va­rias oca­sio­nes para so­me­ter­se a tra­ta­mien­to mé­di­co, pero en esta oca­sión es­ta­ba de­ma­sia­do en­fer­mo para pro­nun­ciar per­so­nal­men­te el dis­cur­so. En su lugar, uno de sus sa­cer­do­tes se en­car­gó de com­par­tir la opi­nión del pa­triar­ca con el país.

Los niños fue­ron el tema prin­ci­pal del dis­cur­so del sa­cer­do­te. Ha­blan­do en nom­bre del pa­triar­ca, es­ti­pu­ló quié­nes po­dían tener niños y quié­nes no. El dis­cur­so em­pe­zó ha­blan­do de los ma­tri­mo­nios entre per­so­nas del mismo sexo, hecho que no sor­pren­dió a nadie ya que la opi­nión de la Igle­sia acer­ca de la ho­mo­se­xua­li­dad es de do­mi­nio pú­bli­co. Pero el sa­cer­do­te pro­si­guió ne­gan­do a las pa­re­jas del mismo sexo el de­re­cho a adop­tar niños, afir­man­do que la adop­ción con­vier­te a los niños en un ob­je­to que cual­quie­ra puede com­prar.

"El avan­ce de la cien­cia ha dado lugar a pro­ble­mas éti­cos nue­vos para la hu­ma­ni­dad, tales como la in­se­mi­na­ción ar­ti­fi­cial, los niños con­ce­bi­dos en tubos de en­sa­yo, los vien­tres de al­qui­ler, la fu­sión gé­ni­ca, la clo­na­ción, etc". «Los hu­ma­nis­tas apo­yan el abor­to, la eu­ta­na­sia y el sui­ci­dio» –de­cla­ró el sa­cer­do­te du­ran­te el dis­cur­so–. «¿Puede ser feliz una fa­mi­lia si su hijo pro­ce­de de un vien­tre de al­qui­ler? Este niño nació en un hogar sin amor para tener una vida con­de­na­da a la so­le­dad. In­clu­so si cre­cie­ra en una fa­mi­lia aco­mo­da­da, ya no se puede bo­rrar la du­re­za del pe­rio­do pre­na­tal y es inevi­ta­ble que tenga pro­ble­mas cuan­do sea adul­to. Los niños pro­ce­den­tes de in­se­mi­na­ción ar­ti­fi­cial tam­bién serán pro­ble­má­ti­cos pues sus vidas se con­si­guie­ron a costa de la des­truc­ción de em­brio­nes».

El cris­tia­nis­mo pre­di­ca con la to­le­ran­cia, la bon­dad, el op­ti­mis­mo, la con­cien­cia­ción, y el amor por la hu­ma­ni­dad, no el mal, la en­vi­dia o los pre­jui­cios. Sin em­bar­go, es la Igle­sia quien tira la pri­me­ra pie­dra para con­de­nar la mo­der­ni­dad.

El dis­cur­so anual fue es­pe­cial­men­te des­con­cer­tan­te por­que era la pri­me­ra vez que la Igle­sia hacía una de­cla­ra­ción tan ne­ga­ti­va en Na­vi­dad. In­clu­so los fun­cio­na­rios del go­bierno con­si­de­ra­ron ne­ce­sa­rio res­pon­der al dis­cur­so.

La pri­me­ra en pro­nun­ciar­se fue Tamar Chu­gosh­vi­li –ase­so­ra del pri­mer mi­nis­tro–. «Feliz Na­vi­dad» dijo, «en es­pe­cial para aque­llos ma­ra­vi­llo­sos niños que na­cie­ron de vien­tres de al­qui­ler o gra­cias a la in­se­mi­na­ción ar­ti­fi­cial. Feliz na­vi­dad a sus fa­mi­lias, a las ma­dres de al­qui­ler, a las mi­no­rías, y a las mu­je­res que se con­for­man con su falsa li­ber­tad, y feliz Na­vi­dad a todos aque­llos cuyos co­ra­zo­nes su­fren. Estoy se­gu­ra de que Dios nos ama en es­pe­cial».

El Pre­si­den­te Gior­gi Marg­ve­lash­vi­li y el Mi­nis­tro de tra­ba­jo, salud y asun­tos so­cia­les David Ser­geen­ko tam­bién res­pon­die­ron al dis­cur­so al día si­guien­te. El Mi­nis­tro Ser­geen­ko in­clu­so in­ten­tó ex­pli­car qué eran las ma­dres de al­qui­ler y la in­se­mi­na­ción ar­ti­fi­cial des de un punto de vista cien­tí­fi­co. Mu­chos con­si­de­ra­ron su ac­tua­ción ad­mi­ra­ble, ya que un gran nú­me­ro de geor­gia­nos no dis­po­nen de esta in­for­ma­ción.

El men­sa­je de Na­vi­dad de este año es es­pe­cial­men­te preo­cu­pan­te por­que mu­chos geor­gia­nos creen cie­ga­men­te todo lo que dice la Igle­sia. Es di­fí­cil en­ten­der por­que desde esta ins­ti­tu­ción se daría un men­sa­je tan lleno de odio, es­pe­cial­men­te tra­tán­do­se de me­no­res. Un dis­cur­so que hable de los niños se debe es­cri­bir con amor y po­si­ti­vis­mo hacia todo el mundo.

Casi todos que­re­mos tener hijos en algun mo­men­to de nues­tra vida, sin em­bar­go hay mu­je­res que no pue­den que­dar­se em­ba­ra­za­das. Estas mu­je­res hacen todo lo que está a su al­can­ce para tener un hijo, ¿Cómo po­de­mos ne­gar­les el de­re­cho a bus­car al­ter­na­ti­vas para con­ce­bir? ¿Por qué se debe tra­tar a un niño de forma dis­tin­ta si nació gra­cias a la in­se­mi­na­ción ar­ti­fi­cial? El fu­tu­ro de­pen­de de las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes, y no de­be­mos dar­les la es­pal­da, aun­que así lo dicte la Igle­sia.

Se debe tra­tar a todo el mundo por igual. Sin tener en cuen­ta si es he­te­ro­se­xual, ho­mo­se­xual, una madre de al­qui­ler, o si nació gra­cias a la in­se­mi­na­ción ar­ti­fi­cial. Todos somos per­so­nas y res­pi­ra­mos el mismo aire.  

La Igle­sia debe apren­der a hacer el amor y no la gue­rra, en es­pe­cial la gue­rra con­tra los niños.