La Inmigración y Los Medios

Artículo publicado el 15 de Julio de 2003
Publicado por la comunidad
Artículo publicado el 15 de Julio de 2003

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

La presencia de inmigrantes es un fenómeno recién nacido en la larga historia de Europa. Los medios son uno de los instrumentos más importantes de la comunicación en la sociedad. La pregunta es qué influencia tienen los medios de comunicación en la integración de los inmigrantes.

Movimientos de Naciones

Desde las migraciones nacionales en Europa no se han producido movimientos de naciones y tribus no europeas durante siglos.

Las grandes migraciones de la historia europea se llevaron a cabo a través de guerras y violencia (tal es el caso de Árabes, Bereberes, Mogoles u Otomanos), a pesar de la necesidad de cooperación y coexistencia con las poblaciones autóctonas. Éstas se han mezclado a lo largo de los siglos con los pueblos extranjeros. Pero el proceso de integración necesitó mucho tiempo en comparación con el fenómeno al que nos enfrentamos ahora, proceso que suele acabar en la segunda generación.

Los movimientos humanos en la Europa de la Edad Media e incluso anteriores difícilmente pueden ser llamados "inmigración" en su acepción moderna.

La sociedad de la Información

Varias teorías de la modernidad y el desarrollo han considerado el uso de la información global como instrumento clave para crear una ciudadanía mundial. Si todos utilizáramos la misma tecnología (cuya lengua materna es el inglés) viviríamos en una "aldea global" con los mismos valores y los mismos problemas. Pero la realidad ha superado a la ficción. Los medios modernos de comunicación no unifican a la sociedad, no interconectan a la gente de diferentes grupos étnicos, a las naciones o a los diferentes grupos sociales, de hecho, fragmentan la sociedad haciendo el problema de la integración aún más difícil.

Primero en los 80, pero sobretodo en los 90, la aparición de canales privados de televisión destinados al consumo de determinados grupos étnicos en Alemania, Reino Unido, Holanda y Francia han roto con el principio de "una Televisión, una Nación". La llegada de Internet ha sido el segundo paso en este camino.

Las minorías tienen sus propios barrios, tiendas, iglesias y clubes. No se les fuerza a vivir con la mayoría, sino que viven en la mayoría. Durante años la sociedad ha utilizado la educación y la comunicación como principales instrumentos regulados de integración.

Educación

El sistema de la educación podría ser una medida de cómo evaluar la estrategia de la integración de inmigrantes. Si la educación tiene un carácter universal, no especializado y secular, la escuela da a todos los ciudadanos de un estado la misma base de conciencia cívica y (en circunstancias ideales) el mismo punto de partida en la vida. Francia es un buen ejemplo de este principio (actualmente deplorable en teoría).

El fallo de este principio reside en el hecho de que las escuelas no son solo un entramado de ideas, también son un entramado de gente. Algunos colegios de los suburbios de las grandes ciudades de Francia (o del Reino Unido) están poblados por minorías, los estudiantes y sus padres son felices estando "entre los suyos". Además, padres e hijos de la mayoría están llenos de prejuicios hacia los otros grupos étnicos o religiosos.

Tales prejuicios deberían eliminarse mediante la comunicación entre los diferentes grupos. Como mi compatriota Karl W. Deutch, sociólogo y filósofo, decía: "La comunicación es la base de la integración". Si mantenemos el diálogo, eliminaremos la desconfianza y la enemistad. Si la escuela falla en esta misión que le es propia ¿es posible encontrar en los medios de comunicación un sustituto?

Los Medios

Los medios podrían conseguir este objetivo, pero la realidad es que no les interesa. Como he dicho anteriormente, uno de los más grandes problemas de la integración es la existencia de medios de comunicación de carácter étnico, que de una manera u otra promueven la disgregación en vez de integrar a la sociedad. Los medios particulares no existen para competir con los medios universales, más bien al contrario, su ambición es la de cubrir la demanda de las minorías y convertirse así en el medio universal para una nacionalidad, etnia o grupo religioso minoritario. Los medios particulares colocan a las naciones diferentes en un ambiente extraño, incluso de rechazo, en vez de ser instrumento para la creación de una nación políticamente abierta.

La tarea de la comunicación familiar es la de compartir valores íntimos, la tarea de la comunicación religiosa es la de compartir valores religiosos, la tarea de la comunicación en las escuelas es compartir valores universales de la sociedad, pero ¿qué valores deberían compartir los medios?

¿Valores íntimos? Es imposible, los excluye la propia definición. ¿Valores religiosos? El resultado sería "tele-evangelio" o "Las tardes de Osama Bin Laden". ¿Valores universales? Definitivamente sí, pero quién va a forzar a los medios privados a realizar tal labor.

El enemigo en casa

Después del 11 de septiembre, uno de los mayores problemas salió a flote. Las segundas y terceras generaciones de inmigrantes, que vivían en barrios de nuestras ciudades, nos odian y, a pesar de que se pasean por las mismas calles por las que nos paseamos nosotros, viven en otro planeta.

Sus padres están más o menos agradecidos por tener la oportunidad de vivir una nueva vida en occidente. A pesar de conservar sus respectivas identidades, culturales y religiosas, han aceptado los valores políticos de las democracias occidentales como un buen orden social. Sus hijos y nietos han perdido la posibilidad de comparar con sus países de origen. La insatisfacción con su estatus social es para algunos de ellos la razón principal para buscar nuevas explicaciones al orden mundial, la familia es su autoridad.

¿Habrían podido tales "medios serios" y el canal de televisión en mi lengua cambiar la opinión hostil hacia la sociedad (como ha hecho mi padre -imán- y mis amigos)? Muhammad Atta es la manifestación más extrema de esta jaula ideológica...

La paradoja es que la sociedad contemporánea no es una sociedad masiva. Al contrario, es una sociedad de varias masas. Los inmigrantes no deberían crear su masa específica, lo que no significa un intento de control social.