La innovadora campaña del Parlamento, censurada y autocensurada

Artículo publicado el 18 de Marzo de 2009
Artículo publicado el 18 de Marzo de 2009
“Agradezco al gobierno de Berlusconi su crítica porque eso va hacer hablar de nuestra campaña de comunicación.” Así de irónico se despachaba el 17 de marzo el conservador Alejo Vidal-Quadras, vicepresidente del Parlamento europeo, mientras presentaba en público la campaña de comunicación de la Eurocámara para impulsar la participación en las elecciones europeas de junio.
A decir verdad, las expectativas son pobres y el desinterés, mayúsculo. El Gobierno de Berlusconi ha anunciado que no desplegará esta campaña en Italia y que prepara otra, alternativa, que hable más a los ciudadanos. Lo que no dice es que dos de los carteles de esta campaña critican de forma velada la campaña contra los gitanos del gobierno de Berlusconi.

El Parlamento ha lanzando una campaña para animar a los ciudadanos a votar en junio. Desde que el gobierno de Berlusconi la ha tildado de aburrida muchos la están criticando, sin embargo, esta campaña es mucho más osada que cualquiera que hayamos vivido en nuestros países. Lástima que la autocensura pueda estar imponiéndose.

Un escándalo que combina censura y autocensura

En efecto, en uno de los carteles se invita a los ciudadanos a elegir un modelo securitario para la Unión y se dan tres ejemplos. Uno de ellos es una señal de tráfico con una enorme huella digital que recuerda a cómo el gobierno italiano ha impuesto la identificación digital a todos los gitanos extranjeros presentes en Italia. En otro cartel se proponen dos modelos de fronteras europeas para la inmigración: uno es una muralla de fortaleza y otro es un seto de jardín, lo cual puede molestar a los sectores más conservadores del gobierno italiano que han hecho de la lucha contra la inmigración su principal bandera política.

cartel polémico elecciones 1

No obstante, por ahora, parece que la autocensura está funcionando a la perfección en el Parlamento. En la web de la Eurocámara dedicada a las elecciones europeas no están disponibles los ficheros .jpeg de los carteles mencionados mas que en Italiano. Es decir, para no abundar en la polémica, el Parlamento ha decidido no publicar estos carteles en los demás idiomas.

Una campaña atrevida que invita a politizar

Se trata de un escándalo que echa por tierra la buena iniciativa de la empresa alemana que ha confeccionado la campaña de comunicación para el Europarlamento. En efecto, La campaña por primera vez en la Historia de la democracia europea, usa símbolos y elementos de política concreta para convencer al elector de que debe ir a votar para poder elegir entre un tipo de Europa u otra. De hecho, no han dudado en escoger elementos políticos muy polémicos o controvertidos, fácilmente identificables con polos y partidos políticos opuestos. La muralla frente al seto, el policía frente a la huella digital, la manzana biológica frente a la genéticamente modificada, la inversión en tractores frente a la inversión en nuevas tecnologías o en educación, etc. La campaña es lo más osada y políticamente incorrecta que un europeo pueda imaginarse. Por una sencilla razón: usa símbolos sobre los que partidos políticos y países han tomado previamente postura. Esto, en cierta medida, invita a la identificación ideológica y programática de las diferentes corrientes ideológicas en Europa: conservadores, liberales, Verdes, socialistas, comunistas, ultraderechistas, nacionalistas y demás. En comparación con el sopor de la vida política europea a la que nos tienen acostumbrados diputados y comisarios, esto es un parque de atracciones. (Fotos: Parlamento europeo)