La locura del Sziget

Artículo publicado el 24 de Julio de 2006
Artículo publicado el 24 de Julio de 2006

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Entre el 9 y el 16 de agosto, 400.000 espectadores abarrotarán los 400 conciertos del festival Sziget de Budapest, que desde 1993 se ha convertido en una referencia en la escena musical europea.

Situémonos a mediados de agosto: un sol abrasador y efluvios de alcohol y sudor inundando el aire. Hippies, punkies y una variopinta galería de tribus urbanas han comenzado a congregarse frente al escenario principal. La mayoría habla húngaro, pero también se escucha hablar alemán, francés, holandés, italiano… Con los primeros acordes de la banda, el festival comienza.

Pese a la concentración de punkies y hippies, el festival intenta llegar a todas las capas y grupos sociales. Andrea Vidó, uno de los organizadores, sostiene que “nuestro festival cubre casi todas las dimensiones de la creación artística. Desde la danza y el arte dramático hasta las más diversas formas musicales, pasando por exhibiciones de pinturas y representaciones callejeras –¡uno puede encontrar casi de todo aquí!-. El Sziget equivale a tener muchos festivales diferentes en uno, y supone al mismo tiempo la mayor concentración de jóvenes de la región.”

En el corazón de la ciudad

Durante sus quince años de existencia, el Sziget no sólo ha ganado una sólida reputación internacional, sino que también ha tenido una notable influencia en el gusto y la percepción musical de muchos húngaros. A la gente ya no se le ponen los ojos como platos al ver a alguien luciendo una flamante cresta roja como peinado.

No obstante, muchos dudan de hasta qué punto el festival tiene un efecto positivo. El Sziget tiene lugar en el corazón de la capital húngara, y su crecimiento masivo está causando un quebradero de cabeza tanto a los organizadores como a las personas que viven en las proximidades de la isla Hajógyári/Obudai, donde tiene su base. En 1997 tuvo lugar el primer escándalo, cuando los altos niveles de sonido de los amplificadores empujaron a los vecinos a emprender una campaña de oposición al festival. Algunos años más tarde, la creación de un tenderete específico para el público homosexual causó una indignación semejante. Ferenc, un ingeniero de 52 años que reconoce la importancia que el festival tiene para la industria turística local, sostiene que “un evento de semejantes características debería celebrarse en las afueras de Budapest, y no en pleno centro de la ciudad.”

A pesar de su carácter y proyección internacionales, la mayor parte de los visitantes del festival son jóvenes húngaros. Vera, una estudiante de 25 años, apunta que para ella “el Sziget significa libertad. Es una fiesta multicultural en la que todo el mundo tolera a todo el mundo.” Otros, sin embargo, no están tan de acuerdo con la creciente popularidad internacional del Sziget. En 1993 no era más que un pequeño festival organizado por un par de músicos húngaros. Laci, un economista de 27 años, ha sido un asiduo desde los inicios. “El festival ha perdido su atmósfera original, y ha dejado de ser lo que era hace diez años. Hoy por hoy, el Sziget se ha convertido en un enorme circo mediático y publicitario,” apunta con tristeza.

La cara positiva de la moneda

Dicho esto, mucha gente tiene una imagen positiva del festival. Según Nora, periodista de 24 años, “es muy bueno que Budapest ceda el espacio para un festival de semejantes dimensiones, ya que incrementa la notoriedad internacional de la ciudad. Hoy en día muchos jóvenes extranjeros identifican Budapest con el Sziget.”

El festival también es una fuente de ingresos y beneficio para muchos húngaros. En 2005 se puso en funcionamiento un pequeño negocio que ofrecía un servicio de taxis entre el centro de la ciudad y la isla. También es evidente que en los días que anteceden al festival, los pubs cercanos al Sziget incrementan sus precios significativamente. Este año, con un cartel que incluye bandas como Radiohead y Franz Ferdinand, es seguro que el festival tendrá el éxito acostumbrado.

Sziget Festival: del 9 al 16 de agosto en Budapest

Este año cafebabel.com estará en el festival. Organizaremos varios debates y una serie de fascinantes programas. Ofreceremos más información muy pronto en nuestra sección Novedades.