La marcha de los descalzos: Las ciudades italianas acogen a los migrantes

Artículo publicado el 22 de Septiembre de 2015
Artículo publicado el 22 de Septiembre de 2015

El 11 de septiembre numerosas ciudades italianas se adhirieron a la "Marcha de las mujeres y los hombres descalzos" en solidaridad con los refugiados y los migrantes. Miles de pies desnudos caminaron sobre los adoquines y el asfalto de las plazas italianas. He aquí una galería fotográfica.

En la pancarta de la Marcha de los descalzos, una iniciativa puesta en marcha por artistas y personalidades de la cultura como un gesto de apertura y de sensibilización hacia la crisis de refugiados, se podía leer: "Ha llegado el momento de decidir de qué lado estar". Asociaciones de voluntarios, organizaciones del sector servicios y simples ciudadanos firmaron el llamamiento público y se movilizaron en docenas de ciudades italianas.

Desde la alfombra roja del Festival de Cine de Venecia (lugar elegido por los primeros organizadores) hasta Palermo, muchos manifestantes iban con los pies descalzos, como la mayoría de los hombres y las mujeres que llegan cruzando el Mediterráneo o el Egeo a bordo de barcazas y lanchas neumáticas. O como los migrantes que llegan con los zapatos destrozados, que tienen que tirar después de kilómetros y kilómetros de camino por las rutas balcánicas y orientales.

"Nosotros estamos de la parte de los hombres descalzos. De parte de quien se ve obligado a poner su cuerpo en peligro para poder tener esperanza de vivir o de sobrevivir", prosigue la carta abierta. Las redacciones locales de cafébabel han seguido las manifestaciones en las diferentes capitales, desde las plazas renacentistas de Florencia, pasando por las calles de Nápoles y Milán, hasta el puerto de Palermo, "uno de los tantos embarcaderos del Mediterráneo que a menudo significan salvación y que tienen todos el mismo color gris y anónimo para quien llega desde la otra parte del mundo".

Florencia

Nápoles

Palermo

Milán