La Masseria delle Allodole (El destino de Nunik)

Artículo publicado el 5 de Noviembre de 2007
Publicado por la comunidad
Artículo publicado el 5 de Noviembre de 2007
Italia, Bulgaria, España, Francia (2007) Dirección: Paolo y Vittorio Taviani Intérpretes: Paz Vega, Ángela Molina, Moritz Bleibtreu El destino de Nunik, ha sido la encargada de abrir este año el Festival de Cine Europeo que tiene lugar en Sevilla.
Esta co-producción dirigida por los hermanos Taviani cuenta con la presencia de dos actrices españolas en el reparto: Paz Vega (protagonista de la cinta) y Ángela Molina.

La_masseria_delle_Allondole__3_.jpg

Ambientada en Turquía en el año 1915 es una película de trama histórica pero con cierto cariz actual, ya que narra una historia que, por desgracia, parece condenada a repetirse. El eje central de la película es el genocidio armenio en manos de los turcos, la historia adyacente, como ocurrirá en otras películas del festival, el amor (que el espectador decida cuál de las dos líneas es la principal y cuál la complementaria). Es la primera vez que unos realizadores extranjeros cuentan la historia de este genocidio y, según afirman los hermanos Taviani, el gobierno turco intentó presionarles para que no saliera a la luz. Por esto motivo, la película ha tenido que rodarse en Bulgaria, país co-productor. Según palabras de Paolo Taviani en una entrevista para El País “Turquía quiere entrar en la Unión Europea. No tenemos intención de entrometernos en los asuntos de otros Estados. Pero nosotros, como miembros de los 27, debemos pedirles que reconozcan el genocidio armenio". Los directores aseguran que, más allá de la opinión del público, se sienten muy orgullosos de la película, ya que la República Armenia les ha concedido un premio por mostrar el “sufrimiento” de este pueblo. La película intenta mostrar, en medio de la barbarie, el rayo de luz que aportan las personas dispuestas a romper las reglas, el amor, la locura, la bondad y, en ocasiones, el terrible miedo, que lleva a las personas a hacer cualquier cosa por salvar su propia vida o la de su familia, aunque ello suponga hacer daño a sus propios amigos; por ello, la culpa y el remordimiento son uno de los sentimientos más recurrentes en esta historia. Una nota en contra de la película: los actores sobreactúan, en ocasiones parece más una obra de teatro que una película. En especial el papel que hace la mujer del coronel resulta cómico cuando parece ser dramático.

Sara Domínguez Martín