La melodía de Nelson Mandela

Artículo publicado el 6 de Diciembre de 2013
Artículo publicado el 6 de Diciembre de 2013

Nel­son Man­de­la ha muer­to. El pre­mio Nobel de la paz y pri­mer pre­si­den­te negro de Su­dá­fri­ca fa­lle­ció ayer en Johan­nes­bur­go, a la edad de 95 años. La par­ti­tu­ra de los ho­me­na­jes euro­peos a Ma­di­ba suena como una me­lo­día para la re­con­ci­lia­ción, los de­re­chos hu­ma­nos y el fu­tu­ro.

Sue­cia: Lo mejor del siglo XX

Tras la muer­te de Man­de­la es ne­ce­sa­rio con­ti­nuar su tarea, de­cla­ra el ta­bloi­de de cen­tro-iz­quier­da Af­ton­bla­det: "El apart­heid dejó tras de sí un ras­tro de rup­tu­ra so­cial, des­em­pleo, vio­len­cia, co­rrup­ción e in­to­le­ran­cia po­lí­ti­ca. Estas se­cue­las to­da­vía per­du­ran, a pesar de que han pa­sa­do más de 20 años de la li­be­ra­ción del úl­ti­mo pri­sio­ne­ro encerrado en la prisión de Rob­ben Is­land. Hoy, Su­dá­fri­ca cuen­ta con otra he­ren­cia. La de un pri­sio­ne­ro po­lí­ti­co que, tras ser li­be­ra­do, fue ele­gi­do pre­si­den­te y li­de­ró un pro­ce­so de re­con­ci­lia­ción que le con­vir­tió en uno de los jefes de Es­ta­do más res­pe­ta­dos del mundo. Una he­ren­cia que todos de­be­mos cul­ti­var. Nel­so­na Man­de­la nos ha de­ja­do, pero en­car­na lo mejor del siglo XX". (Ar­tícu­lo pu­bli­ca­do el 06.12.2013) 

Polo­nia : Como Wałęsa

Los mé­ri­tos de Man­de­la como lu­cha­dor a favor de los de­re­chos hu­ma­nos y azote del sis­te­ma ra­cis­ta del apart­heid son in­cal­cu­la­bles, es­cri­be el por­tal de in­for­ma­ción de cen­tro-iz­quier­da Polityka Online, que al mismo tiempo lo compara con el premio Nobel de la paz polaco Lech Wałęsa: "En cierto modo, su lucha es comparable a la del Lech Wałęsa de los inicios. En todo el mundo, él representa la batalla, primero por los derechos humanos y después por un cambio de sistema conseguido sin derramar sangre. [...] Ha hecho tanto por su país, por África y por los derechos humanos que debe estar presente entre las personalidades excepcionales del siglo XX. Gracias a él, la historia de los derechos humanos no sólo implica genocidios, sino que cuenta con un héroe, portador de libertad y solidaridad. [...] Cuidaremos su memoria durante años". (Artículo publicado el 06.12.2013) (Article publié le 06.12.2013)A)

Francia:  un mortal, un gran hombre  

La imagen internacional de Mandela ha vivido un cambio notable durante las últimas décadas, recuerda el semanario liberal Cour­rier In­ter­na­tio­nal"Hoy, el mundo entero rinde homanaje a su lucha. El torbellino mediático nos hace olvidar que cuando fue liberado, en 1990, Nelson Mandela fue considerado un peligroso 'terrorista' a nivel internacional. Perdonó a sus torturadores, abrió su país a esa parte del mundo que le había olvidado. Pero no fue la bondad de su alma lo que le permitió hacer de Sudáfrica una gran potencia emergente y democrática. Fue su espíritu político. Mandela no es ni un ángel ni un santo. Eso simplificaría su combate, sus sacrificios. Madiba era mortal. Era un gran hombre". (Artículo publicado el 05.12.2013)

Italia: El espectro de la recuperación

Los ladrones ponen en peligro el legado de Mandela, lamenta el periódico económico liberal Il Sole 24 Ore: "La muerte de Mandela deja un vacío moral que no hace más que acentuar la mediocridad de la presidencia de Jacob Zuma. El fenómeno más común en esta época es el del "ten­der­pre­neur": un funcionario de la ANC (Congreso Nacional Africano) no firma contratos ni hace ofertas a ningún emprendedor que no sea miembro o colaborador de la ANC. Esta falta de distinción entre política y negocios, esta forma enfermiza de socialismo inverso, socava más la economía que las ilusiones de la "Nación del arco iris", la sociedad multicultural, que necesita más de una generación para acontecer. Los "ten­der­pre­neurs" y sus mentores estarán presentes en el funeral de Mandela. Derramarán lágrimas de cocodrilo, esperando que no haya nuevos Mandela". (Artículo publicado el 06.12.2013)