La metalización de la humanidad

Artículo publicado el 22 de Enero de 2014
Artículo publicado el 22 de Enero de 2014

Es ex­tra­ño y a la vez de­ses­pe­ra­nte que, como hu­ma­nos que somos, in­ten­te­mos cons­tan­te­men­te apro­piar­nos de las cua­li­da­des de los me­ta­les y mi­ne­ra­les me­dian­te el uso de nues­tro len­gua­je. Somos or­ga­nis­mos car­no­sos y fle­xi­bles, de cuer­po débil y mente frá­gil, y de­ci­mos que somos duros como el dia­man­te o que te­ne­mos ner­vios de acero. 

La me­ta­li­za­ción me­ta­fó­ri­ca de nues­tros cuer­pos y nues­tra mente es un fe­nó­meno que se ex­pan­de por Eu­ro­pa. Sea cual sea la causa, las me­ta­li­za­cio­nes de las me­tá­fo­ras están in­va­dien­do nues­tro idio­ma como si se tra­ta­ra de un virus se­mi-benigno.

Nor­mal­men­te, las me­tá­fo­ras me­ta­lúr­gi­cas las hemos cla­si­fi­ca­do como elo­gios. Los bri­tá­ni­cos de­ci­mos "Dia­mond gee­zer" para re­fe­rir­nos a la re­sis­ten­cia in­que­bran­ta­ble que tiene el dia­man­te, es tan duro como el dia­man­te. Ser un "dia­mond gee­zer" es ser un amigo que vale mucho, de ahí su me­ta­li­za­ción "dia­mond", que sig­ni­fi­ca dia­man­te.  Ade­más, en­car­na el en­can­to único del dia­man­te; un "dia­mond gee­zer" te da su úl­ti­mo ci­ga­rro o su úl­ti­ma barra de pan aun­que esté ham­brien­to. Al igual que su to­ca­yo, el "dia­mond gee­zer" no se puede com­pa­rar con nin­gu­na otra cosa.

Mu­chos idio­mas eu­ro­peos es­co­gen un metal bo­ni­to y lo ponen me­ta­fó­ri­ca­men­te en sus bocas. El in­glés se re­fie­re a una per­so­na que tiene mucha labia con "sil­ver-ton­gued", el po­la­co dice "złotousty", que es un si­nó­ni­mo del es­pa­ñol "pico de oro". Los seres hu­ma­nos son se­du­ci­dos por la gente con labia al igual que las urra­cas por las cosas bri­llan­tes. Esas me­tá­fo­ras in­di­can la im­por­tan­cia que tiene la es­té­ti­ca en el dis­cur­so se­duc­tor.

La ca­rac­te­rís­ti­ca más po­pu­lar de los me­ta­les y que nor­mal­men­te apli­ca­mos a los hu­ma­nos es ser só­li­do y re­sis­ten­te. En fran­cés y es­pa­ñol la buena salud es des­cri­ta uti­li­zan­do "une santé de fer" y "salud de hie­rro". En fran­cés, po­la­co e in­glés el au­to­con­trol es me­ta­li­za­do como "nerfs d'acier", "mieć sta­lo­we nerwy" y  "ner­ves of steel", res­pec­ti­va­men­te.

Es­ta­mos ce­lo­sos de los me­ta­les en mu­chos as­pec­tos, y todos sa­be­mos que tras los celos vie­nen las imi­ta­cio­nes. Tan solo hay que mirar a aque­llos hu­ma­nos he­ri­dos con pla­cas de metal en sus pier­nas. El mundo de la cien­cia fic­ción está pla­ga­do de hom­bres he­chos de metal como Ter­mi­na­tor, el hom­bre de ho­ja­la­ta, o el hom­bre de acero; con todos esos bra­zos y pier­nas bió­ni­cas y ador­nos bri­llan­tes de metal in­cor­po­ra­dos en el cuer­po, de­cir­le a al­guien que tiene un pico de oro o una mente de acero es una sim­ple de­cla­ra­ción en vez de una me­tá­fo­ra.