La Nochevieja polaca en doce platos

Artículo publicado el 16 de Diciembre de 2008
Artículo publicado el 16 de Diciembre de 2008
El último día del año los polacos no se andan con chiquitas: doce platos distintos, ni más ni menos, para atraer la buena suerte. La carne está prohibida y el pescado gana protagonismo. En lo que respecta a la col, es la reina de la fiesta

Comer dulces de canela alrededor del árbol de Navidad. Antes de reencontrarse con la familia en un ambiente pastoral, hay que hacer un esfuerzo, poner el horno a calentar y ponerse a trabajar intensivamente en la cocina. En Polonia, deben comerse nada menos que doce especialidades para la cena de Nochevieja. Para tener la suerte de su parte el año que entra, hay que comer carpa, bigos, barszcz, kutia, pierogis con col y setas, arenque, setas en gelatina y fideos a la adormidera. Solo platos sin carne, ya que esperamos la llegada del niño Jesús. La mesa describe en sí misma está atmósfera de espera: se pone paja sobre la mesa y bajo el pan ácimo, el símbolo del nacimiento de Cristo en el belén. Desciframos la comida tradicional polaca en Nochevieja.

Platos a base de col

(misiek_beauchamp/flickr)El bigos o los pierogis son imprescindibles en Navidad. El bigos es un plato a base de col marinada, cuya preparación dura varios días. Podemos añadir ciruelas, setas o carne. Tiene una consistencia espesa y un color marrón oscuro que en general no se corresponde con su gusto agridulce, que depende de lo que queramos añadir. Sin col, tampoco podemos preparar los famosos pierogis. Para empezar, hay que preparar la pasta y extenderla hasta lograr una espesura de 4 ó 5 milímetros, antes de cortarla en forma circular (con la ayuda de un vaso por ejemplo), utilizando luego dos cucharas en forma de pinza para darle forma. Para el relleno, necesitamos col marinada cocinadas con setas secas. Trituramos esta preparación y la salpimentamos. Por último, unimos los pierogis, con métodos que varían según la región. Una vez formados, cocemos los pierogis en agua salada hasta que floten en la superficie. Los pierogis están aún mejor si los pasamos por la sartén y pueden ser calentados durante algunos días. 

Los pescados

(kasia/flickr)Como ya dijimos, los platos para Nochevieja no llevan carne pero el pescado, sin embargo, es muy popular. El más típico es la carpa, que es servida en estas fechas por alrededor del 74% de las familias polacas. Según una superstición, si conservamos una escama de la carpa en la cartera, no nos faltará el dinero en el año próximo. Las formas de prepararla son muchas: carpa a la judía, carpa en gelatina, carpa empanada. También podemos encontrar arenque, salmón, lucio, entre otras especies.

Las sopas

Dos de las sopas más conocidas son el barszcz rojo a las 'orejillas' y la sopa de setas. El barszcz se prepara con remolacha previamente rallada, recubierta de un litro de agua fría, y cocida hasta que se funda. Le añadimos a continuación la levadura, la sal, pimienta y jugo de limón. Pero el reto de esta receta es realizar las ‘orejillas’. La pasta es la misma que la que se utiliza para los pierogis. Hay que extenderla, cortarla en trozos cuadramos y rellenar (igual que con los pierogis). Después hay que doblar las esquinas y unir los bordes a fin de formar las famosas ‘orejillas’. Para terminar, basta con cocerla en agua salada hasta que floten en la superficie y servirla con barszcz rojo.

Podríamos hablar de otras muchas delicias de Navidad. La lista es muy larga. Para los verdaderos golosos, también se preparan dulces, sobre todo los makowiecs, hechos con nueves, o la kutia muy dulce, un plato a base de trigo y miel, mezclado con frutos secos y adormidera. ¡Buen provecho!