La píldora del día después en Europa

Artículo publicado el 4 de Marzo de 2009
Artículo publicado el 4 de Marzo de 2009

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

En 2000, este método de contracepción urgente aparece en las farmacias francesas. En el resto de Europa, su implantación varía en función de las demarcaciones geográficas. El proceso de normalización prosigue

Cuando nos vamos de vacaciones, sobre todo por Europa, tenemos tendencia a pensar que lo que podemos obtener sin dificultad en nuestro país de origen, tampoco tendremos problema alguno en conseguirlo en otras partes, especialmente dentro de la Unión Europea y el espacio Schengen. Ahora bien, si la Europa económica se construye mal que bien, la Europa costumbrista no es más que una superposición de Estados: lo que explica las diferencias de legislación, en particular, en materia de contracepción y aborto.

Tomemos como ejemplo la píldora del día después (levonorgestrel) cuya eficacia depende del tiempo pasado entre la relación sexual y la toma de los comprimidos. En Francia, desde 1999, se vende sin receta y cuesta menos de 10 euros. En el resto de Europa está también disponible sin prescripción médica en otros 11 países (Albania, Inglaterra, Bélgica, Dinamarca, Finlandia, Grecia, Países Bajos, Noruega, Portugal, Suecia y Suiza). Pero cuidado, la píldora del día después puede tener un precio desorbitado (22 libras en Inglaterra, 24 euros en Suiza).

Siempre con prescripción

Los otros países europeos exigen una prescripción facultativa y esta necesidad de recurrir a un médico plantea el problema del tiempo de reacción entre la relación sexual y la toma de este contraceptivo urgente. Ahora bien, el fin de semana, la noche y los días de fiesta, resulta a menudo difícil encontrar un médico. Además, las diferencias subsisten entre cada país. Si en Alemania o Austria, la receta es una simple formalidad, no es este el caso en otras partes, en particular, en los países muy católicos, como el Vaticano, que considera la píldora del día después como un aborto químico.

En Italia el médico puede negarse a prescribir la pastilla del día después por objeción moral

En Italia, el médico puede negarse a prescribiros la pillola del giorno dopo si alega la objeción de conciencia moral. Así pues, en ciudades muy cristianas de la Península Itálica, encontrar un médico que os haga una receta puede resultar toda una hazaña. La situación es menos delicada en España pero, allí tampoco se da en todas partes. En cuanto a Irlanda, país donde el aborto está prohibido, la píldora del día después se da únicamente bajo prescripción de un facultativo, pero tomarla os costará el precio equivalente a una noche de hotel (gastos del médico y píldora). Entonces un pequeño consejo para evitar los chascos, incluid siempre en vuestra bolsa de viaje esta famosa píldora del día después en caso de que tuvierais un problema con un preservativo.

Pequeño glosario práctico: la píldora del día después se dice: the morning after pill o E.H.C. para Emergency Hormonal Contraception en inglés; "la píldora del día después" en español; die Pille danach en alemán; de morning-afterpil en neerlandés; la pillola dell' indomani o la pillola del giorno dopo en italiano.