La prensa europea, un homenaje a la Generación Bataclan

Artículo publicado el 17 de Noviembre de 2015
Artículo publicado el 17 de Noviembre de 2015

Tras los ataques terroristas perpetrados en París, hacemos un repaso de los titulares de algunos de los periódicos europeos en busca de respuestas y nos preguntamos hacia quién iban dirigidos principalmente esos actos criminales. Cinco redactores de cafébabel nos dan su punto de vista.

Generación Bataclán

“Vi la portada ayer mismo, sobre la medianoche y en ese momento, y casi sin saber por qué, me sentí directamente golpeado, quizás porque Libération es un periódico de sobra conocido por sus titulares, porque la portada que publicaron el lunes 12 de enero de 2015, tras los atentados al Charlie Hebdo me hizo reaccionar casi inmediatamente, o quizás porque se trata de la publicación más afín a mi forma de ser. El caso es que nada más ver la portada, pinché en “compartir”. Al día siguiente, me puse a pensar en aquel titular antes de bajar a la librería a comprar el periódico. Es mi propia generación la que aparece reflejada en esa foto, con todo lo que tiene de bueno: se divierte, es cosmopolita y libre. La “generación Bataclán” es, además de todo eso, la que me resulta todavía más familiar: La que escucha rock, la que trabaja con la música, la que trasnocha... Olvidando un poco todo lo demás, sentía que la portada de Libération se dirigía directamente a mí. Después, y viendo las fotos de la veintena de personas inmortalizada por Frédéric Stucin el domingo por la noche en la Place de la Répúblique, comprobé que efectivamente se dirigía a todos nosotros”. 

- Matthieu

¿Qué es eso de la "guerra"?

“La portada de este diario me lleva a reflexionar. ¿Por qué? Pues porque allí aparece una chica que perfectamente podría haber estado sentada tomándose una copa, un viernes por la noche, en una terraza de alguna ciudad europea. Sin embargo, la vemos allí, llorando, llevando flores y sobre todo, agarrada a su smartphone, que se ha convertido ya en un instrumento de nuestra generación, del que nadie puede ya prescindir y que ha sido utilizado masivamente, durante estos días, para informarse sobre lo que estaba pasando, intercambiar mensajes, buscar apoyo e incluso refugio (#porteouverte). Ayer escuché el testimonio en la tele de alguien que estaba en el Bataclán y que recordaba la escena del horror, los cuerpos ensangrentados que yacían sin vida en el suelo del local y el silencio sepulcral roto únicamente por el sonido de los móviles que sonaban en los bolsillos de las víctimas. La portada de Taz le lanza una pregunta a una generación precisamente marcada por el hecho de haber crecido en paz: “¿Qué es eso de la guerra?”, en clara referencia a las declaraciones políticas, en su mayoría francesas, pero también internacionales, como consecuencia de los ataques perpetrados el pasado viernes en París, pero también refiriéndose a nuestra incapacidad, como joven generación europea que somos, para responder a aquella pregunta. ¿Qué es eso de la guerra? No lo sabemos, ni conocemos la guerra, ni queremos conocerla”.

- Katha

Un acto de guerra.

“No estoy a favor de la publicación de fotos de personas que lloran después de haber vivido actos como los atentados de París, ya que, por lo general, lo encuentro insensible y sensacionalista. En este caso, me siento profundamente conmocionada al ver esa portada, porque creo que refleja perfectamente los sentimientos que pude ver en los rostros de la gente tras los ataques. No es que las calles estén llenas de gente llorando por todas partes, pero sí que es cierto que esos atentados nos han golpeado a todos, sin distinción de edad, raza o condición social, y sobretodo, y tal y como vemos en las fotos, más especialmente a los jóvenes. Los ataques iban dirigidos a nosotros y a nuestro modo de vida, y por eso lloramos”.

- Naiara

Cruelmente asesinados en nombre del terrorismo.

“Estoy harto de ver las imágenes de muerte y destrucción en las portadas de los periódicos del Reino Unido. Con demasiada frecuencia, su cobertura se centra en las personas que llevaron a cabo los ataques, y hay una tendencia preocupante hacia el sensacionalismo y la islamofobia, que no hace más que avivar aún más el odio. Mientras gran parte de la prensa británica se centra en la autoría de los atentados, The Guardian prefiere dedicar su portada a las víctimas y a los rostros de quienes han sido asesinados: Jóvenes de distintas nacionalidades que sonríen al lector desde la primera página de ese diario y que sirven para recordar la verdadera dimensión de la tragedia de París de una forma mucho más efectiva de lo que una foto de un policía armado podría hacerlo”.

- Joseph

La masacre de la mejor juventud.

"Todos los periódicos italianos dedican hoy una gran cobertura al fallecimiento de Valeria Solesin. El viernes, esa chica estaba en el concierto del Bataclán y tras el atentado, se perdió su pista. Un frágil hilo de esperanza que al poco se desvaneció y acabó confirmando los peores presagios. Algunos amigos o compañeros redactores conocían a Valeria o a otras víctimas de los ataques, directa o indirectamente. L’Unità es uno de los pocos diarios que decidieron poner el acento en “la mejor juventud” como objetivo claro de los atentados o, dicho de otra forma más directa, los terroristas eligieron un punto de encuentro y reunión de la juventud un viernes por la noche. Al lado de las 129 personas fallecidas, encontramos a sus padres, parientes, amigos: Toda una población que ha sido tocada y herida para siempre”.

- Lorenzo