La reacción: La muerte de Lech Kaczynski, ‘la segunda tragedia de Katyn’

Artículo publicado el 10 de Abril de 2010
Artículo publicado el 10 de Abril de 2010
Un nuevo líder polaco ha muerto en el mismo lugar donde la élite del país fue ejecutada hace 70 años. La población está conmocionada. Los jóvenes polacos en toda Europa ayudan a entender la tragedia

El 10 de abril de 2010 en Smolensk, el jet privado del gobierno polaco se estrelló mientras llegaba al aeropuerto. El presidente Lech Kaczynski, su esposa María y otros altos funcionarios se encontraban entre las 96 víctimas. No hubo supervivientes. La élite nacional polaca estaba a bordo, incluido el respetado ministro de Exteriores y el director del banco nacional, así como otros políticos polacos, historiadores y miembros del ejército. Iban hacia Katyn para conmemorar el 70 aniversario de la masacre, en la que se estima que 22.000 prisioneros de guerra polacos, sobre todo oficiales militares e intelectuales, fueron ejecutados por NKVD, la policía política de la Unión Soviética.

Lágrimas en Polonia

Nadie se avergüenza de sus lágrimas en este día y un clima de silencio y desconcierto prevalece. Joanna Leitgeber, de 22 años, dice que la tragedia le parece “un poco surrealista. Es algo terriblemente triste y a pesar del que no me gusta especialmente el presidente, me siento muy apenada. Es horrible que tanta gente muriera”.

Ve más imágenes de  Varsovial, capital de luto

Todo el mundo en Polonia está frente al televisor a la espera de las últimas noticias y si viven en Varsovia, encendiendo velas enfrente del palacio presidencial. La plaza donde se encuentra el palacio está cubierta con un mar de flores y velas miles de personas están concentradas en silencio en el lugar. El periodista Filip Jurzyk, de 21 años, participó en la jornada de luto del fin de semana. “Entre todas nuestras características nacionales, una es única y siempre se puede notar: al enfrentar las tragedias, podemos unirnos en el dolor y apoyarnos unos a otros. Es lo que ocurrió en el Levantamiento de Varsovia, cuando murió Juan Pablo II, cuando el líder del ejército murió en el accidente de CASA y lo que estamos haciendo ahora”. Wanda Troszczyñska-van Genderen, en París: “Mi familia y yo y todo el mundo que conozco está en estado de shock. Está en todas las portadas”.

Elecciones, teorías y controversias

En la película infantil polaca 'Los dos que robaron la luna' (1962)Es difícil imaginar que Polonia celebrará elecciones presidenciales en tan solo 74 días. El candidato del SLD, Jerzy Szmajdziñski, también murió en el accidente. Nadie sabe realmente si en la actual situación el hermano gemelo del presidente y anterior primer ministro, Jaroslaw, participará en las elecciones. Joanna prevé un cambió de estilo en la campaña de 2010: “No puedo imaginar que sea tan agresiva como las anteriores”.

Las causas del accidente aún no están claras. Mucha gente especula que la antigüedad del avión y la niebla fueron los detonantes. “Creo que el aeropuerto ruso tenía unas condiciones bastante precarias y el piloto quería aterrizar después de tres intentos fallidos”, dice Tomasz Zajczkowski, de 26 años. “He escuchado que el nuevo avión hubiera podido aguantar la maniobra. Pero como sabemos, el jet presidencial era un viejo aparato, de más de 20 años. Llevan varios años hablando de comprar uno nuevo”.

Ciudadanos polacos en Varsovia el 10 de abril

Stan Doroshenko, de 25 años, tiene origen ruso. Confirma que Lech Kaczynski no era muy popular en Rusia. “La élite política rusa tenía unas relaciones difíciles con el presidente porque apoyó a Estados Unidos y su iniciativa de colocar una base de misiles de defensa en Polonia hace unos años, entre otras cosas”. Añade que los medios de comunicación rusos y las autoridades de este país preferían trabajar con el primer ministro, Donald Tusk. “Era el quien se suponía que asistiría a la conmemoración. Kaczynski no fue invitado en un primer momento”. El hecho de que el presidente no fuese del agrado de Rusia ha levantado rumores infundados. A Tomasz, que vive en Estados Unidos, le preguntaban sus amigos si el accidente no parecía sospechoso y si algún grupo terrorista ruso no tendría algo que ver. “Es interesante como estas preguntas sobre complots llegan desde Estados Unidos y no desde Polonia. Y se dice que los polacos tienen fobias contra los rusos”.

Unidos en el dolor

Polacos y rusos están consternados y en shock ante la tragedia. “Pienses lo que pienses sobre el presidente polaco y aunque no te gustaran sus políticas, esta es una gran tragedia y causa un gran dolor”, repite Evgenia Plotnikova, una joven rusa de 22 años que vive en París. “He leído en los medios rusos que muchos moscovitas están dejando flores en la embajada polaca”.

En internet, se han creado dos grupos en Facebook, uno para conmemorar a Lech Kaczynski y otro que sirve como foro para dejar los mensajes de condolencia. Gente de todas las nacionalidades están mostrando su solidaridad con la nación polaca. Los usuarios de Facebook polacos dejan sus mensajes en el muro del grupo, mientras que foros similares hacen lo mismo en las páginas web de los periódicos nacionales. “Todo el mundo siente la necesidad de hablarlo con otras personas”, dice Joanna. 

Fotos: vídeo de Wikimedia; luto en Varsovia de ©Filip Jurzyk