La recesión no pilla por sorpresa a Dublín

Artículo publicado el 7 de Octubre de 2008
Artículo publicado el 7 de Octubre de 2008
El 25 de septiembre, la economía irlandesa vio un crecimiento negativo por segundo trimestre consecutivo. Es el primero de entre los 15 miembros de la eurozona en entrar de forma oficial en recesión tras un decenio de bonanza económica

Supermercados Spar, promociones para la crisis | (Kwin y Lo/flickr)Los supermercados y los centros comerciales de Dublín siguen tan llenos como siempre. Sin embargo, son los negocios de precios más accesibles los que reflejan mayor afluencia. La confianza del consumidor está en la cuerda floja, tanto para gastar como para invertir. Algunas tiendas han colocado un anzuelo en forma de promociones especiales. Una serie de anuncios de radio fue lanzada por la cadena holandesa de supermercados Spar, protagonizada por un imitador del antiguo presidente irlandés Taoiseach Bertie Ahern anunciando su campaña 'todo a un euro'. En tiempos de recesión puedes encontrar un bocadillo bastante aceptable por un euro. “La iniciativa está teniendo muy buena acogida entre el público en algunas partes de la ciudad", según el blog de Martin Ryan, un estudiante de Economía de la Universidad de Dublín.

100.000 euros por cabeza

( identity chris is/flickr)Con un presupuesto deficitario de 9,4 billones de euros en lo que llevamos de año, el mercado inmobiliario está luchando para hacer frente a la falta de fondos bancarios. Las ventas de casas bajaron el año pasado un 60% en el área de Dublín. El desempleo ha llegado al 6,8%, el más alto en 10 años. (La cifra más alta en Europa junto con España en un 11,3% y Eslovaquia en un 9,9% el pasado agosto)

El uno de octubre, el gobierno anunció enormes planes de garantías bancarias para inyectar confianza. Con una población de cuatro millones, deben ser devueltos 400 billones de euros en intereses, alrededor 100.000 euros por contribuyente. El día más negro en toda esta historia fue el 29 de septiembre, cuando la bolsa irlandesa perdió un 12,7% de su valor en reacción a la crisis financiera mundial. Mientras los ahorradores de bancos británicos solo tienen garantizados hasta 44.660 euros (35.000 libras), los que tienen su dinero en bancos irlandeses se sienten seguros, sabiendo que tienen al Estado irlandés como aval. Esto ha sido un verdadero quebradero de cabeza para los bancos extranjeros con sucursales en Irlanda. Las noticias describen la preocupación de los ahorradores británicos y de los negocios, los cuales están transfiriendo su dinero a bancos irlandeses del Reino Unido. Mientras que las autoridades europeas y los bancos británicos se cuestionan la legalidad de la jugada irlandesa, algunos se preguntan la necesidad de tal medida. Entre tanto, el 3 de octubre, Grecia se convirtió en el segundo país miembro en seguir el ejemplo de Irlanda: garantías para todos los bancos de depósito de forma unilateral.

¿Han cambiado las cosas?

(Tawel/flickr)Muchos se muestran optimistas. James, un comentarista del efinancialcareers.ie escribe que el ‘Tigre Celta’ acaba de esconder las zarpas y prevé unos seis meses más hasta que empiece a dar guerra de nuevo. Irlanda continúa siendo atractiva para las empresas internacionales que deseen basar sus operaciones en estas tierras célticas.

El dos de octubre, uno de los gigantes de los medios de comunicación en Internet, Facebook, anunció que instalaría su base en Dublín. “Dublín rebosa talento de calidad mundial”, dijo su jefa de operaciones, Sheryl Sandberg. Facebook se erige ya como uno de los grandes de la tecnología de Internet. Otros son más cautelosos. Pierre Paillot es el director general del restaurante Mint, en pleno corazón de Dublín, que recibió una estrella Michelin en enero. Aquí, un menú degustación cuesta entre 125 y 185 euros, vino incluido, pero Paillot dice haber sentido un cambio en los hábitos de su clientela desde que se empezó a hablar de recesión, “especialmente en los extras. En entrantes o vino, ahora se gasta muy poco”. Algunos clientes habituales han dejado de venir. “Pensamos que estaban de vacaciones en julio y agosto, pero tampoco volvieron en septiembre. Durante los próximos dos años no habrá mucha gente los fines de semana gastando mucho dinero como solíamos ver”.

Miedo irlandés

(Imagen: street~dreams/ Flickr)Dearbhail McDonald, corresponsal del periódico Irish Independent, el diario más antiguo de Irlanda, dice que lo que realmente preocupa a Irlanda es que se repita la recesión de los años ochenta. “Hay un gran miedo ante la perspectiva de una emigración masiva”, refiriéndose a una feria de empleo que animaba a los licenciados irlandeses a buscar suerte en Australia. El ‘Down Under Expo’, nombre de dicho evento, ha puesto en contacto a buscadores de empleo dublineses con empleadores en Australia y Nueva Zelanda desde 2005, pero el riesgo ahora está en que puede que esos trabajadores comiencen a dejar Irlanda por necesidades económicas.

McDonald dice que las nuevas generaciones solo han conocido épocas de pleno crecimiento económico, aunque muchos son conscientes de las dificultades económicas de la recesión. “Tengo amigos que recuerdan permanecer en interminables colas con sus padres en busca de empleo y la humillación que esto suponía. El miedo endémico en Irlanda a la palabra recesión retumba en la psique irlandesa al mismo nivel que la hambruna”, continúa. Las noticias de la televisión, así como los titulares de periódicos, no se cortan al utilizar la palabra recesión. Presentadores y comentaristas no están a menudo deacuerdo en los debates públicos acerca del camino a seguir en Irlanda, pero la mayoría coinciden con la opinión del delegado del parlamento Richard Burton. Durante el telediario nocturno de la RTE 1 (televisión irlandesa) del 25 de septiembre, dijo que la economía irlandesa había chocando “contra un muro de ladrillo”. ¿Podrá derribarlo la Isla Esmeralda?