La revolución tunecina y su (escaso) efecto sobre dictaduras vecinas

Artículo publicado el 17 de Enero de 2011
Artículo publicado el 17 de Enero de 2011
No todos los días se cae una dictadura en el Magreb. Más bien nunca. La huída del tirano Ben Ali está considerada por muchos como el acontecimiento político más importante de la región desde los procesos de independiencia, pero su fuerza no parece rebasar fronteras. Europa guarda silencio, y el resto de dictaduras árabes (Gadafi en Libia, Mubarak en Egipto, las petromonarquías...
) no parecen moverse un pelo. ¿Por qué? Los medios europeos aportan sus razones.

Der Standard, Austria - Una dictadura sin ideología: mandar por mandar (y enriquecerse)

El régimen dictatorial del huido presidente tunecino Zine el Abidín Ben Ali fue fácil de derrocar en comparación con Irán o Egipto; opinión del periódico liberal de izquierda Der Standard: "El tunecino era un ejemplo de régimen no ideologizado y que se representaba únicamente a sí mismo. Prácticamente una mafia con un país que manejaba como una empresa. (…) Sólo hay que pensar en Irán. Allí incluso el doble de manifestantes en las calles no podrían haber volteado al régimen islamista. Tiene un poder de conservación totalmente diferente al de Ben Ali. Y Egipto, donde ahora se caldean las emociones, también es algo completamente diferente. Su régimen no es ideológico, pero allí no se trata, como en Túnez, sólo de dinero y de poder interno, sino realmente de política, del lugar político de Egipto en la región y en el mundo. Justamente por ello sería muy importante que la transición de la época post-Mubarak se planee de manera lúcida." Artículo del 17/01/2011.

Lidové noviny, República Checa - Faltaba petróleo para calmar a las masas

Según el diario conservador Lidové noviny, la caída del dirigente tunecino Ben Ali habría provocado un efecto dominó en el mundo árabe de no ser por los petrodólares: "Los próximos candidatos serían el autócrata egipcio de larga data, Mubarak, el 'perro que ladra y no muerde' libio, Gadafi, o, al final, incluso los gobernantes de las monarquías petroleras del Golfo Pérsico. En estos países la población también está descontenta, hay un sinnúmero de jóvenes parados, por no hablar de la represión. Pero las cosas no se dan tan fácilmente; tampoco en el mundo árabe. Los dramáticos acontecimientos en Túnez fueron muy específicos. El líder tunecino no podía apaciguar el descontento con dinero del petróleo o del gas, como lo pueden hacer los regímenes de Libia, Argelia o del Golfo." Artículo del 17/01/2011

La policía defiende los restos de la dictadura; el Ejército, contrariamente al esquema habitual, está abierto a los cambios políticos

Público, Portugal - El resto de dictaduras árabes están en guardia

Túnez, y también el resto del mundo árabe, se encuentra en una encrucijada, lo que según el periódico Público puede entrañar riesgos: "De los pasos que se den ahora dependerán muchas cosas, no sólo el futuro de Túnez (las elecciones legislativas tendrán que convocarse en un plazo de 60 días) (...) . La caída de un régimen dictatorial de 23 años bajo la presión popular ha mostrado a todos los árabes descontentos con sus regímenes que es posible derribarlos. (…) Pero si en Túnez la caída de Ben Ali resultó fácil, debido a la falta de preparación del propio régimen para lidiar con la revuelta popular, un eventual 'efecto dominó' no tomaría a nadie por sorpresa. Además de que (...) otros dictadores ya estarán al acecho y esta vez podrían ser forjados en la escuela del radicalismo islámico." Artículo de 16/01/2011

El País, España - Y Europa, calladita

El periódico liberal de izquierdas El País señala que el derrocamiento del presidente tunecino Zine el Abidín Ben Ali posee un gran significado político, pero Europa continúa callando: "Silencio es todo lo que ha cosechado desde Europa uno de los acontecimientos más importantes que han tenido lugar en el Magreb desde las independencias, como ha sido el derrocamiento del presidente tunecino Ben Ali. Una revuelta popular que pone fin a una larga dictadura no es un asunto menor en ninguna latitud; en el Magreb, por su parte, adquiere una formidable dimensión porque los principales países de la región comparten una situación económica similar y padecen unos regímenes que, pese a sus diferencias formales y de grado, tienen en común su naturaleza dictatorial. También los aproxima la condescendiente actitud de la Unión Europea, que ha buscado la colaboración de los Gobiernos magrebíes en materia de terrorismo e inmigración a costa de cerrar los ojos ante las violaciones de derechos humanos, los escándalos de corrupción y la sistemática manipulación de los procesos electorales." Artículo del 17/01/2011.

28 países, 300 medios, 1 revista de prensa. La revista de prensa euro|topics muestra qué temas mueven a Europa reflejando la variedad de opiniones, ideas y tesituras.

Fotos: Ben Ali (cc)Nealy J/flickr; Protest (cc)gwenflickr/flickr