La senadora Temmerman y la crisis belga: "¡A la gente le preocupa más quedarse sin sexo!"

Artículo publicado el 9 de Febrero de 2011
Artículo publicado el 9 de Febrero de 2011
La tranquila y norteña Bélgica, con su cerveza perfecta, sus chocolaterías de lujo y sus edificios institucionales, está a punto de superar a Iraq como país con el vacío de poder más largo de la historia reciente. Tras ocho meses de ansiedad y negociaciones interminables, una senadora socialista flamenca apela a los instintos: ¡Sin sexo hasta que los políticos lleguen a un acuerdo!
Entrevista en exclusiva con Marleen Temmerman.

Bélgica tiene la piel muy tirante: la falta de Gobierno y el peligro de secesión son las principales claves de un drama político que puede quedar para la Historia. Pese a la magnitud del problema, queda hueco para un poco de relax: al otro lado del teléfono se percibe un sentido del humor abierto y oxigenado, en plena forma. Ya en la primera respuesta, la renombrada ginecóloga y actual senadora socialista flamenca Marleen Temmerman borra de golpe cualquier rastro de oficialidad. Conocemos el porqué y el cómo de su pintoresca propuesta en tres preguntas.

Cafebabel.com: ¿Cree que las mujeres belgas respetarán la huelga convocada?

Marleen Temmerman: “¡Espero que no! Es sólo una broma destinada a los medios de comunicación. Bélgica lleva ocho meses sin Gobierno y se ha intentado de todo: diversos mediadores, varias estrategias, manifestaciones… ¿Qué podemos añadir? De vez en cuando hace falta un poco de humor, dejar de lado el cinismo; así que le hablé de la idea a mis compañeros hace unas cuatro semanas, y nos reímos tanto que muchos propusieron hacerlo público. Entonces escribí una columna en un periódico, ¡y de ahí pasó a los medios de comunicación internacionales! Jamás nos imaginamos que tendría tanto alcance.

Cafebabel.com: ¿Y de dónde sacó la inspiración?

Marleen Temmerman: Tuve la idea porque estuve muchos años trabajando en Kenia, y allí hubo una parálisis política tremenda entre 2008 y 2009. Entonces a alguien se le ocurrió proponer por radio y televisión una huelga de sexo para obligar a los políticos a llegar a un acuerdo. Y lo que en principio era una simple broma terminó extendiéndose por todo el país: muchas mujeres, fuesen novias, esposas o incluso prostitutas, se enfadaron, se cansaron de la situación y condenaron a los hombres a no tener sexo durante una semana como método de presión. Y dado que en Bélgica se vive una situación parecida…

Cafebabel.com: ¿Cree que las pulsiones sexuales tienen algo que ver con la pasión política?

Marleen Temmerman: No lo creo, al menos no en nuestros países. Puede que sí en otros. Si te interesa investigar sobre ello, ha salido en facebook una campaña para comprobar si la actividad sexual relaja a los políticos. ¡Lo de la huelga sexual no es más que una buena broma, una broma terapéutica! Así la gente habla de lo que ocurre en Bélgica; y de hecho ha dado lugar a que muchos curiosos bromeen en internet. El mes pasado el actor Benoit Poelvoorde propuso a los belgas dejarse crecer la barba hasta que las fuerzas políticas formasen Gobierno. Su idea tuvo bastante repercusión a nivel nacional, y alguna internacional, pero nada comparado con la huelga de sexo. Esto demuestra que a la gente le preocupa más quedarse sin sexo que dejarse crecer la barba…

Así que sólo eso: una ocurrencia, una broma entre compañeros... Pero basta mencionar la palabra 'sexo' para dar el salto a los medios de comunicación de todo el mundo. Cambiando de registro, ¿tiene la senadora algún consejo más "ortodoxo" para la clase política belga? Aquí Marleen Temmerman entra por completo en el campo de la seriedad: "Los mediadores nombrados por el rey deben de luchar para conseguir sentar a las partes implicadas alrededor de la mesa de negociaciones. Es urgente. Esta situación está haciendo mucho daño al país".

Foto: Portada: (cc) MHorama/Flickr - (c) © Nikolas Konstantin; © Guy Goossens/cortesía de Marleen Temmerman