La trágica ejecución de un simpatizante del OMPI en Irán

Artículo publicado el 5 de Octubre de 2014
Artículo publicado el 5 de Octubre de 2014

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Les invito a leer el comu­ni­cado del CFID firmado por el ma­gis­trado Fran­çois Col­com­bet, cofun­da­dor del sin­di­cato de la ma­gis­tra­tura, sobre la eje­cu­ción de un di­si­dente po­lítico declarado culpable de "estar en guerra con Dios" tras un juicio ca­li­ficado de injusto por Am­nistía In­ter­na­cio­nal en una Ac­ción Ur­gente:

El Co­mité Fran­cés para un Irán Demo­crático (CFID) condena con términos durísimos el ahorcamiento en Irán del valiente pri­sion­ero po­lí­tico Gho­lam-Reza Khos­ravi, llevado a cabo en la madrugada del 1 de junio, por su apoyo al mo­vi­miento opositor ira­ní déemo­crático y or­ga­nizado, el OMPI.

Este padre de familia de 49 años estaba ac­usado de moharebeh ('guerra contra Dios', delito según la saría o ley islámica) por haber "co­la­borado con los medios de comunicación af­i­nes a la Or­ga­ni­za­ción de Muya­hi­dines del Pueblo Iraní" y "proporcionado ayuda fi­nan­ciera" a la or­ga­ni­za­ción. Este obrero, mi­li­tante de la causa de­mo­crá­tica en Irán, sufrió doce años de tor­turas y encierros en di­versas cárceles. 

Su eje­cu­ción se considera una ven­ganza relacionada con los dete­nidos po­lí­ticos recluidos en la prisión de Evin que a mediados de abril habían resistido contra las me­didas re­presivas en las cárceles ira­níes, pro­vo­cando un amplio mo­vi­miento de sim­pa­tizantes en Irán y en el mundo. G. Khos­ravi y los demás sim­pa­ti­zantes del OMPI habían jugado un papel clave en el mo­vi­miento de pro­tes­ta de los dete­nidos po­lí­ticos.  

La eje­cu­ción de Gholam-Reza pone de manifiesto la to­tal ausencia de to­le­rancia por parte del ré­gimen ira­ní hacia los sim­pa­ti­zantes de la opo­si­ción or­ga­ni­zada y todo el alcance de su men­saje de cambio  dentro de la so­ciedad ira­ní. Khos­ravi fue también elegido por su valentía para defender pú­bli­camente las po­si­ciones de la Re­sis­tencia ira­ní. Ha pagado el precio de su adhesión a los prin­cipios de li­bertad y de jus­ticia en Irán. No temía las durísimas tor­turas y vio­lencias que los verdugos ejercerían contra él y su fa­milia.

En sep­tiembre de 2013, durante una entrevista escrita sacada clan­des­ti­na­mente de la cárcel, había de­clarado: "He sido condenado a muerte por haber denunciado las salvajadas del Vevak (Ministerio de Inteligencia y Seguridad Nacional) ­y por haberme negado a co­la­bo­rar y a hacer una declaración televisada contra el OMPI. No tengo temor alguno a de­cla­rar que soy sim­pa­ti­zante del OMPI. Que me ahorquen por este apoyo y por el rencor del ré­gimen hacia esta or­ga­ni­za­ción. Hago una llamada a mis in­ter­lo­cu­tores para que se prepa­ren para derrocar este ré­gimen cri­mi­nal e in­hu­mano y para que no ahorren ningún esfuerzo en acabar con él con todas sus fac­ciones e ins­tau­rar a continuación la sobe­ranía po­pu­lar, la li­bertad, la de­mo­cra­cia, la igualdad y la jus­ticia para todos en nuestro país".

El CFID envía sus condo­lencias a la fa­milia Khos­ravi y pide al gobierno fran­cés y a las ONG que reaccionen con fuerza para condenar este acto cri­mi­nal cometido al amparo del gobierno de Hasán Ru­haní.

París, a 1 de junio de 2014

Pour le CFID

Fran­çois Col­com­bet