“La tribu de las hormigas” o los jóvenes indignados de China

Artículo publicado el 27 de Enero de 2012
Artículo publicado el 27 de Enero de 2012
De la protesta de los pescadores que tuvo lugar en una provincia del sur pasamos al nacimiento de una revolución en las redes sociales. Los jóvenes  “Indignados” chinos, intrigados por las tapaderas de los medios, parecen perfilar lo que probablemente podría llegar a ser la primavera china.

Las revoluciones 2.0 amedrentan al gobierno chino… Hace un año, mientras en Oriente Medio se abría paso la Primavera Árabe, en la Web de China se desterraba la palabra “jazmín” de blogs, redes sociales y foros. Más recientemente, cuando el movimiento Occupy Wall Street tomó alcance mundial, en la página web Sina Weibo, la plataforma más importante del microblogging chino, se bloquearon y censuraron todas las entradas “Occupy” relacionadas con “Shanghái”, “Pekín” o “Cantón”. Igual que ocurrió en la primavera árabe en 2010, la juventud de China se organizaba a través de las redes sociales haciendo un llamamiento a manifestarse en las principales ciudades del país: Pekín, Shanghái y Cantón; pero cuando el movimiento apenas comenzaba, las autoridades de Pekín anunciaron a finales de 2011 nuevas normativas que, a partir de entonces, obligan a los usuarios de microblogs a utilizar sus verdaderos nombres, según detalla China Digital Times.

Una juventud abocada al desempleo

“El potencial de la revuelta está muy presente, (pero) todavía no se ha traducido en una realidad, solo de forma esporádica y dispersa”

A pesar de ser uno de los principales actores de la política internacional en lo que respecta a los entresijos políticos, económicos y sociales que suscita, China se encuentra frente a una juventud, en su mayor parte, abocada al desempleo. Barry Eichengreen, economista y profesor en Berkeley, explica en una opinión publicada por Project Syndicate que “desde 1999, época en la que el gobierno chino empezó a tomar medidas para mejorar la formación universitaria, el número de diplomados se multiplicó por siete, pero la cantidad de empleos altamente cualificados y bien remunerados no siguió el mismo ritmo”. Esta juventud diplomada que vive en las grandes ciudades y muy a menudo en viviendas de tamaño reducido se conoce en los medios de comunicación y en los blogs como “la tribu de las hormigas”. Son jóvenes y están cualificados, viven de pequeños trabajillos, en una situación precaria, a la espera de conseguir un puesto de verdad. “El potencial de la revuelta está muy presente, (pero) todavía no se ha traducido en una realidad, solo de forma esporádica y dispersa”, añade Barry Eichengreen.

La protesta se organizó durante la reciente revuelta de los campesinos de Wukan (región de Guangdong), que denunciaron la apropiación ilegal de sus tierras por parte de las autoridades del Partido. Este pueblo de 13.000 habitantes se ha convertido, principalmente, en el símbolo de una protesta social que recorre todo el país e inquieta al Partido. En Wukan, por ejemplo, las tierras de los pequeños explotadores y pescadores se venden a precios miserables a promotores inmobiliarios que, poco a poco, roban los bienes a sus propietarios; pero en el resto de China lo que empuja a los ciudadanos a unirse en la lucha son los funcionarios corruptos, los precios que se disparan o la represión policial. En la región de Guangdong, a finales de 2011, los jóvenes de Haimen (provincia de Jiangsu) se reunieron para protestar contra la construcción de una central de carbón, peligrosa para el medio ambiente y la salud de los vecinos. Entre los más de 10.000 habitantes que participaron en las manifestaciones había muchos jóvenes de entre 20 y 30 años; además, los dos líderes del movimiento, Fang y Lin, apenas sobrepasan la veintena, según informa The Epoch Times.

Mientras los medios de comunicación se preguntan sobre estos nuevos movimientos, el gobierno responde con una escalada policial. Tal y como precisa un comunicado de la agencia AFP, el antiguo ministro de seguridad pública y ahora miembro del Comité Central, Zhou Yongkang, instó a las autoridades a resolver los conflictos de manera rápida, definiendo 2012 como un año de “especial relevancia” para el desarrollo del país. De hecho, Yongkang y todos los miembros del Politburó saben que la evolución de la protesta en la juventud podría llegar a ser un problema político importante puesto que el presidente Hu Jintao prepara su salida para el próximo mes de octubre, durante el XVIII congreso del Partido Comunista.

Fotos: portada (cc) philippeleroyer/flickr; vídeo : Sina Weibo : (cc) NTD/youtube, manifestatción en Wukan, (cc) TomLasseter/youtube