¿La verdad? Nadie va a votar en las elecciones británicas

Artículo publicado el 16 de Abril de 2010
Artículo publicado el 16 de Abril de 2010
Por primera vez desde hace décadas, la posibilidad de un parlamento sin mayoría hace temblar el panorama político del Reino Unido, que elegirá a su nuevo primer ministro el 6 de mayo. ¿Qué hacen los candidatos?
El líder de la oposición, David Cameron, prefiere ofrecer su mejor perfil delante de las cámaras; el actual primer ministro, Gordon Brown, se muestra autoritario y Nick Clegg… bueno, él se contenta con ser al menos reconocido

ve más en©mydavidcameron.com/Hubo un momento, en mitad de una improvisada tribuna desde la que el líder de centro derecha David Cameron derrochaba labia y comentaba sus propuestas a los periodistas y un grupo de seguidores bien seleccionados, en el que pensé: “Dios mío, por favor, no lo dejes ganar el 6 de mayo". Con Obama, McCain, Palin o Berlusconi, Sarkozy y Merkel, los conocíamos a ellos y sus ideas. Pero Cameron parece no pensar lo que dice, ya sea sobre economía (recorte del gasto público de seis billones de libras para reducir el déficit publicitario), inmigración (un límite anual para los inmigrantes legales extracomunitarios), impuestos (¿subida?) u homosexuales (dice igualdad, pero los eurodiputados conservadores se han abstenido en la votación de una resolución sobre una ley homófoba en Lituania y los ataques contra los homosexuales en Croacia). Parece que repite lo que alguien le sopla que debe decir, cosas que no hay forma de que alguien se crea.

Del otro lado del Atlántico, el ex presidente de Estados Unidos George W. Bush ha sido atacado muchas veces por su ineficiencia en ciertos temas, pero al menos tenía la inteligencia de rodearse de buenos colaboradores que sabían hacer su trabajo. Sin embargo, el actual primer ministro, Gordon Brown, tiene junto a él a una panda de buenos para nada que nadie conoce, al menos no a más de tres. En un reciente encuentro con fotógrafos de prensa, se comportaba como un macho dominante inspeccionando sus dominios desde Downing Street. El ministro de Hacienda, Alistair Darlin, y el secretario de Estado para los Negocios, Empresas y Reformas, Peter Mandelson, detrás de él, le miraban más como padres orgullosos o como si estuvieran posando para la foto de la escuela, pero nadie sabe muy bien por qué.

Si hablamos sobre Europa, Cameron ha echdo a europarlamentarios conservadores del PPE (el partido de centro-derecha en el Parlamento Europeo) y su secretario de Asuntos Exteriores en su gabinete fantasma, William Hague, realiza en su lugar los viajes al extranjero. En la última cumbre europea, celebrada en marzo, lo único que salió de los labios de Brown sobre algo sobre un futuro "cuerpo de paz". Pese a sus esfuerzos en Bruselas, el político es un líder totalitario que cree que puede llevar todos los asuntos del estado, arreglar la economía y llegar a casa para el té de las 11. Los problemas en los sectores de educación y salud son graves. Por ejemplo, un informe reciente sobre el diagnóstico de cáncer reveló que los británicos están al mismo nivel que Polonia en cuanto a índice de supervivencia a la enfermedad. Los ciudadanos de las islas simplemente se van a otro país europeo para buscar tratamiento. Las universidades, por otra parte, cierran departamentos, ya que sus licenciados no le encuentran ninguna utilidad a sus carreras y el desánimo crece en los estudios medios y superiores. Gran Bretaña tiene la tasa más elevada de embarazos adolescentes y de obesidad en toda Europa Occidental. Eso sin olvidar los precios de la gasolina…

Foto de julio de 2009 en el aniversario del 7/7 en Hyde Park, Londres

¿Y para cuándo la paz?

Gane quien gane, no hay margen de maniobra. La prioridad es reducir el déficit del país y salir de la peor crisis que se recuerda. No hay lugar para grandes discursos, menos aún para hablar del medio ambiente. Ninguna mención a las dos guerras ilegales y los recursos que está gastando el país en ellas. Ningún británico se preocupa por Irak o Afganistán. Solo quieren que las dos acaben y están cansados de leer sobre el número de muertos en ambos lados. El video de Wikileaks que muestra el helicóptero Apache disparando contra civiles en Irak el 5 de abril ha demostrado que hay poca voluntad para continuar con una lucha que no tiene ninguna oportunidad de acabar bien.

Pero ninguno de los candidatos está hablando de esto. Al final, ninguno tiene un programa. Y esto es lo que más decepciona a los británicos. Todo gira sobre pequeños trucos políticos y descalificaciones. Brown dice que Cameron es pijo (‘posh’), Cameron les dice a todos que Brown es un matón, el líder de los liberales demócratas, Nick Clegg, es como yo (un hombre como otro cualquiera), mientras el resto del parlamento se ríe satisfecho y no se arregla nada. Inútil. 

Hechos

El eslogan de los laboristas: “Un futuro para todos”. 13 diputados del Parlamento Europeo en el Partido Laborista Europeo (EPLP) se han ido al grupo socialista.

El eslogan del partido conservador: “Vota por el cambio”. 25 europarlamentarios.

El eslogan, en clave sarcástica, de los liberales demócratas: “El cambio que necesitáis, construyendo una Gran Bretaña más justa”. Cinco diputados, incluido Andrew Duff.

Fotos: Los tres políticos©feyip/ Flickr; / Vídeos: Wikileaks Apache vídeo ©sunshinepress/ Youtube