La voz del pueblo: Desde Europa contra Mubarak

Artículo publicado el 4 de Febrero de 2011
Artículo publicado el 4 de Febrero de 2011

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Cinco líderes europeos ya han exigido una transición de poder urgente en Egipto; la ONU estima que las violentas protestas de los últimos diez días han dejado ya al menos 300 muertos e incontables heridos. Cuatro jóvenes de Londres, Manchester y Essex nos hablan de sus miedos, familias y ganas de que se logre un buen desenlace.

“Estados Unidos y Reino Unido han apoyado durante mucho tiempo el régimen de Mubarak."

“Durante 30 años, los egipcios han vivido en un estado de apatía política e infelicidad, y todavía temen exigir un cambio. El crecimiento del desempleo, la inflación, la brutalidad policial, la corrupción y una alarmante brecha entre ricos y pobres, ha forzado a la población a tomar la iniciativa y a pasar a la acción. A lo largo de los años, Egipto ha ido perdiendo su reputación en el mundo árabe, no sólo desde el punto de vista político, sino también cultural. En los últimos 30 años hemos sido testigos de una degradación real en todas las facetas de la vida, lo que ha impactado en la psique de los egipcios, sobre todo en los jóvenes. Esta revolución parece que está reinstaurando la confianza nacional. La población por fin ha conseguido levantarse y luchar por lo que creen."

"Espero que Mubarak dimita en los próximos días y se disuelva el gabinete que creó. Muchos egipcios temen que si esto pasa, podría producirse un vacío político que derive en el caos. Si la gente realmente quiere una democracia, deberá estar preparada para luchar por ello. Un vacío político casi siempre resulta un caos, pero la democracia nunca ha llegado fácilmente. Sólo hay que fijarse en algunas de las más antiguas como la británica, francesa o estadounidense: hay que hacer sacrificios. El proceso puede durar años, pero los beneficios a largo plazo seguro que superarán la falsa sensación de seguridad. Estamos luchando por el futuro de nuestra nación, por nuestros niños."

"Me he unido a las protestas solidarias en Reino Unido. Es fundamental que los egipcios expatriados sigan apoyando estas protestas en Egipto y se aseguren de que su voz se escucha en el resto del mundo. El régimen de Mubarak ha estado respaldado durante mucho tiempo por Estados Unidos y Reino Unido: es imprescindible que se sepa que nosotros no lo queremos. Es complicado ponerse en contacto con los familiares cuando vuelves a casa. Contacté por primera vez por teléfono fijo después de unos días sin saber nada de ellos. No participan en las protestas, pero me han apoyado mucho y están ansiosos de que se produzca un cambio positivo en Egipto."

Amira Mohsen, 26 años, periodista (anteriormente para Nile TV), Londres.

“Toda mi familia directa está en contra de que apoye la revolución."

“Es un régimen totalmente corrupto. Está usando sus últimas y peores cartas. Si la revolución continúa, seremos libres y las cosas irán mejorando progresivamente. Si no lo hace, la corrupción continuará y habrá un gran proceso de venganza en los próximos meses. Me he unido a las protestas en Reino Unido. Mi familia directa está en contra de que lo haga, prefieren fingir paz y estabilidad."

Anónimo, 26 años, estudiante, Londres.

“No quería que fuera así."

“Me resulta muy triste ver a mis compatriotas matándose entre ellos. Lo que más me entristece es que esos matones han sido liberados por nuestro propio gobierno para atacar a los protestantes. Me gustaría haber visto a mi país en en la primera plana de los medios de comunicación mundiales, pero no así. Espero y ruego por que Mubarak dimita, y que el vicepresidente Omar Suleiman (o cualquiera que la gente quiera, como Amr Musa [secretario general de la Liga Árabe; ndr]) guíe a nuestro país por un camino de transición hasta elegir un nuevo gobierno y parlamento para las elecciones, en agosto de 2011."

"Me he unido a tres protestas solidarias en Manchester. He conseguido ponerme en contacto con mis familiares. Están preocupados y asustados por la situación, la inseguridad y la falta de comida. Se encuentran en un dilema entre el deseo de que Mubarak se vaya y el de que acaben las protestas para volver a trabajar y que todo vuelva a la normalidad."

Ahmed D., de 33 años, trabaja en el departamento de reservas de una aerolínea, Manchester.

“Lo que estáis viendo no es nuevo para nosotros."

“¿Por dónde puedo empezar? La población egipcia ha sufrido durante más de 31 años. La situación estaba empeorando y todo el mundo podía verlo. Desde que Mubarak tomó el mando, las cosas han estado tan mal que la gente había llegado a un punto en el que sus propias vidas no significaban nada. No tienen una razón por la que volver a casa, no tienen trabajos, ni dinero, ni futuro, ni siquiera libertad. Es como ser un prisionero a gran escala."

"Han hecho lo correcto diciendo '¡No! Ya es suficiente y no vamos a aguantarlo más.' Sólo están luchando por sus derechos humanos y mira lo que está pasando: los matones de Mubarak están dejando muertos y heridos. Me gustaría enfatizar que lo que estáis viendo no es nada nuevo para nosotros. Así es como ha sido durante mucho tiempo, solo que estaba oculto. Todos sabíamos lo que pasaba pero nadie se atrevía a abrir la boca. Pero ahora las cosas han cambiado y decimos '¡No! Mubarak se tiene que ir YA, no en septiembre ni mañana, ¡YA!' Ya ha hecho suficiente daño a Egipto y a su gente. He podido hablar con mis familiares por teléfono y dicen que la situación está muy mal, tienen miedo de lo que está pasando y sobre todo de lo que va a pasar."

Dahlia, 27 años, Essex.

Fotos: ©Ahmed Darwish