La Yihad de la Integración

Artículo publicado el 31 de Octubre de 2005
Artículo publicado el 31 de Octubre de 2005

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

La integración de los jóvenes musulmanes en la sociedad europea para prevenir la marginación y el extremismo es un desafió que concierne a todos los gobiernos de la UE. Por fortuna, ya hay organizaciones islámicas repartidas por todo el continente que están echando una mano.

Desde el 11-S, se ha identificado a los movimientos "terroristas" y "extremistas radicales" con los de activistas y organizaciones "musulmanas" o "islámicas" por parte de muchos medios de comunicación norteamericanos y europeos en muchas referencias a ataques terroristas. Lo cierto es que el "terrorismo islámico" tan sólo representa una minúscula fracción del terrorismo global. Innumerables individuos y organizaciones musulmanas trabajan activamente con el fin de superar este miedo y perpetuar la coexistencia pacífica entre miembros de todas las confesiones sin que se les reconozca los logros.

La heterogeneidad musulmana en Europa

Múltiples organizaciones musulmanas se han establecido desde la oleada migratoria musulmana a Europa en los años cincuenta y sesenta, reflejando la heterogeneidad de los casi 15 millones de musulmanes de Europa y sus diferentes contextos legales nacionales, políticos e históricos en los que se encuentran. Al contrario que el Cristianismo, el Islam (de tradición mayoritariamente suní) no se estructura jerárquicamente y la mayoría de organizaciones están muy delimitadas, representando tan sólo a comunidades muy pequeñas de musulmanes norteafricanos, turcos o paquistaníes, etc. Por ejemplo, Alemania alberga ella sola a unas 2.000 asociaciones musulmanas de diversa índole (principalmente suníes turcos) y Gran Bretaña entre 600 y 1.200 (principalmente pakistaníes).

Se estima que tan solo un 10% de los musulmanes de Europa pertenecen a estas organizaciones, concentradas en los cascos antiguos de las ciudades y en suburbios antaño industriales de grandes ciudades. Además, estas varían en sus escuelas de pensamiento, tamaño, fuentes de financiación y actividades comunitarias, lo que dificulta conocer su impacto en el panorama religioso, político y social de Europa.

Integración de la juventud musulmana

Sin embargo, a pesar de esta diversidad, la mayoría de asociaciones musulmanas han reorientado sus esfuerzos recientemente hacia Europa como su principal hogar y hacia la integración de la juventud musulmana como su prioridad absoluta. Debido a esto, las organizaciones musulmanas han ganado en importancia no sólo como "representantes" de los musulmanes Europeos en todas las esferas políticas, sino además como proveedores de servicios sociales a los jóvenes musulmanes.

En el contexto de los recientes ataques terroristas llevados a cabo por radicales extremistas musulmanes y de los persistentes temores y prejuicios de musulmanes y no musulmanes, las organizaciones musulmanas son en la actualidad los principales interlocutores entre el Estado, la sociedad y sus comunidades musulmanas. Iniciativas como el Tag der offenen Moscheen (Día de Mezquitas Abiertas) en Austria, Alemania y otros países europeos refuerza el diálogo abierto que necesita Europa para llegar a acuerdos entre los diferentes intereses e identidades de nuestras sociedades. En Alemania, el evento tiene lugar cada 3 de octubre (día de la unificación de Alemania) desde 1997. Las mezquitas y centros de oración abren sus puertas e invitan a los alemanes no musulmanes a familiarizarse con la segunda religión más numerosa del país después del Cristianismo.

Poniendo al corriente al Gobierno

Las iniciativas también tienen lugar a nivel local, donde las mezquitas y asociaciones de centros de oración proporcionan asesoramiento familiar, seminarios y asesoramiento laboral. Como tales, estos grupos de auto-ayuda a nivel local, a menudo financiados a por sus propios miembros, son un recurso importante para la juventud musulmana que con frecuencia afrontan una discriminación en el mercado laboral y en la obtención de prácticas en empresas que, a su vez, conducen a empleos. Ciertas ciudades como París, Londres, Frankfurt y Múnich han empezado a ver cómo sus asociaciones de musulmanes cooperan con las autoridades locales para facilitar el apoyo a la juventud musulmana en la escuela y su transición al empleo.

Las asociaciones musulmanas se ven auxiliadas en su labor de integración de la juventud musulmana por asociaciones privadas no musulmanas como Lichterkette en Múnich, enfocada a las necesidades de los musulmanes coordinando instrucción lingüística, programas educacionales e iniciativas para la formación profesional. Revistas y periódicos alternativos como el Islamische Zeitung en Alemania y el Sezame en Francia proporcionan a sus lectores musulmanes y no musulmanes una visión más inclusiva de los musulmanes en Europa, como miembros de pleno derecho de la sociedad.

Una vez que se reconozca a la juventud musulmana como parte activa del futuro de Europa, el papel de las asociaciones musulmanas podrá limitarse en la esfera pública. Mientras tanto, estas asociaciones juegan un papel crucial y representan un recurso clave para la integración de los jóvenes musulmanes.