Las 10 mejores estrategias universales para ligar

Artículo publicado el 30 de Marzo de 2015
Artículo publicado el 30 de Marzo de 2015

Aunque en todos los países influye el nivel de alcohol y el grado de creatividad de cada uno, hemos recopilado las más bonitas, locas y extrañas estrategias de ligue internacionales, para todas aquellas ocasiones en las que nos tiramos a la piscina. 

Preguntas y respuestas que pueden hacer que un primer encuentro no se converta en el último:

1.¿Te gustaría salir a beber algo?

Corto, directo y elegante. Casi seguro que no va mal, ya que cuando alguien te invita a una copa de vino no tiene por qué tener un doble sentido. Podría simplemente querer tener una conversación animada sobre la situación política actual o la nueva temporada de Master Chef. Una negativa tampoco ofende. En Francia se suele escuchar a menudo esta frase. Quizás sea esa la razón de por qué los franceses parecen ligar mucho mejor y tener más éxito.

2.¿Te gustaría ver una película en mi casa?

Esta estrategia también pertenece a las "favoritas de todos los tiempos" ya que no es en absoluto molesta y a casi todo el mundo le gusta ver películas. Cuando se le deja al otro la elección de la película, se evita también mostrar el mal gusto (personal). Esta pregunta es tan simple y anodina que funciona maravillosamente en Inglaterra, sobre todo en esos días fríos de invierno. Por cierto, una recomendación: siempre viene bien abrir una cuenta en Netflix.

3.Ya es muy tarde: Si quieres puedes dormir en mi casa, tengo una cama de invitados.

La cama de invitados, junto con la unión entre los colchones y la faja, pertenece al grupo de lo anti erótico. Sin embargo, en Berlín es una propuesta muy socorrida si se quiere evitar ser más directo. Todo el mundo sabe que el metro deja de pasar a partir de la una de la mañana. Sin embargo, la noche acaba a menudo a las 2 de la mañana en el barrio de Friedrichshain, aunque se viva en Neukölln o en Wedding. La cama de invitados es el argumento más neutro en el que se pueda pensar para ir a casa juntos. ¿Por qué no podemos decir simplemente “duerme en mi casa”? Probablemente porque suena muy a “acuéstate conmigo”. ¡Y esto es demasiado directo, no sólo en Berlín!

4.Me gustaría salir contigo. Te recojo mañana a las 7

La cultura de citas en Nueva York es compleja y opaca, incluso para los habitantes de la que es percibida como la capital de los Estados Unidos. Quien presuma de ser una buena cita se verá inmediatamente inmerso en una vorágine de restaurantes, bebidas y compañías. Incluso a veces, si se quiere salir con alguien, ni siquiera se tiene que preguntar, basta sólo con decir: “Me gustas. He reservado una mesa para mañana a las 7”. Para aquél al que le resulte demasiado directo, debe dejar claro de antemano que no tiene tiempo para una cita. De esa forma logrará apartar los fantasmas que revolotean sobre su cabeza.

5.'Ciao Bella!' (Aquí da igual lo que se diga)

De los italianos se sabe que les gusta ligar y que son muy activos. Para todas las extranjeras ellos han desarrollado la estrategia del Ciao bella! Consiste únicamente en soltar un Ciao bella a una mujer para sorprenderla y comenzar una la charla. Lo importante es el bella y no lo que venga después. Para las europeas del norte funciona especialmente bien. Sin embargo, para las italianas nada de nada.

6.¡Eres tan guapa que tenía que decirte algo!

En Grecia también se reconoce la belleza en el prójimo. “Tienes unos ojos tan bonitos que no he podido controlarme y debía decirte algo: ¡Eres tan guapa!”. Y así hasta el infinito hasta que funcione o hasta que el otro se vuelva tonto. A veces también se utiliza el "veo estrellas en tus ojos" que se reflejan por la noche en las oscuras olas del mar Egeo. ¡Cómo eres tan bella, oh mi Grecia!

7.¿Quieres venir conmigo a fumar un porro?

La estrategia de la marihuana convence por su simplicidad. Eso sí, se debe saber un poco acerca de la otra persona antes de utilizarla y tener en cuenta de que el exceso puede hacer que el otro se quede de pronto dormido o que le da un ataque de paranoia. O sea, ¡un conocimiento previo es esencial! Se emplea con frecuencia en Australia y en California, según sabemos por fuentes fidedignas. El por qué esto es así lo deberéis averiguar vosotros mismos.

8. Es tardísimo, tanto que me daría un baño ahora mismo.

Incluso cuando nunca se ha estado en Japón, se sabe que allí todo funciona de otra forma. En Tokio, cuando uno no tiene ganas de pasar la noche solo, debe hacer entender de una forma elegante que le gustaría ir a un 'Hotel del Amor'. No se trata de un burdel, sino simplemente de un lugar en el que no se tiene que pensar ni en el vecino ni en la limpieza de las sábanas. También hay bañeras de hidromasaje, lo que podría ser una gran tentación para las tardes de frío. Al que no le interese, puede simplemente optar por irse a casa. Sin embargo, aquél que no rechace un baño acompañado buscará el 'Hotel del Amor' más cercano que, afortunadamente en Tokio, los hay en cada esquina.

9.¡Pues yo tengo hambre! Ups, por la noche está todo cerrado...¿Vamos a mi casa a comer algo?

Que te entre hambre por la noche, tras varias cervezas o vinos, pertenece a los impulsos humanos más comunes. La sugerencia de irse a comer algo casi siempre es reciba de buen grado. En las grandes ciudades como Berlín, esta técnica del hambre desgraciadamente no funciona tan bien ya que se puede encontrar en cualquier sitio un kebab para comer, incluso a las 4 de la mañana. Otra desventaja: Cuando se lleva a alguien a cenar a casa por la noche, el invitado puede toparse con unas rodajas de pan de centeno seco y un par de insípidas lonchas de queso. Sólo deben ofrecerlo aquellos que puedan embarcarse en la alta cocina a las 4 de la mañana…

10.¿Te gustaría venir conmigo al piso compartido?

Visitar el piso de otra gente puede ser interesante, sobre todo si tiene compañeros de piso simpáticos. Esto puede derivar (o no) en una cena en comunidad, una tarde de cine o una noche en la cama de invitados. La estrategia del piso compartido es la oportunidad por excelencia de matar dos pájaros de un tiro. Suena en plan amistoso y no presiona a nadie. El que deja caer “mis compañeros de piso no están” deja claras sus intenciones. Funciona en todos los países en los que la forma preferida de emancipación de los jóvenes es la de compartir piso. Únicamente es importante haber recogido un poco antes. Si los compañeros de piso son simpáticos, deberían estar ahí.

Ligar en Berlín: ¿Éxito o fracaso?

¿Los alemanes no pueden ligar? Un prejuicio tan antiguo como la humanidad y que sin embargo permanece inamovible. Cafébabel Berlín pretende derrumbar desde los cimientos esta miseria amorosa. ¡Si habéis encontrado la estrategia para ligar por excelencia enviadnos un mail a berlin@cafebabel.com!