Las apps verdes: Salva el planeta y tu bolsillo

Artículo publicado el 2 de Diciembre de 2015
Artículo publicado el 2 de Diciembre de 2015

¿Qué dirías si tuvieras un personal food shooper contigo las 24 horas? ¿Y si tuvieras una aplicación con ese fin en tu smartphone? Parece que ha llegado el día en el que tenemos tan poco conocimiento de nuestras neveras que dependemos de las nuevas tecnologías para ser capaces de hacer la compra... ¿Cómo hemos llegado a esto?

La respuesta es simple si miramos los dos conceptos clave que estamos acostumbrados a escuchar, nos guste o no: Consumo excesivo y desnutrición. Cada año el 30% de nuestra comida (1,3 billones de toneladas) es desperdiciada. Al mismo tiempo, una desconcertante cantidad de gente se va a la cama con hambre cada noche. Sólo en Europa, según las últimas estimaciones, más de 100 millones de toneladas de comida son desaprovechadas anualmente.

Incluso si estas cifras han sido difundidas gracias a la reciente proliferación de campañas de concienciación, siguen representando una asombrosa cantidad de desperdicios, alarmante tanto para los consumidores como para los productores. Por esta razón nacen nuevas aplicaciones con el objetivo de reducir este número. 

Tres de las mejores 

FoodKeeper es una nueva aplicación móvil desarollada por el Despartamento de Agricultura de Estados Unidos, la Universidad de Cornell y el Food Marketing Institute. Esta aplicación nos da instrucciones de cómo podemos almacenar de forma segura más de 400 productos diferentes. No es necesario preocuparse de las fechas de caducidad, ahora el proceso es más fácil. 

FoodKeeper integra en tu teléfono un calendario, lo que te permite conocer exactamente cuánto tiempo puede estar almacenado tu producto en la nevera sin caducar. De este modo, también puedes ahorrar un poco. Imagina: Compras una lechuga y la metes en la nevera, seleccionas "lechuga" en la aplicación y ¡ya está! Tu teléfono te enviará de manera automática un recordatorio de cuándo ésta se deteriorará. 

Otro ejemplo es FoodLoop, una app que te ayuda a comprar comida de calidad al mejor precio. No sólo te señala las mejores ofertas cerca de ti, sino que también te informa, en tiempo real gracias a un sistema que detecta los códigos de barras, y te indica si el producto tiene un precio reducido porque la fecha de caducidad está próxima. 

La aplicación también te da la oportunidad de crear tu propia lista de deseos, en la que puedes añadir tus productos favoritos y, gracias al servicio de notificación, te mantiene informado de las mejores ofertas próximas a ti. Ahorras dinero y puedes ayudar a reducir el gasto de comida: Básicamente, mata dos pájaros de un tiro.  

La ciudad pionera en integrar esta nueva tecnología, ha sido Bonn en Alemania, donde algunas tiendas ya se han apuntado a esta iniciativa. Sin embargo, todavía queda un largo camino por recorrer hasta que FoodLoop se haga grande: Según los fundadores, la meta es contar con todos los supermercados en la app para 2025

Por último, está la Home Composting app. ¿Tienes debilidad por la horticultura y quieres mostrar al mundo (o sólo a tus vecinos) las habilidades de tus manos verdes? Entonces debes tener esta aplicación, que te muestra cómo hacer tu propio abono de manera gratuita reusando tu comida sobrante, de manera que te ayuda a mejorar tanto las condiciones de la tierra como tus hábitos alimenticios. ¿Cómo funciona? Veamos un trozo del pastel. Primero echas un vistazo en tu cubo de la basura, después lo comparas con los ingredientes nombrados en la aplicación y sigues las instrucciones sobre cómo hacer tu propio compuesto orgánico. Alrededor del 40% de los desechos que hay en el contenedor de basura són aptos para crear compuestos para casa, así que ¡no debería ser muy complicado!

La nueva ola de food apps 

Éstos son sólo tres ejemplos de las más recientes y exitosas tecnologías desarrolladas para prevenir el malgasto de comida, pero podemos nombrar algunas más: Green Egg Shopper y Fridge Pal, entre muchas otras. 

Si pensamos en cuántas tandas de comida se tiran cada día en los supermercados, restaurantes y cadenas (la cantidad asciende a casi 150.000 euros por año y por tienda), entendemos mejor la llegada de estas nuevas aplicaciones interesadas en la comida. Si comprendemos la manera en la que estas innovaciones pueden llegar a producir buenos resultados, incluso en nuestra economia personal, no hay más que hablar.

La mala interpretación por parte de los consumidores del significado de la fecha de caducidad en la comida tiene un impacto de entre el 15% y el 20% en la cantidad de comida que se tira. Una correcta comprensión del "consumir preferentemente antes de" contribuiría en la reducción de desperdicios. 

Lo creáis o no, cada uno de nosotros puede contribuir a detener el desperdicio de comida con pequeñas acciones diarias: Dando una segunda oportunidad a nuestras sobras, una mejor organización de nuestra nevera, congelando más comida o incluso creando nuestro propio compuestos. Recordad: Todo esto ayuda al planeta y a nuestros bolsillos.