Las elecciones europeas no son el mundial de fútbol

Artículo publicado el 26 de Enero de 2009
Artículo publicado el 26 de Enero de 2009
En junio de 2009 no habrá una elección europea, sino 27 elecciones nacionales. Sepa cómo se precocina en cada país el Parlamento Europeo y compare los sistemas electorales a la espera de que algún día exista uno solo para las elecciones europeas

El eurodiputado liberal Andrew Duff trabaja desde hace meses en un borrador de reforma electoral para las elecciones europeas. Sin embargo, hasta 2014 no veremos nada nuevo bajo el sol. Por ahora esto es lo que hay, señores.

4 días de elección: imposible de cubrir mediáticamente

Foto, Fernando NavarroUno de los reproches que se le hacen a las elecciones europeas desde los medios de comunicación es que durante 4 días y eso es muy caro de cubrir informativamente. Es imposible concentrar la atención del público sobre un mismo asunto durante tantos días, a menos que se trate de los Juegos Olímpicos o el mundial de fútbol. En la agenda de la reforma figura reducir el lapso para la votación a dos días: sábado y domingo. Así, para los medios será rentable concentrar esfuerzos en su programación electoral y toda Europa estaría durante dos días pendiente de lo mismo. Por ahora, los países que votan en otro día que no sea el clásico domingo son República Checa, Dinamarca, Irlanda, Italia, Holanda y el Reino Unido.

La alergia a los jóvenes

Foto, Bre / FlickrA menudo, en las líneas de este medio se ha señalado con el dedo el envejecimiento masivo de los políticos europeos. No es que en las elecciones al Parlamento estén prohibidos los jóvenes, pero en algunos países es más difícil presentarse cuando uno conserva intactas la energía y la ilusión en la política. En Bélgica, Bulgaria, República Checa, Estonia, Grecia, Lituania, Polonia, Reino Unido y Eslovaquia es preciso tener 21 años para presentarse a las elecciones. En Francia y Rumanía hay que esperar hasta los 23. El colmo de esta alergia a los jóvenes lo representan Italia y Chipre en donde hasta los 25 nos podemos olvidar de la política en primera línea de fuego.

El porcentaje mínimo o guillotina

Foto, Gary Deness / FlickrHay países que no permiten la representación electoral a las formaciones o candidatos que no superen un porcentaje mínimo de los votos. Es lo que en la jerga se llama la guillotina electoral, la cual dificulta la representación de los pequeños partidos o las formaciones nacientes y facilita el dominio de los grandes partidos. Grecia exige un 3% de votos. Hasta el 4% exigen en Austria, Eslovenia y Reino Unido. Sin embargo, en Francia, Alemania, Hungría, Lituania, Polonia, Rumanía y Eslovaquia llegan a exigir un 5% al menos.

La batalla de las circunscripciones

Una de las primeras reformas que quiere introducir Duff y muchos otros parlamentarios de todos los partidos es la generalización de la división de cada país en diferentes circunscripciones regionales o incluso menores. Sobre todo en los países de mayor superficie. No obstante, Alemania, España y Rumanía, todos con circunscripción única, se oponen radicalmente: los grandes partidos perderían mucho poder y muchos europarlamentarios sin los cuales –sobre todo Alemania y España- no controlarían los grupos políticos europeos y los puestos clave de la Eurocámara.

Cuanto mayor es el número de circunscripciones electorales en las que se divide un país, mayor es la posibilidad de que pequeños partidos o partidos locales obtengan representación parlamentaria. Además, cuanto más pequeña sea la circunscripción, mejor conoce el diputado a sus electores y sus necesidades, a la vez que los electores le conocen casi de encontrárselo por la calle. La relación entre votante y votado es muy directa. El inconveniente es que estos diputados se saltan con mayor facilidad la disciplina de partido y la coherencia ideológica deja mucho que desear.