Las Fábricas de Nichi: en Bruselas, París o Madrid, política sin políticos

Artículo publicado el 15 de Marzo de 2012
Artículo publicado el 15 de Marzo de 2012
Izquierda Ecología y Libertad, el partido de Nichi Vendola, inventó la idea en Pulla (Italia) y ahora la ha exportado. Nos adentramos en Las Fábricas de Nichi,  un nuevo medio para animar a los jóvenes a participar activamente en la vida política del país sin obligarles a aceptar el carné del partido.

Las Fábricas de Nichi son "un espacio diferente, activo y creativo", creado por voluntarios en "un lugar funcional, acogedor, a poder ser visible y abierto a todos". Nacido como un fenómeno específicamente liado al territorio de Pulla, las fábricas han "colonizado" prácticamente todas las ciudades italianas (el contador de la página sitio señala 604) y han terminado traspasando las fronteras nacionales, instalándose en Londres, París, Madrid, Atenas, Moscú e incluso Bangkok.

Política vía París-Madrid-Roma

Para crear una Fábrica basta con identificar una sede, pública o privada, reunir a un grupo de voluntarios y comunicar a la Fábrica Cero de Bari el nombre, apellido y contactos de una persona de referencia. Estos datos serán entonces publicados en el mapa del sitio y se pondrán a disposición de todas las personas interesadas. Desgraciadamente, pronto se dará cuenta de que, independientemente del lugar desde el que intentemos ponernos en contacto, París o Roma, pocas empresas habrá más difíciles que la de obtener una respuesta por mail, intentar ponerse en contacto vía telefónica, llegar a comunicarse personalmente con un responsable de la Fábrica de una manera diferente al canal de Facebook o, peor, encontrar a alguien en la dirección indicada en Internet.

Aprovechando solamente este don de la ubicuidad, hemos aprovechado para ir a la Fábrica de París y a la de Madrid. En el primer caso, nos encontramos ante un domicilio privado o preguntando a los vecinos si conocían la existencia de una asociación político-cultural italiana en la esquina; más tarde, un mensaje de la responsable de la Fábrica parisina terminó con el misterio: "la Fábrica parisina se encuentra en un total letargo. Algunos jóvenes volvieron a Italia y, desde entonces, todo fue paralizado".

Un poco más de suerte tuvimos en Madrid, donde fuimos redirigidos hacia el Pepa Tencha, un establecimiento gestionado por italianos y donde, durante algún tiempo, alguien se encargaba de organizar encuentros. Según el propietario, las reuniones ya no se llevan a cabo ahora. Tampoco sabe decirnos si se llevan a cabo fuera de su establecimiento.

La entrada en política se hace sin intermediarios

Leer también "Nichi Vendola: ¿única alternativa al Berlusconismo?" en cafebabel.com

Después de que cualquier intento de entrar en contacto con algún miembro de alguna de las Fábricas resultase inútil, recibimos una señal. Roberto y Fabio nos responden. Son, respectivamente, los responsables de las Fábricas de Zúrich y Bruselas. Roberto comienza delimitando el contorno de esta nebulosa de las Fábricas fantasma: "es probable que numerosas Fábricas hayan nacido de una manera un poco improvisada o que se hayan apagado rápidamente. Otras son probablemente ficticias. Creo que hay que tener esto en cuenta, viendo la manera y los medios utilizados para su fundación. El reverso de la moneda concierne la posibilidad dada a numerosas personas de participar en una actividad política en el terreno sin intermediarios. Sin jerarquía y sin necesitar pertenecer a un partido político".

Tanto la Fábrica de Zúrich como la de Bruselas, existen desde hace más de un año y nacieron del deseo de varios ciudadanos italianos, universitarios en su mayoría, de mantener un rol activo en la vida política de sus países de origen "con el fin de no olvidarlo y contribuir a cambiarlo".

Enteramente autofinanciadas, aparte de las actividades culturales, las Fábricas se reúnen semanal o mensualmente para discutir temas políticos y cuestiones organizacionales. El año pasado, se movilizaron para la organización de las manifestaciones de de Se non ora quando, Il nostro tempo è adesso et A difesa della Costituzione. Pero todas las Fábricas funcionan de la misma manera, como hemos podido constatar. Tanto para Fabio como para Roberto, los contactos con otras fábricas extranjeras "dependen por ahora de los conocimientos personales". Zurich está en contacto con la Fábrica de Lausanne y, en lo que concierne a los vínculos con las Fábricas italianas, Bruselas mantiene relaciones con la fábrica cero, Milán y Roma.

En cuanto al éxito o no de las Fábricas en el extranjero, Fabio responde: "la Fábrica ha ganado su propia autonomía y una cierta visibilidad en el interior del panorama bruselense, siendo testigo de los diversos contactos instaurados con múltiples asociaciones y la importancia de la participación en las manifestaciones organizadas durante los dos últimos años", mientras que para Roberto, "con la caída del gobierno de Silvio Berlusconi, la participación ha disminuido, pero la calidad de los debates internos ha mejorado".

Le preguntamos entonces a los lectores: ¿es verdaderamente un éxito para los jóvenes italianos continuar proponiendo los mismos esquemas políticos? Esta mezcla entre la política, los jóvenes y Europa, ¿no es la ocasión perfecta para escapar de ellos de una vez por todas?

Fotos: portada y texto: © Fabbrica di Nichi Terni/Facebook; vídeo: nichivendola/youtube, jamesbin/youtube.