Las feministas polacas toman la palabra: “¡Que el chumino esté contigo!”

Artículo publicado el 14 de Abril de 2010
Artículo publicado el 14 de Abril de 2010
Polonia se encuentra en plena efervescencia feminista. Tras la campaña publicitaria de Lesmisja SROM exhibiendo en las calles de Varsovia el precio del aborto farmacéutico en Gran Bretaña, UFA y Guerrilla Feminista aparecen ahora con los ‘Pussy Days’ (o Jornadas del Coño), organizadas por primera vez en Varsovia, del 9 al 11 de abril de 2010.
En el programa: películas, talleres plásticos y vaginales…

Cafebabel.com: ¿Talleres vaginales?

El logo del eventoAgnieszka Weseli (una de las co-fundadoras de la UFA): Evidentemente, al principio ninguna sabíamos qué forma van a tener. La sexóloga encargada, Alicja Dlugoleçka, intenta organizar acciones e iniciativas de este tipo desde hace tiempo. La primera tentativa fue en 2007, pero el clima social de la época no era propicio para este tipo de eventos: cuando el grupo explicó sus expectativas, se dieron cuenta de que no deseaban desnudarse absolutamente, ni hablar de ellas y, aún menos, de su chumino. Entonces no podían organizarse talleres, sino más bien una conferencia. El interés manifestado este año por los talleres nos hace pensar que pueden desarrollarse de otro modo los acontecimientos.

Cafebabel.com: ¿De dónde proviene la idea de organizar las Jornadas del Coño?

Guerrilla Feminista: Dos acontecimientos próximos en el tiempo nos han impulsado e inspirado. Hemos visto aparecer en Facebook una página titulada Dime cómo te llamas, que consistía en un foro de investigación y búsqueda de nuevas formas de llamar a la vagina. Además, el 20 de marzo, Zacheta (uno de los centros de Arte Moderno de Varsovia) ha inaugurado su exposición '¿El sexo? ¡Verifico!'. Pero antes de todo esto, las miradas feministas nos son familiares y, por dicha razón, nos sentimos en el deber de involucrarnos en la defensa de los intereses de las mujeres.

Agnieszka Weseli: De forma general, estamos interesados por la temática de la sexualidad, incluida la sexualidad no normativa: homosexualidad, transexualidad o queer. Pero esta vez hemos querido organizar un acontecimiento donde el coño sea el personaje y héroe principal.

Cafebabel.com: ¿Os habéis inspirado en otras experiencias europeas?

Agnieszka Weseli: En la iniciativa de la organización de los días V (V de vagina) promovida por una estadounidense, Eve Ensler, que ha comenzado a recorrer el mundo con su obra Monólogos de la vagina.

Guerrilla Feminista: Y, además, creemos simplemente que la sociedad polaca tiene una gran necesidad de información acerca de este tema.

Cafebabel.com: ¿Por qué elegir como título Jornadas del Coño, un nombre tan subversivo? ¿No arriesgáis asustar a invitados y visitantes potenciales? 

© nickyfern/FlickrGuerrilla Feminista: Esta dimensión subversiva despierta, en todo caso, la imaginación y el interés, y eso incluye a los medios de comunicación, que parecen haberse asociado para hacernos publicidad. Pero aún así no llego a poder establecer si me parece más subversivo el nombre o simplemente la imposibilidad de encontrar un calificativo adecuado para los órganos femeninos en cuestión. O bien recurrimos a palabras que provienen del mundo del porno, o empleamos términos médicos del tipo ‘vulva’ o el popular ‘vagina’ que equivalen, por tanto, a la vulva solamente, no pudiendo designar así la totalidad del órgano sexual. A esto podemos añadir las expresiones infantiles empleadas por los jóvenes o por las parejas en situaciones de intimidad, como ‘ciruela’ o ‘florecilla’. Es probable que, sea la denominación que sea la que le demos a la palabra ‘coño’ o ‘chumino’, en cualquier caso hubiera sido considerada como subversiva.

Agnieszka Weseli: ¡Jornadas del coño no es una denominación subversiva!

Cafebabel.com: En la página del evento admitís que queréis desmitificar la palabra coño, ¿os dais cuenta, pues, que es un acto que puede llevar a la controversia?

Agnieszca Weseli: Sabemos que es una palabra considerada subversiva, pero nosotros consideramos que no hay motivo para ello. A pesar de las apariencias, no hemos intentado producir un choque en ningún momento. Si hubiese sido nuestro objetivo hubiéramos elegido un título como ‘Los días del chocho con dientes’.

Guerrilla Feminista: Pero hay que reconocer que en el momento en el que la avalancha de información e inflación de actos se desarrollen en Varsovia, hacer algo chocante es una herramienta muy útil y eficaz. Con ello queremos iniciar la discusión y liberar las emociones que son en la base para producir en el futuro un cambio de postura. No hay otro modo de marcar y entrar en la mentalidad de la gente. Para mí, el ‘chumino’ no es ni una palabra vulgar ni proveniente del mundo del porno. Desgraciadamente, el hecho de pronunciarla es algo vergonzoso. ¿De dónde viene un tabú tan grande por algo tan simple?

Cipkogramy serie de retratos que se inaugurará durante las Jornadas del Coño polacasAgnieszka Weseli: La sociedad polaca tiene simplemente un problema con la sexualidad, ya que no debe considerarse como productora de placer. Tenemos aún a nuestras espaldas el peso de entender la sexualidad como obligación y método de procreación, o bien como don divino que no podemos manchar. Es el efecto de la moral católica, particularmente arraigada en Polonia, que se constituyó en la época de desmembramiento de la República Polaca Popular, cuando la Iglesia representaba una defensa de la identidad nacional y de la moralidad. De hecho, podemos decir que el moralismo comunista era también muy restrictivo; todo esto sin contar que los polacos, separados de occidente por el Telón de Acero, no han tenido la oportunidad de vivir su revolución sexual, y que no tuvieron ocasión de vivir más que una versión acelerada en 1989. Concluyendo, que hasta ahora este tema se ha vivido y ha quedado como problemático y es por ello por lo que algunas personas descalifican las Jornadas del coño tachándolas de una demostración de libertad e independencia excesiva para las mujeres.

Cafebabel.com: Sin embargo, estamos rodeados de símbolos relacionados con la sexualidad masculina.

Guerrilla Feminista: Sí, tanto en los discursos como en los huecos de las escaleras, en las paredes o en las últimas páginas de las revistas.

Agnieszka Weseli: Estaría bien que una vez terminados nuestros talleres, veamos aparecer en las paredes algunos chuminos. Si los hombres tienen un órgano que funciona como símbolo popular y tiene su lugar en la cultura, me gustaría que las mujeres también tuvieran su símbolo.

Cafebabel.com: Gracias por esta conversación.

Agnieszka Weseli y la Guerrilla Feminista: ¡Que el chumino esté contigo!

Fotos: © lamthuyvo/Flickr; Jornadas del coño ©UFA; Cipkogramy: © Beata Sosnowska; Monólogos de la vagina ©nickyfern/Flickr;