Las golosas estrellas de Europa

Artículo publicado el 25 de Julio de 2008
Artículo publicado el 25 de Julio de 2008
La guía Michelin elabora anualmente una lista de los mejores restaurantes europeos. En 2008, los franceses continúan encabezando la lista. ¿Una actitud demasiado franco-francesa?

Los inspectores anónimos de la famosa ‘guía roja’ recorren cada año los países del viejo continente para elaborar la lista de los mejores establecimientos gastronómicos de Europa. En 2008, la ciudad de Praga entra por primera vez en la guía Michelín con la atribución de una estrella al restaurante Allegro, dirigido por el Chef italiano Andrea Accordi. Los restaurantes franceses siguen siendo los más premiados en Europa con 529 estrellas, en comparación con las 186 para Alemania, 146 para España y 116 para Gran Bretaña.

Ilustración de María Luque Crespo

La primera guía Michelin, publicada en 1900 por André Michelin, no era más que una guía publicitaria ofrecida a los automovilistas con la compra de unos neumáticos. En aquella época, la guía solo contenía informaciones prácticas (médicos, garajes, mapas de urbanos...). En 1920, por primera vez, una selección de restaurantes es introducida y en 1926 los mejores son condecorados con ‘macarrones’ o ‘estrellas’, atribuidos según la calidad de la cocina. 

Foto, coolmonfrère / FlickrTanto temido como criticado por los grandes chefs, el veredicto de los inspectores anónimos continúa agitando el mundo de la gastronomía a pesar de todo. Ciertamente la guía ha adquirido una verdadera notoriedad a lo largo de los años, imponiéndose como referencia para los amantes de la buena mesa. Pero las ediciones Michelin trabajan para desmentir las críticas que la han menospreciado como ‘pequeña guía roja’ por su actitud tan franco-francesa y tradicionalista. Los redactores de esta guía de referencia desean igualmente dirigirse a un público más amplio.