Las iglesias medievales abandonadas de Bulgaria

Artículo publicado el 6 de Julio de 2015
Artículo publicado el 6 de Julio de 2015

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

El fotógrafo inglés, James Crouchman, en su último trabajo de fotografía documental, relata su travesía por redescubrir las iglesias y monasterios olvidados de Bulgaria.

"Todos hablan de la naturaleza de Bulgaria. Sin embargo, aunque también hay otros países de hermosa naturaleza, no hay nada como Bulgaria – sus iglesias y monasterios medievales son únicos y sin igual. Son el tesoro del país", afirma el fotógrafo Inglés James Crouchman mientras mira unas fotos de lugares que ha visitado.

M-a-l-o-m-a-l-o-v-o, me deletrea distintivamente el nombre de un pueblo del que jamás he oído - y yo soy búlgara - como un local explicaría a un extranjero. Un antiguo monasterio se encuentra justo al lado del pueblo.

El nuevo proyecto de este señor de 30 años proveniente de King's Lynn trata sobre iglesias y monasterios medievales. James, quien ha vivido anteriormente en Sicilia, además de hacer vida en la capital búlgara, Sofía, viaja, examina y toma fotografías de tradiciones y lugares históricos en el noreste de Bulgaria.

Se embarca en el redescubrimiento de iglesias y monasterios no muy conocidos ampliamente por los propios búlgaros. Muchos de estas estructuras datan de más de 700 años, desde los tiempos del medioevo.

"Centrémonos en tres sitios dentro de la región - Godech, Dragoman y Trun - para mí, un área mágica", dice James, "fue un sitio relativamente próspero durante el imperio otomano y la gente podía construir iglesias y crear pinturas asombrosas".

Es su recorrido por las áreas, James aprende de los locales muchas de las cosas y leyendas asociadas a las iglesias. Como todo un cronista de lugares olvidados, James habla con los locales y memoriza sus narrativas. Por varias millas, recorre montañas, planicies e iglesias donde toma fotos de frescos que, aunque agrietados y deteriorados, no dejan de ser asombrosos.

La mayoría de estas iglesias y monasterios se encuentran en muy malas condiciones y necesitan reparación urgente. Dañadas por la erosión del tiempo y debido a falta de mantenimiento, sus paredes se caen a pedazos poco a poco. Las puertas de la mayoría de estos sitios permanecen cerradas – y muchas de las llaves están escondidas en los alrededores–. Otros sitios simplemente están abiertos al público.

“He venido a Bulgaria en mi deseo de encontrar un lugar que me resultase desconocido, como un lienzo en blanco. Bulgaria, sin duda, me pareció ese tipo de lugar. Siempre me han interesado los lugares por el estilo y la región noroeste de Bulgaria es uno de los lugares más desconocidos dentro de Europa. Hace un tiempo conocí a una anciana  que me contó historias de iglesias y monasterios escondidas y quedé asombrado”

Muchos de ellos están completamente abandonados, como la iglesia “San Iliya” en el pueblo de Gorochevsti. Muchas de estas estructuras han sufrido los saqueos por parte de cazadores de tesoros desde los 90 hasta incluso hoy en día, como es el caso de monasterio Malomalovskita. Su año de fundación permanece como un misterio debido a la literatura destruida durante el periodo otómona; lo que es seguro es que este monasterio acumula muchos siglos de historia.

“Me he obsesionado con estas iglesias. Me sorprende que la gente no se percate de su belleza ni del estado de abandono en el que están. Por un lado, me alegra el hecho de ser explorador, me gusta sentirme como tal, pero por el otro, es muy triste”, dice James.

“Es increíble. Hace un tiempo, una anciana me reveló el lugar de escondite de una de las llaves de las iglesias en el suroeste de los Montes Balcanes, aunque, por supuesto, le he prometido no decir nada a nadie, pues sólo lo saben los locales”, me comenta.

“Hay tantas de ellas que es difícil sólo mencionar sólo algunas excepcionales. Por ejemplo, la iglesia “San Nicolás” in Kalotina, que data de 1333 (durante el reino del zar búlgaro, Ivan Alexander), permanece abierta. Una ancianita mantenía escondida en su casa la llave de una de las iglesias medievales más notables que jamás haya visto; a pesar de que sus frescos están casi completamente deteriorados. Y la iglesia “San Spas” en Vasilovtsi también es como un milagro, una pequeña iglesia que contiene los frescos más increíbles”.

“Para mí la fotografía documental es de vital importancia y debería capturar tanto lo hermoso como lo feo. Los búlgaros, he notado, suelen querer que sólo las cosas hermosas sean retratadas. Debes considerar ambas. No se debería cambiar las cosas ni esconderlas sino asumirlas para así dar el primer paso hacia el camino de lo mejor y del cambio”