Las leyes europeas sobre la vida privada: entre protección y explotación

Artículo publicado el 8 de Diciembre de 2010
Artículo publicado el 8 de Diciembre de 2010
El Parlamento Europeo y del Consejo votaron el 12 de julio de 2002 una ley para armonizar la legislación de los 27 sobre la privacidad, considerándola como un derecho. Publicidad dirigida, derecho al olvido digital... La directiva prevé proteger a los ciudadanos de la excesiva utilización de sus datos personales.
Aunque, al mismo tiempo, las leyes nacionales explotan estos datos por razones más o menos expresas. Estudio comparado de Alemania, Italia y Francia.

En 1819, Benjamin Constant distinguía la libertad de los modernos y la libertad de los antiguos. Grosso modo, los antiguos no tenían ninguna independencia en la vida privada pero disfrutaban de todos los derechos públicos, y viceversa. 200 años más tarde, Mark Zuckerberg ha hecho explotar la teoría del pensador liberal francés, pues tampoco existe ya la libertad privada. ¿Adiós muy buenas? No, facebook no ha aniquilado (por completo) la sacro santa esfera privada y las leyes nacionales en Europa se empeñan en protegerla. Con más o menos insistencia…

Alemania: Gran Hermano vuelve al tajo

En Alemania, el Gran Hermano no para. Esta vez el país da muestras de rebeldía. La protección de la intimidad ha sido durante mucho tiempo santuario teutón. Sin embargo, según la clasificación de 2007 realizada por la ONG Privacy International, con sede en Londres, el primero de la clase europea ha bajado a la séptima posición por el aumento de la videovigilancia, la introducción del pasaporte biométrico, el acceso oficial a los datos de los ciudadanos y las deficiencias en cuanto a la protección de la intimidad de los empleados. Si hay una clasificación en la que Alemania siga siendo número uno, ésta es en cuanto a la vigilancia en el sector de las telecomunicaciones: con la aplicación de la Ley de telecomunicaciones de 2007 (Telekommunikationsgesetz), se ha estado permitiendo el almacenamiento de los datos de todas las llamadas durante 6 meses... Hasta marzo de 2010, cuando se la declaró anticonstitucional tras varias denuncias. Esto no quita que durante años se haya estado vulnerando el derecho a la intimidad: vigilancia de los empleados con videocámaras en Lidl, análisis de sangre en Daimler… Una nueva ley sobre la protección de la intimidad del empleado está siendo elaborada y tocará también el espinoso problema de las redes sociales.

Italia: protección garantizada en el país del show off

En el país de la bota, el coche de Google Street view tiene que avisar tres días antes de salir a hacer fotosEs quizás debido al potencial expansivo de los ciudadanos italianos (sí, es un comentario completamente gratuito, podéis expresar vuestra indignación más abajo) por lo que las autoridades del país de la bota prestan una atención particular a la protección de los datos personales y de la privacidad. En junio de 2003, el código para la protección de los datos personales revisa todas las leyes y regulaciones en vigor sobre el tema. Pero lo que más destaca de la legislación es que se obliga a Google a que informe a los ciudadanos cuando sus coches pasen a tomar fotos para el servicio Google Street view. La protección de la privacidad ya se enseña desde el colegio, donde está prohibido publicar sin autorización vídeos realizados con teléfonos móviles y el uso de la huella biométrica en el comedor. La autoridad de protección de datos personales ha lanzado no hace mucho una campaña sobre los efectos colaterales de las redes sociales destinadas a los jóvenes. ¡Vade retro Zuckerberg! Mientras tanto, el chispeante y joven primer ministro, Silvio Berlusconi, ha intentado, en vano, aprobar la legge bavaglio, una ley que prohíbe a los periodistas publicar información proveniente de escuchas telefónicas… Bajo presión de los medios de comunicación italianos y del Consejo de Europa, finalmente tuvo que renunciar a hacerlo en julio de 2010.

La ley francesa, entre protección y control de la privacidad

Dos tendencias en apariencia contradictorias destacan en el derecho francés. Por un lado, el derecho al olvido digital hace de la dirección IP un dato personal y permite a "todo aquel que justifique su identidad suprimir los datos que le conciernen." ¿El objetivo? Respetar la directiva europea del 24 octubre de 1995 que pide a los responsables de archivos (proveedores de acceso, motores de búsqueda, medios de comunicación sociales, etc.) que no conserven datos personales por más tiempo que el necesario para su tratamiento. Un proyecto de buena voluntad contra las "meteduras de pata virtuales" que pueden cobrarse candidatos a un empleo. Sólo que, bueno, esta "carta sobre el derecho al olvido digital en las páginas colaborativas y los motores de búsqueda" no atañe ni a Facebook, ni a Google… Poca cosa.

(cc) Infografía de Anne Helmond

Por otro lado, la Ley de Orientación y de Programación para la Eficacia de la Seguridad Interior (LOPPSI) prevé poder filtrar y bloquear las páginas de pornografía pedófila. Es cierto, la pedofilia es mala, nadie dice lo contrario. Los detractores de esta ley no defienden la pedofilia, sino que más bien temen que a la larga esta herramienta legislativa se extienda a otras causas; de hecho: los distribuidores ya se han manifestado para poder utilizar esta herramienta contra la piratería de obras sometidas a derechos de autor…

Fotos: Portada (cc)Photon™/flickr; Google car : (cc) Stuck in Customs/flickr; flujo de datos: (cc)Anne Helmond/flickr; vídeo Lidl: cortesía de YouTube; vídeo: "A life on facebook": http://www.maxluere.com/